61 Festival San Sebastián: Concha de Oro para «Pelo Malo»

La venezolana «Pelo Malo» se alza con la Concha de oro, seguida de cerca por «La herida» y «Quai d’orsay»

pelo-malo_marta-y-junior

Mariana Rondón
Mariana Rondón

La película ganadora del gran premio Concha de oro de la 61 edición del festival de San Sebastián ha sido «Pelo Malo» de la directora venezolana Mariana Rondón. Una sorpresa tan solo a medias en el marco de un Palmarés muy razonable.

Esta cinta proyectada al comienzo del festival, había sido minimizada por parte de la crítica, pero figuraba, a mi juicio entre las seis mejores películas que vimos en la competición oficial, aunque francamente no me esperaba verla llegar en cabeza. Según el presidente del jurado Tod Haynes, la decisión fue tomada por unanimidad. Esa fue al menos la declaración oficial, pero si examinamos los demás premios, no es dificil comprender que la discusión ha debido ser ardua en el jurado internacional y la decisión menos unánime de lo que afirmó su presidente en la gala de clausura.

«Pelo malo» es una coproducción entre Venezuela, Alemania y Perú , dirigida por la venezolana Mariana Rondón que nos habla de intolerancia y algunas cosas más. Una interesante mirada sobre las dificultades de un niño mestizo de 9 años, de pelo rizado, que busca afirmar su identidad sexual en la sociedad venezolana actual. Una metáfora, para hablar del clima de intolerancia política en el país y de la condición de la mujer en la sociedad venezolana. Una película pequeña pero de indudable interés y calidad cinematográfica. Mariana Rondón ha declarado «hice mi película para curarme de tanta intolerancia. Gracias San Sebastián por aceptar las diferencia». «Pelo malo» muestra con realismo el contexto social, el acoso que sufre esa mujer para recuperar su trabajo, sus dificultades par afrontar sola la educación de su hijo, que parece mostrar una tendencia a la homosexualidad. La relación de amor y rechazo entre junior y su madre es evocada con mucha sensualidad por esta prometedora directora venezolana.

La presencia en el jurado de tres profesionales del cine latinoamericano ha llevado probablemente la balanza hacia «Pelo malo», en detrimento de «La herida» y de «Quai d’orsay«. Una Concha de oro que contribuye en todo caso a reforzar los lazos entre el Festival de San Sebastián y América Latina, en el momento en que Zinemaldia Donostia acaba de celebrar con mucho éxito el segundo Foro de coproducción Europa América Latina. La prensa en San Sebastián ha dado una acogida mitigada a esta Concha de oro en una selección oficial en la que ninguna película habia obtenido el aplauso unánime de la crítica nacional e internacional.

marian-alvarez-fernando-franco
Marian Álvarez con Fernando Franco

«La herida» se ha llevado la Concha de plata a la mejor actriz para Marian Alvarez, premio merecido y previsible, y como para compensar el hecho de no llevarse la Concha de oro, Fernando Franco ha sido galardonado además con un premio especial del jurado, que reconoce la calidad de su realización. El premio al mejor director fue en cambio para el mexicano Fernando Eimbcke por su simpática apuesta minimalista en «Club sandwich«, y el de mejor guión para «Quai d’orsay» de Bertrand Tavernier, guión coescrito con Christophe Blain y Antonin Baudry. Tavernier, probablemente decepcionado, no se quedó a la entrega de premios y fue Baudry quien agradeció el galardón recibido. La de Tavernier tenía calidad y dimensión internacional para ser una buena concha de oro, pero los jurados de los festivales internacionales tienen siempre reticencias a la hora de premiar una comedia. La Fipresci, en cambio, jurado de la crítica internacional le ha dado su premio a Tavernier.

Jim Broadbent y Lindsay Duncan en «Le week-end»

En matemáticas se suele decir que el orden de los factores no altera el producto. En el Palmarés de un festival de cine en cambio, el resultado si es alterado, pues los premios verdaderamente importantes que no se olvidan, o se olvidan menos que los demás, son la Concha de oro a la mejor película y los premios de interpretación. La Concha de plata al mejor actor fue para el veterano actor británico Jim Broadbent, que resulta en efecto brillante en «Le week-end» de Roger Michell, en su papel de sexagenario de vacaciones en París.

El premio a la mejor fotografía ha sido para Pau Esteve Birva por «Canibal«, película decepcionante pero que tenía efectivamente esmerados encuadres y cuidada imágen. Globalmente el Palmarés es razonable y en el figuran las mejores películas de esta selección oficial, que tuvo un nivel general mas bajo que en otras ocasiones. Las cosechas son así , dependen de los años.

En cuanto a los premios de las secciones paralelas, cabe saludar el de Horizontes Latinos para «O lobo atrás da porta» del brasileño Fernando Coimbra, brillante ópera prima que lo tiene bien merecido, en el marco de una selección en donde había también media docena de películas de gran calidad. El premio de Nuevos directores ha ido a parar al islandés Benedikt Erlingsson por «Of horses and men», que no he tenido ocasion de ver, pero que ha provocado la unanimidad en el jurado presidido por la mexicana Marina Stavenhagen.

Enlaces:

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista profesional en Francia desde 1976. Miembro del Sindicato Francés de la crítica de cine y de FIPRESCI, he cubierto desde 1979 sin interrupción los festivales de Cannes y de San Sebastián, así como otros festivales internacionales. En San Sebastián presento desde 2008, los “Desayunos horizontes” en la sección Horizontes Latinos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.