Periodistas españoles se movilizarán por un convenio que garantice la calidad de su trabajo

La Asociación de Medios de Información (AMI) de España, integrada por grupos como Vocento, Unidad Editorial, Grupo Joly, Prensa Ibérica o PRISA, entre otros, mantiene la pretensión de subir un uno por ciento los salarios de los trabajadores de prensa, sin pagar atrasos, y pretende aplicar ese mismo incremento en 2023 y 2024, una oferta de la patronal de prensa diaria calificada de vergonzosa por la representación sindical, que anuncia movilizaciones para mejorarla.

Quiosco de prensa en Madrid
Quiosco de prensa en Madrid

Los representantes de Comisiones Obreras (FSC-CCOO), Unión General de Trabajadores (FeSMC-UGT) y Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) cuantifican en poco más de once euros netos al mes por nómina para cada redactor la propuesta de subida salarial de AMI, como oferta final para la renovación del Convenio Colectivo Estatal de Prensa Diaria, que debía renovarse el 1 de enero de 2022.

Los sindicatos advierten que se ven forzados a preparar movilizaciones ante una propuesta «absolutamente irresponsable con la que, de nuevo, se busca cargar sobre los trabajadores la crisis permanente en la que viven».

La última reunión de negociación, celebrada el 2 de noviembre en Madrid, supone para la parte social una ruptura de las negociaciones, ya que en un momento como el actual, con la inflación por encima del siete por ciento, «es imposible asumir que las plantillas de los medios vayan a recibir esa miserable subida de sueldo»

Los representantes de las tres organizacione sindicales que negocian este convenio, se niegan en rotundo a avalar «una subida salarial ridícula para el momento actual», máxime cuando se trata de un convenio con tablas salariales bajas, «alejadas de la remuneración que deben tener unos profesionales dedicados a ejercer la tarea de hacer valer la libertad de información en un sistema democrático y de que se cumpla el derecho a la información de la ciudadanía».

Con las tablas actuales, un redactor o redactora que está asignado en este convenio al grupo tres (la mayoría de los trabajadores afectados por el convenio pertenecen a ese grupo), tiene un sueldo bruto anual de 21.683 euros. A sueldos así es a los que la patronal pretende aplicar una mínima subida desde el día de la firma del convenio, sin pagar los atrasos desde el 1 de enero de 2022 y sin ninguna subida para jefes de sección, redactores jefes y puestos similares de otros departamentos. La AMI solo añade la posibilidad de subir un uno por ciento cada año de vigencia del convenio (hasta 2024), argumentando que el momento de incertidumbre actual no permite ningún incremento más.

Para la parte social, conformada por CCOO, UGT y FeSP, esta propuesta es una llamada al conflicto y un mensaje claro de la Asociación de Medios de Información de que le preocupa poco o nada la calidad del trabajo que hacen a diario sus profesionales.

Argumentan que la patronal persiste en el error demostrado en la anterior crisis de buscar la rentabilidad de sus negocios con la rebaja de la inversión en su personal. Además, justifica su irresponsable y provocadora oferta con un argumento de tan poco peso como es el encarecimiento del papel, cuando este convenio se aplica tanto a empresas de edición impresa como digital, y cuando está claro que el negocio en papel representa un porcentaje cada vez más marginal en la cuenta de resultados de los asociados de AMI.

La patronal AMI, donde figuran grupos de medios como Vocento, Unidad Editorial, Grupo Godó, Prensa Ibérica, PRISA, Henneo, Grupo Joly o Promecal, tampoco acepta otras propuestas que los sindicatos consideran vitales para recuperar el crédito perdido ante la opinión pública por los medios de comunicación, y que no implican ningún coste para las empresas, por ejemplo hacer obligatoria la existencia de un Estatuto de Redacción en cada cabecera.

Para la parte social, tras siete reuniones de negociación, «es una verdadera decepción haber encontrado tan poca disposición al acuerdo en la patronal de prensa diaria».

Y concluyen que ante el fracaso de las negociaciones, debido a la «actitud intransigente de la AMI, ha llegado la hora de preparar movilizaciones», por lo que CCOO, UGT y FeSP trabajan ya en el escenario del conflicto.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

2 COMENTARIOS

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.