Letonia cierra un significado canal de televisión del exilio ruso

Las autoridades de Letonia han anulado la licencia de emisión de TV Dozhd (Дождь, literalmente Telelluvia). El martes 8 de diciembre tendrá que dejar de emitir desde ese país báltico, donde casi una tercera parte de sus ciudadanos son de cultura y origen ruso.

Esa cadena de televisión lleva un período emitiendo en idioma ruso desde Riga, la capital de Letonia.

La señal de TV Dozhd ya tuvo que cerrar hace meses en el territorio de la Federación Rusa, donde sus periodistas –ahora en el exilio– se arriesgan a procesamientos y condenas de hasta quince años de cárcel por su línea editorial contraria a la guerra y por «desacreditar al Ejército ruso».

Una semana después de la invasión de Ucrania (24 de febrero de 2022), y tras la intervención del Fiscal General ruso para que se tomaran medidas contra medios críticos, periodistas y editores de TV Dozhd abandonaron Rusia para eludir los castigos previstos en la legislación que considera delito las menciones explícitas de la guerra como tal.

El 2 de marzo, la propia cadena comunicó el cierre temporal de sus emisiones. En la pantalla, los espectadores pudieron ver a los periodistas abandonando juntos los estudios y su lugar de trabajo.

Aquella emisión terminó con la música de El lago de los cisnes, un mensaje apenas velado para recordar que los golpistas de 1991 (durante los últimos días de la URSS) obligaron a los medios a emitir en bucle y durante horas El lago de los cisnes, mientras el golpe parecía triunfar en Moscú.

Diversos medios y periodistas –también de TV Dozhd–están incluidos en las listas del Ministerio del Interior de Rusia, que precisan qué profesionales de la información, ecologistas y activistas de los derechos humanos son considerados legalmente «agentes extranjeros».

A mediados de julio, TV Dozhd reanudó sus emisiones desde Letonia, país que pertenece a la OTAN.

Sin embargo, las autoridades letonas clausuran ahora TV Dozhd en su territorio, tras calificar su programación de «amenaza a la seguridad nacional». Asimismo, han señalado el incumplimiento de la legislación que obligaría a subtitular en idioma letón. Pero el desencadenante definitivo de la anulación de la licencia de TV Dozhd han sido unas palabras del presentador Alexei Korosteliov, quien leyó en directo una petición a los telespectadores para que denunciaran problemas e irregularidades en el reclutamiento masivo ordenado por Putin con estas palabras: «Esperamos poder ayudar, incluidos nosotros, a muchos militares. Por ejemplo, con equipamiento y algunas comodidades en el frente».

La dirección de la cadena alegó que únicamente querían referirse a la precariedad de los reclutas y soldados. Reiteraron su oposición a la guerra desde su inicio y que han denunciado siempre las mentiras del Kremlin. Korosteliov fue fulminantemente despedido, pero las autoridades de Letonia no lo consideraron suficiente.

Antes de la invasión rusa, en enero de 2022, esa misma cadena sufrió otra orden de cierre en territorio ucraniano. La autoridad audiovisual de Ucrania tomó esa decisión porque…  los editores de TV Dozhd incluían Crimea como territorio ruso en los mapas de sus informativos, lo que al otro lado de la frontera donde TV Dozhd tenía la mayor parte de audiencia era ineludible para poder seguir emitiendo.

Este mismo punto se ha repetido ahora en Letonia, desde donde TV Dozhd ha seguido incluyendo Crimea como parte de la Federación Rusa. Sus periodistas y locutores hablan de las fuerzas armadas rusas como «nuestro ejército». Desde el punto de vista de Riga, la cadena apoya así la agresión militar del Kremlin contra el pueblo ucraniano.

Destacadas figuras de la política europea, han protestado por el cierre de TV Dozhd, que consideran «útil» porque –pese a todas las dificultades– aún logra llegar a una cierta franja de audiencia en Rusia con un mensaje contrario al conflicto bélico en Ucrania.

«Las emociones debidas a la guerra son muy fuertes, pero no comprendo esa orden [*del Consejo Nacional de los Medios de Letonia], ha declarado Carl Bildt, exprimer ministro sueco. «Espero que TV Dozhd pueda encontrar una nueva sede y continúe con su misión», ha añadido Bildt.

De hecho, esa parece ser la intención de la propietaria principal de la cadena, Natalia Sindeyeva, así como la del Jefe de Informativos de la cadena, Tikhon Dzyadko, quien ha declarado que la clausura de su cadena en Letonia es «ridícula, absurda y carente de sentido común». También ha reiterado la oposición de TV Dozhd a la guerra de Ucrania.

Natalia Sindeyeva, fundadora de la llamada «televisión optimista» (TV Dozhd).

Dmitri Pesko, portavoz del Kremlin, ha ironizado al referirse al recorrido azaroso de TV Dozhd en otros países: «Algunos siempre creen que la libertad está en algún otro lugar y que esa libertad no existe en Rusia. Este episodio prueba lo erróneo de esa ilusión».

Sus obligados cambios de sede, antes en Rusia y ahora en otros países, han sido motivo de polémica, lo mismo que sus formas de financiación.

La fundadora de TV DozhdNatalia Sindeyeva, es la esposa de un banquero que la apoyó en la fundación de ese canal televisivo que ella obligó a definirse comercial y publicitariamene como «el canal del optimismo».

En 2022, TV Dozhd, ya amenazada por el poder y con problemas financieros, obtuvo sus ingresos de la publicidad y como cadena de anuncios destinados a la televenta comercial, así como mediante donaciones y subscripciones de sus telespectadores. 

Durante una década, dicha emisora televisiva fue considerada una cadena de aire juvenil y crítica con el poder presidencial de Rusia, es decir, con Vladimir Putin y su entorno.

Fue uno de los medios que se hizo eco de protestas sociales diversas, así como de las denuncias y reportajes anticorrupción elaborados por Alexei Navalny, opositor a Putin actualmente encarcelado en una prisión de máxima seguridad.

Quizá TV Dozhd pueda seguir existiendo en Internet, a la espera de otro país que acepte acoger su sede y su programación.    

Según una estimación de la periodista Valeria Ratnikova (de TV Dozhd), citada en septiembre en un despacho de la agencia France Presse (AFP), unos 300 periodistas rusos están afincados y trabajan para distintos medios rusos en Letonia, desde las fechas siguientes a la invasión rusa de Ucrania.

El canal optimista ya no podrá ser uno de ellos.

Al menos, en Letonia.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista. Fue colaborador del diario Hoy (Extremadura, España) en 1975/76. Trabajó en el Departamento Extranjero del Banco Hispano Americano (1972-1980). Hasta 1984, colaboró en varias publicaciones de información general. En Televisión Española (1984-2008), siete años como corresponsal de TVE en Francia. Cubrió la actualidad en diversos países europeos, así como varios conflictos internacionales (Argelia, Albania, Kosovo, India e Irlanda del Norte, sobre todo). En la Federación Internacional de Periodistas ha sido miembro del Presidium del Congreso de la FIP/IFJ (Moscú, 2007); Secretario General Adjunto (Bruselas, 2008-2010); consejero del Comité Director de la Federación Europea de Periodistas FEP/EFJ (2013-2016); y del Comité Ejecutivo de la FIP/IFJ (2010-2013 y 2016-2022). Doce años corresponsal del diario francófono belga "La Libre Belgique".

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.