Lydia Cacho Ribeiro

Al fin se empieza hacer justicia en el caso de la detención ilegal, torturas y demás delitos cometidos en agravio de la colega Lydia Cacho Ribeiro, al ser arrestado el exgobernador de Puebla Mario Plutarco Marín Torres, el principal artífice de la brutal maquinación contra la comunicadora, arresto llevado a cabo en su lujosa residencia de Acapulco, Guerrero.

Mario Marín, más conocido como «El Gober Precioso», fue detenido la tarde del 3 de febrero 2021 por elementos de la Fiscalía General de la República en Acapulco y trasladado a Cancún, donde era requerido por la justicia.

El político priísta fue gobernador de Puebla en el periodo 2005 al 2011, antecesor de Rafael Moreno Valle, del partido Acción Nacional (PAN), antes fue secretario de Gobierno, alcalde de Puebla y presidente del Partido Revolucionario Institucional (PRI), en dicha entidad.

El Primer Tribunal Unitario con residencia en Quintana Roo liberó orden de aprehensión en su contra, acusado del delito de tortura en agravio de la periodista Lydia Cacho; quien además lo había acusó de estar involucrado en una red de pornografía infantil y de proteger a los empresarios que se relacionaban con el caso.

Después se le acusó de persecución y tortura contra la periodista. Él mismo aseguró «haberle dado un coscorrón».

El mote de «El Gober Precioso» se lo ganó a pulso cuando el 14 de febrero de 2006 se difundió una grabación telefónica en la cual Mario Marín en diálogo con el empresario textil, Kamel Nacif, alias «El Rey de la Mezclilla», éste le llama «mi héroe» y «mi góber precioso». Además festejaban que se iban «a echar unas copitas de coñac», se referían a jóvenes mujeres.

Lidya Cacho
Lidya Cacho

La periodista, con toda valentía, publicó que este sujeto formaba parte de los veintitrés mexicanos a los que decomisaron en conjunto 48.000 millones de pesos en el Banco de Andorra. Institución preferida de los saqueadores mexicanos.

Mario Marín era prófugo de la justicia desde abril de 2019 gracias a los subterfugios del abogado del poder Juan Collado, actualmente ambos encarcelados y sujetos a procesos.

Lidya Cacho fue detenida ilegalmente el 16 de diciembre de 2005, cuando fue secuestrada en Cancún, Quintana Roo, y trasladada a Puebla, a 1500 kilómetros de distancia, en el trayecto los agentes policíacos se dedicaron a torturarla.

Afortunadamente en la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos (FAPERMEX) nos enteramos a tiempo del secuestro de Lydia, avisamos a nuestras colegas de Puebla y se movilizó a la Comisión de Derechos Humanos de la entidad, lo que evitó, con su intervención, mayores agravios a Lydia Cacho.

A todo lo anterior expuesto, el 13 de febrero de 2020 afirmamos que era inconcebible que el actual gobernador del estado de Puebla, Luis Miguel Barbosa Huerta, propusiera al Congreso local, entre otros, a la jueza Rosa Celia Pérez González como candidata a ocupar la titularidad de la Fiscalía General de esa entidad federativa.

¿Por qué? Porque, dicha licenciada en Derecho obsequió la orden de aprehensión en contra de Lidia Cacho Ribeiro, por el «incalificable» delito, según su estrecho criterio, de cumplir con su labor de hacer periodismo de investigación y denunciar, en notas, a la banda que se había formado para la explotación, entre otros delitos, de pornografía infantil misma que encabezaban los mencionados Mario Marín y Kamel Nacif, alias «El Rey de la Mezcilla».

También es de recordarse, la digna renuncia de la abogada Alicia Pérez Duarte a la titularidad de la Fiscalía Especial de Delitos contra Mujeres, como protesta a la inopinada decisión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de exonerar a Mario Marín Torres, respecto de las violaciones a las garantías constitucionales y derechos humanos de la periodista Lydia Cacho.

Fue manifiesto el cinismo del presidente de «la suprema» y a la vez líder de «los seis togados de la impunidad», Guillermo Ortiz Mayagoitia, quien en su informe anual aseguró que la Corte con sus resoluciones no persigue la popularidad ni busca responder a los ánimos a nadie, a los clamores sociales ni a tentaciones noticiosas, pero aceptó cínico, que efectivamente a la institución le había afectado dicha decisión.

Por fin Mario Marín “El Gober Precioso”, ya duerme en una celda de la cárcel de Quintana Roo. Se empieza a imponer la justicia. Nacif es prófugo de la justicia, se sabe que se encuentra en El Líbano, ya le llegará su hora. No lo dudemos, los delitos que se les imputan no han prescrito, y «El Rey de la Mezclilla», tarde o temprano será extraditado a nuestro país para que responda de su conducto delincuencial.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista y escritor; presidente del Colegio Nacional de Licenciados en Periodismo, CONALIPE; secretario de Desarrollo Social de la Federación Latinoamericana de Periodistas, FELAP; presidente fundador y vitalicio honorario de la Federación de Asociaciones de Periodistas Mexicanos, FAPERMEX, miembro del Consejo Consultivo permanente del Club Primera Plana y académico de Número de la Academia Nacional de Historia y Geografía, ANHG.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.