Los socialistas cordobeses apabullan estadísticamente al PP en la labor parlamentaria

1
47

Los representantes en el Congreso y en el Senado del partido que gobierna atienden poco a los temas específicos de la provincia y los de la oposición recurren a trucos para mejorar sus números

Llega el final de la legislatura, la décima de la actual etapa constitucional, y parte del inmediato proceso electoral debería servir para evaluar la labor que han hecho los representantes en el Congreso de los Diputados y el Senado respecto a la circunscripción por la que fueron elegidos, al menos que nos queramos parecer a Cataluña y eludamos analizar el trabajo de los parlamentarios y del Gobierno propiamente dicho.

Aparte de la sensación y consideración subjetiva que cada uno tenga de lo que han hecho, existe un método absolutamente objetivo que consiste en cuantificar el trabajo constatable documentalmente, que se divide en dos grandes bloques: iniciativas presentadas e intervenciones que han tenido en los órganos de sus respectivas Cámaras.

Esto, partamos de ahí, no es definitivo y en algunos casos puede generar una sensación de inanición o poco trabajo que no sea tan clara o real como la que se podría considerar teniendo en cuenta únicamente los datos objetivos, ya que, además de representar a una circunscripción, cada diputado o senador tienes otras responsabilidades en la Cámara y también fuera de ella. Al contrario, los buenos números no es sinónimo, necesariamente, de haber hecho las cosas bien.

La realidad en los números, en todo caso, es un indicador válido y en la circunscripción de Córdoba, que tiene seis representantes en el Congreso y cuatro en el Senado, la ventaja socialista es apabullante. Tienen muchas más iniciativas e intervenciones en ambas Cámaras en el conjunto de los diez parlamentarios. Los socialistas han presentado a lo largo de esta legislatura y hasta el pasado 10 de octubre (según las respectivas webs) el 96,78 por ciento en el Congreso de as iniciativas e intervenciones de los seis diputados, tres de ellos son del PP, y el 66,98 por ciento en el Senado, donde el PP tiene tres senadores y el PSOE uno.

Si nos fijamos sólo en las que tienen una relación directa y específica con Córdoba, del total de las iniciativas e intervenciones de los diputados cordobeses, lo que fueron elegidos en la lista del PSOE presentaron el 97,88 por ciento, y la única senadora socialista por la provincia el 84,19 por ciento de los temas con interés para la circunscripción.

Hay que tener en cuenta que el trabajo parlamentario no se limita a intervenir o a firmar iniciativas. Los representantes de la soberanía popular están en diversos órganos y distintas funciones parlamentarias, que pueden cambiar a lo largo de la legislatura y que se reflejan en los siguientes cuadros, obtenidos de las fichas personales de cada uno en los respectivos espacios en internet de las Cámaras. También suelen tener responsabilidades en sus partidos y algunos, como es el de Rafael Merino, que es tesorero del Grupo Popular en el Congreso, en sus formaciones parlamentarias, y también otras obligaciones institucionales, como Federico Cabello de Alba, que también fue durante gran parte de la legislatura alcalde de Montilla, o María Gil, que lo fue de Peñarroya-Pueblonuevo.

Eso no quita que su ocupación principal debiera ser atender a sus obligaciones parlamentarias y eso no siempre se refleja en la estadística, como sería deseable.

El PP sólo ha presentado nueve iniciativas referidas a la provincia de Córdoba en el Congreso en los últimos 48 meses y las nueve están firmadas por los tres diputados, es decir, que han practicado lo que se llama la firma en barbecho, o, lo que es lo mismo, rubricar el trabajo que ha hecho otro, que, incluso, puede darse el caso que sea, incluso, uno de ellos y no por la labor de un asesor.

El socialista Antonio Hurtado es el que, con diferencia, más se ha preocupado por los intereses de sus votantes. Más del 56 por ciento de las iniciativas o intervenciones realizadas en el Congreso sobre Córdoba llevan su firma. Sus compañeras de grupo Rosa Aguilar y Angelina Costa también llevaron cuestiones cordobesas en preguntas orales al Gobierno en Comisión por encima de la decena de veces, frente al silencio que guardaron los diputados que apoyan al Gobierno.

Por cierto, que Costa dejó de ser diputada el pasado 1 de octubre según su ficha parlamentaria y no ha sido sustituida aún, aunque nadie haya tenido el detalle de informar a la ciudadana más allá de su decisión de dejar la política activa. Aguilar sí fue sustituida por Antonio Luis Amaro, que entre el 23 de junio y el 10 de octubre se ha anotado más iniciativas que cualquier diputado del PP.

Pero en la labor numérica también se dejan resbalones antológicos, como el que los tres socialistas que ocuparon los primeros puestos al Congreso en las pasadas elecciones (Aguilar, Hurtado y Costa) cometieron al preguntar al Ejecutivo por las consecuencias de la aplicación de la Ley de Costas en Córdoba (puede verse en la página 305 del documento aquí enlazado), ante lo que el Gobierno respondió algo así como aquello de que “¡vaya, vaya, allí no tienen ustedes playa” (página 885 de este documento), de lo que nos enteramos gracias a que aún está vigente la labor del periodismo para el control del poder.

Esto, más que firmar en barbecho, fue firmar sin leer, fórmula que algunos utilizan para arreglar las estadísticas, como los malos árbitros de baloncesto, que castigan al final del partido con faltas personales al equipo que han beneficiado a lo largo del mismo para igualar el número de penalizaciones cuando el resultado está ya decantado.

Aunque en el Senado pudiera verse atenuada la diferencia de atención, al menos a efectos estadísticos, hacia la provincia de Córdoba de sus representantes, por el hecho de que haya una única senadora socialista por Córdoba, no parece que sea así, porque esta, Maribel  Flores, ha protagonizado el 84,19 por ciento de iniciativas e intervenciones que atendían situaciones de la provincia.

El 76,67 por ciento de todo el trabajo cuantificable en el Senado de Maribel Flores fue referido a Córdoba, centrado en exclusiva en preguntas con respuesta escrita, donde el porcentaje de lo referido a Córdoba subió al 89,57.

Pero, como con lo del barbecho y el firmar sin leer, en estos números también hay truco. Muy simple, se pregunta una cosa en el Senado, por ejemplo cuál es el compromiso, por parte del Gobierno, de incorporación de fondos en los Presupuestos Generales del Estado del 2012 para la financiación del proyecto de construcción de naves industriales en Antolín II en Peñarroya, el 9 de marzo de 2012, para que luego, seis días después, hagan algo parecido sus compañeros de partido en el Congreso (previsiones acerca de destinar los fondos previstos en 2012 para la ejecución de las obras de construcción de 10.000 m2 de naves en el Antolín II, en Peñarroya-Pueblonuevo, con cargo a fondos mineros del “Plan Nacional de Reserva Estratégica del Carbón 2006-2012). Así una y otra vez.

Y el Gobierno, claro, responde dos cosas similares en el Senado y en el Congreso (página 387)

Lo que no tiene truco es que si cada senador cordobés del PP ha salido a una pregunta sobre Córdoba cada dos meses, cada diputado de este grupo ha tenido disposición para interesarse por algo que afecta a su electorado en su circunscripción una vez cada más de cinco meses.

Ya mismo le tocará el análisis al Parlamento de Andalucía, donde los roles Gobierno-oposición están cambiados, y ya veremos lo que nos deparan los números.

@alvarovegacid

www.alvarovega.es

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.