El Congreso, un futuro muy ingenuo y poco apetecible

Esta película, que yo vi inicialmente en mayo de 2014 con el título The Congress, dirigida por el israelí Ari Foldman (Vals con Bashir) es la adaptación de la novela The Futurological Congress, de Stanislaw Lem en un drama de ciencia ficción protagonizado por Robin Wright (House of Cards), Harvey Keitel (Moonrise Kingdom), John Hamm (Mas Men) y Paul Gianatti (Cosmópolis).

cartel-el_congresoTres meses después llega a las pantallas españolas con el título traducido. Ese es el motivo de rescatar esta reseña.

Unos estudios de cine proponen a la actriz Robin Wright –tan espléndida en su primera madurez como cuando enamoró a medio planeta en La princesa prometida– escanear su cuerpo para poder crear un alias virtual. Después de varias dudas razonables, finalmente acepta.

La falta de trabajo le obliga a firmar un contrato que, a todas luces, es un pacto con el diablo, comprometiéndose a desaparecer y dejar que sea su alias digital quien continúe la carrera profesional… Pasan veinte años, y esos mismos estudios invitan a la actriz a un congreso en el que se entera de que ahora ya es posible crear películas virtuales a demanda de los espectadores y de que ella se ha convertido en un dibujo animado.

Según el realizador, la futurología “es la perfecta definición de la vida diaria. Las religiones nos prometen una vida futura pero, como no estamos seguros de nada, esa idea se convierte en una obsesión. Lem describe una utopía de pesadilla en la que el héroe se rebela…”.

La película no consigue enganchar pese a que en el fondo plantea una crítica acerba contra la despiadada industria cinematográfica (¿hasta donde piensa llegar?, ¿qué nos espera en las pantallas del futuro?,) y pese al valor demostrado por la actriz Robin Wright, al interpretarse a sí misma en la situación de quien ve como merman sus ofertas de trabajo a medida que los años van dejando huellas en su rostro y su cuerpo. La mezcla de imagen real y animación, de melodrama y sátira, desconcierta; el enfrentamiento entre un mundo que se acaba y la nueva era dominada por los ordenadores, es bastante simplista, confuso y no tan divertido como pudiera parecer.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.