Un niño de ocho años acusado de blasfemia en Pakistán

Amnistía Internacional ha pedido a las autoridades paquistaníes protección para un niño hindú de ocho años acusado de «blasfemia» por orinar en la biblioteca de una escuela religiosa musulmana.

Rimmel Mohydin, responsable de campañas de Amnistía Internacional para Asia Meridional, ha hecho pública esta petición de AI ante los informes de que el niño, del pueblo de Bhong, en Rahim Yar Jan, provincia de Punyab, ha sido formalmente acusado de blasfemia —delito que conlleva la pena de muerte preceptiva— por haber orinado en la biblioteca de una madrasa (escuela religiosa) donde se conservan textos religiosos, dando pie a un ataque multitudinario de musulmanes contra un templo hindú local.

«Hace ya tiempo que se abusa de las leyes sobre blasfemia de Pakistán para actuar contra grupos minoritarios, pero este caso supone una desviación de la ley escandalosa y extrema. Además de garantizar la retirada de estos cargos absurdos, las autoridades paquistaníes deben proporcionar protección de inmediato al niño, a su familia y a la comunidad hindú en su conjunto. Asimismo, los responsables de la violencia colectiva desatada tras los presuntos hechos deben ser obligados a rendir cuentas», indica Amnistía.

Añade que «la semana en que se conmemora el Día de las Minorías Nacionales en Paquistán, pedimos a las autoridades que anulen con carácter urgente esta perniciosa legislación. Las minorías son objeto de ataques continuos en el país; pocos casos pueden ilustrar la persecución que sufren mejor que éste, donde se acusa a un niño de ocho años de un delito que conlleva le pena de muerte preceptiva».

Según la información recogida por Amnistía, el niño está actualmente bajo custodia de protección tras quedar en libertad bajo fianza la semana pasada, y su familia ha tenido que esconderse.

Tras su liberación, un templo hindú local fue atacado por una muchedumbre, lo que llevó a miembros de la comunidad hindú a huir de sus casas.

De momento, veinte personas han sido detenidas en relación con los ataques y la Asamblea Nacional ha aprobado por unanimidad una resolución de condena del ataque al templo.

Amnistía Internacional sostiene que las leyes sobre blasfemia de Pakistán son imprecisas, generales y coercitivas, dan pie a abusos e incumplen la obligación jurídica internacional contraída por Pakistán de respetar y proteger los derechos humanos, entre ellos la libertad de religión o credo y la libertad de opinión y expresión.

La población hindú es la minoría religiosa más numerosa de Paquistán: se calcula que representa entre el dos y el tres por ciento de la población. En diciembre de 2020 se prendió fuego a otro templo hindú en Jyber Pajtunjwa cuando las autoridades paralizaron la construcción de un templo y centro comunitario hindú en la capital.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.