Inicio / EN ESPAÑOL / El español en los medios / ¡A propósito de una carta acertadísima sobre el genérico masculino!

¡A propósito de una carta acertadísima sobre el genérico masculino!

El título de esta publicación lo inspiró una carta que con relativa frecuencia aparece en las redes sociales, y de la que hoy me he hecho eco, en virtud de responder algunas dudas que existen sobre la prudencia o imprudencia de utilizar la forma femenina para referirse a las damas que han obtenido, por ejemplo, el título en Medicina, Derecho, Ingeniería, Sociología, Sicología, así como de otras que ejercen cargos u oficios que por lo general son ocupados por caballeros. 

Desde hace bastante tiempo el tema en cuestión me ha llamado la atención, y he estado dispuesto a opinar al respecto; pero por diversas razones había pospuesto el comentario. La referida misiva, cuyo autor o autora es desconocido, contiene una excelente explicación y una exhortación a no usar la palabra presidenta, lo cual ha generado y genera  polémicas que han hecho que a muchas y muchos se les infle el ego y pretendan dictar cátedra, si éxito.

La publicación no es nueva, y aunque no puedo precisar cuánto tiempo hace desde que la leí por primera vez, puedo asegurar que tiene varios años, suficientes para que su contenido haya sido digerido con facilidad, y las dudas hayan desparecido. Concluye con un chiste malo, de esos que nunca faltan, que seguramente no forma parte del texto original, y que pudo haber sido usado para tratar de ridiculizar a alguien.  Lo curioso es que algunos la han tomado como si fuese algo de último tiempo, como una innovación lingüística.

Ya en varias ocasiones he opinado al respecto, en conversaciones informales. Luego de su más reciente aparición en Facebook, brevemente di mi parecer, con el que algunas damas estuvieron de acuerdo y otras no, como era de suponerse. Sostuve una discusión sana y edificante con varias féminas, y muchas  aclararon sus dudas y lo agradecieron; en cambio otras mantuvieron con firmeza su criterio de cuestionar la forma de llamar presidenta a la mujer que preside. Hubo criterios bien fundamentados, de mujeres que conocen el tema gramatical y lingüístico; pero otras, solo intervinieron para llevar la contraria y para dejar en evidencia que solo les gusta hablar de lo que no saben.

La carta es sin dudas una clase de gramática, a la que no se puede desechar de buenas a primeras; pero está basada en un purismo gramatical que pretende hacer que el idioma español permanezca petrificado y enclaustrado en las normas que dicta la Real Academia Española. Comienza con una explicación sobre el participio activo, los géneros gramaticales, tiempos verbales  y otros elementos, como preámbulo para llegar al meollo, que no es otra cosa que cuestionar la palabra presidenta. Se nota que quien la escribió, es alguien con amplios conocimientos sobre gramática; pero también es evidente que dicho criterio pertenece a alguien que está desactualizado o desactualizadas, en el peor de los casos. Les diré por qué.

Hace ya muchos años (entre 1970 y 1980 quizás), a raíz del surgimiento de los movimientos pro liberación femenina, hubo la necesidad de exhortar a las universidades y otras instituciones, a colocar el título en femenino a las  damas, con base en su categoría biológica (sexo). Algunas casas de estudios universitarios y academias acataron el llamado, y por eso es placentero ver que en algunas se convencieron de la necesidad y del valor de llamar médicas a las que se reciben en Medicina, abogadas a las que obtienen el título en Derecho, e ingenieras a las que estudiaron Ingeniería. Ahora, hay damas que aunque se les insista en que su título o el nombre del oficio que desempeñan debe concordar con su sexo, prefieren que las llamen médico, abogado, ingeniero, sociólogo, sicólogo, juez, concejal, según el caso. El ejemplo más claro que puede ilustrar e inducir a usar la forma femenina, está en el hecho de que la que ejerce la docencia, se le llama maestra, profesora, y no maestro ni profesor. ¿O no?

Como habrán podido notar, el asunto no es gramatical, sino de ponderar el justo valor y librar a las damas de ese hecho discriminatorio de llamarlas como si tuvieran barba y bigote. Es una cuestión de lógica, de buen gusto y de respeto, que lamentablemente muchas personas no han querido entender, incluidas algunas de ellas mismas.

Subscribe to our mailing list

* indicates required

Sobre David Figueroa Díaz

David Figueroa Díaz (Araure, Venezuela, 1964) se inició en el periodismo de opinión a los 17 años de edad, y más tarde se convirtió en un estudioso del lenguaje oral y escrito. Mantiene una publicación semanal desde hace más de veinte años en el diario Última Hora de Acarigua-Araure, estado Portuguesa, y más recientemente (2018) en El Impulso de Barquisimeto, dedicada al análisis y corrección de los errores más frecuentes en los medios de comunicación y en el habla cotidiana. Es licenciado en Comunicación Social (Cum Laude) por la Universidad Católica Cecilio Acosta (Unica) de Maracaibo; docente universitario, director de Comunicación e Información de la Alcaldía del municipio Guanarito. Es corredactor del Manual de Estilo de los Periodistas de la Dirección de Medios Públicos del Gobierno de Portuguesa; facilitador de talleres de ortografía y redacción periodística para medios impresos y digitales; miembro del Colegio Nacional de Periodistas seccional Portuguesa (CNP) y de la Asociación de Locutores y Operadores de Radio (Aloer).

Ver también

Jair Bolsonaro Brasil

En español: nacionalpopulismo, mejor que alt-right

La Fundéu indica que la voz nacionalpopulismo, escrita en una sola palabra, es una alternativa válida al anglicismo alt-right.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.