Enio Mejía dirige Tom en la granja: si el hombre pudiera decir lo que ama

0
130

Parece que la Jardiel Poncela del Centro de Arte Fernán Gómez, del Ayuntamiento de Madrid, se ha especializado en textos que te dejan sin aliento.

Tom en la granja cartelTextos en los que con ser dura la acción, es decir, lo que ves, es mucho más duro y atrevido lo que oyes, hasta el punto de que la acción avanza y explora territorios inesperados gracias a las palabras, siendo las escenas exponente y cifra de lo que allí se comunica y se anuncia. Se pronuncia.

Ya me pasó con la anterior obra, Cuzco, de Víctor Sánchez Rodríguez, lo que ahora me pasa con Tom en la granja, de Michel Marc Bouchard, y no sé si pensar (pienso) que estamos ante una tendencia y yo no me he enterado. No me estremeció casi nada la película del canadiense Xavier Dolan con el mismo título –creo que es una obra de largo recorrido que ya se representó como teatro en La Cuarta Pared 2016–, no al menos como ahora me ha estremecido contemplarla en este teatro. El tema es el homoerotismo, pero sobre todo la hipocresía de las relaciones humanas y la mentira como forma de amar, algo que a todos nos atañe. Aquello que decía Cernuda “si el hombre pudiera decir lo que ama…” Pero como no puede, lo mata, bien con el puñal bien con el silencio cobarde, y aquí se dan las dos formas de matar. El miedo a ser uno mismo está en la base de todo.

Divertida, dura, áspera, tierna, delicada y terrible. Como reza el programa, “Tom en la Granja nos atrapa en un juego perverso que tiene lugar en un alejado marco rural donde la inocencia y la ira asfixiante colisionan… Y habla sobre todo de las consecuencias de aprender a mentir antes de aprender a amar.”

Ficha artística y técnica:

  • Autor: Michel Marc Bouchard
    Traducción: Line Connilliere / Gonzalo de Santiago
    Dirección: Enio Mejía
    Escenografía: Alessio Meloni
    Iluminación: Jesús Almendro
    Espacio sonoro y la música original: Nacho Campillo y Jacobo Aguirre.
    Reparto: Yolanda Ulloa, Alejandro Casaseca, Gonzalo de Santiago, Alexandra Fierro
    Fecha de la función comentada: 7 de diciembre de 2018
    Sala Jardiel Poncela del Fernando Fernán Gómez Centro de Arte

Únase a más de 1000 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Doctor en Filología por la Complutense, me licencié en la Universidad de Oviedo, donde profesores como Alarcos, Clavería, Caso o Cachero me marcaron más de lo que entonces pensé. Inolvidables fueron los que antes tuve en el antiguo Instituto Femenino "Juan del Enzina" de León: siempre que cruzo la Plaza de Santo Martino me vuelven los recuerdos. Pero sobre todos ellos está Angelines Herrero, mi maestra de primaria, que se fijó en mí con devoción. Tengo buen oído para los idiomas y para la música, también para la escritura, de ahí que a veces me guíe más por el sonido que por el significado de las palabras. Mi director de tesis fue Álvaro Porto Dapena, a quien debo el sentido del orden que yo pueda tener al estructurar un texto. Escribir me cuesta y me pone en forma, en tanto que leer a los maestros me incita a afilar mi estilo. Me van los clásicos, los románticos y los barrocos. Y de la Edad Media, hasta la Inquisición.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.