Sepamos ser felices

Nos influenciamos con un buen carácter. Creemos en los valores, y eso nos salva. La actitud nos permite seguir cuando es positiva, constructiva y hacedora del bien. Lo que se siembra se cosecha.

Hemos de predicar con el ejemplo bondadoso. No vivamos en la contradicción. No se trata de perseguir la perfección, sino de ser sin intrigas, artimañas o embustes que nos rompan y desconsuelen de manera permanente. La vida es larga y breve a la vez. Podemos con todo si tenemos coraje guardado para las ingentes coyunturas, así como las ideas diáfanas.

Intentemos que todo vaya por el costado debido. Nada es fácil ni difícil. Depende de que creamos en lo que hacemos, de lo formados que estemos, de las compañías, de la calma y perspectiva que nos imprimamos, de las verdades que compartamos, de la capacidad de aprender y de dar a los demás.

No nos inquietemos constantemente por el futuro. El día a día funciona. Sí, hay que planificar, pero sin volvernos locos. Podemos mucho, más de lo que pensamos, pero hemos de comprender que nada se hace en horas o en un día. Necesitamos tiempo, fundamentalmente para nosotros, para ser quienes soñamos, y, en este sentido, conviene elucubrar con corrección.

Formemos espacios que nos incluyan en los mejores sitios. Seamos sin idealizaciones. Podemos ganarnos el Cielo en la Tierra. Dispongamos alegría y remedios frente a la adversidad con pausa, con amor, con intenciones leales, sin descalabrarnos porque los ritmos o los fines no sean los analizados previamente.

La vida es lo que es. Nosotros somos importantes para ella y en ella, aunque no pasemos del anonimato. Lo determinante no es que nos conozcan: es que sepamos todo lo posible de nuestro interior con el propósito de ser felices. Es para lo que hemos venido aquí.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Soy Doctor en Ciencias de la Comunicación por la Universidad Complutense de Madrid, donde también me licencié en esta especialidad. Tengo el Doctorado en Pedagogía por la Universidad de Murcia. Poseo seis másteres sobre comunicación, Producción, Literatura, Pedagogía, Antropología y Publicidad. He sido Decano del Colegio de Periodistas de Murcia y Presidente de la Asociación de la Prensa de Murcia. Pertenezco a la Academia de Televisión. Imparto clases en la Universidad de Murcia, y colaboro con varias universidades hispanoamericanas. Dirijo el Grupo de Investigación, de calado universitario, "La Víctima en los Medios" (Presido su Foro Internacional). He escrito o colaborado en numerosos libros y pertenezco a la Asociación de Escritores Murcianos, AERMU, donde he sido Vicepresidente. Actualmente soy el Delegado Territorial de la Asociación de Usuarios de la Comunicación (AUC) en Murcia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.