“Los chicos y Guillaume a la mesa” arrasó con los Premios César

Los pronósticos de los profesionales del cine francés la daban como favorita y había llegado en cabeza en la lista de películas nominadas, “Los chicos y Guillaume a la mesa” dirigida e interpretada por Guillaume Galliene, que finalmente ha sido la gran ganadora de esta 39 ceremonia de los premios César, equivalente francés de los Oscar de Hollywood o de los Premios Goya en España.

Guillaume Galliene con los premios César de la Academia Francesa
Guillaume Galliene con los premios César de la Academia Francesa

Si la lista de niominaciones recogía globalmente lo mejor de la producción del cine frances en 2013, los premios César otorgados por los votantes de La Academia del cine parecen en cambio mas discutibles, sobre todo si se tiene en cuenta el orden de la quiniela ganadora.

Los chicos y Guillaume, a la mesa” se alza con el César de mejor película del año, mejor ópera prima, mejor actor, mejor adaptación y mejor montaje. Una avalancha de premios que en mi modesta opinión resulta un poco excesiva. Muy merecidos me parecen los premios de mejor ópera prima y de mejor actor, pues se trata en efecto de una brillante interpretación, pero más discutible me parece el de mejor película del año, aunque si se puede afirmar que es una brillante ópera prima.

Entre las películas que disputaban ese galardón a la de Guillaume Galliene, se encuentra “La vida de Adèle, capitulos 1 y 2”, de Abdellatif Kechiche -ausente en esta ceremonia- que es en cierto modo la gran perdedora de la noche, pues se lleva tan sólo el premio de mejor revelación femenina para la joven actriz Adèle Exarchopoulos, mientras que Lea Seydoux nominada en la categoria mejor actriz, se ve arrebatar el premio por Sandrine Kimberlain por su papel en “Neuf mois ferme” brillante y alocada comedia de Albert Dupontel.

La película de Dupontel ha sido premiada además con el César al mejor guión original, lo que parece bastante coherente. El César al mejor director fue a parar al veterano Roman Polanski por “La venus de las pieles” excelente adaptación de una obra teatral que competía también para el César de mejor película.

“El desconocido del lago” de Alain Guiraudie, que es a mi juicio una de las mejores películas francesas del año junto con “Quai d’Orsay”, “La vida de Adèle” y “La venus de las pieles”, se lleva un premio de consolación, el de mejor esperanza masculina para el actor Pierre Delanonchamps. Por su parte “Quai d’Orsay” de Bertrand Tavernier obtiene el César de mejor actor secundario para el veterano Niels Arestrup.

El César de la mejor actriz secundaria era paradojicamente muy esperado en esta ceremonia,-sobretodo por esa prensa ávida de vender papel- pues entre las nominadas figuraba la actriz Julie Gayet, compañera sentimental del presidente Francois Hollande por su papel en “Quai d’Orsay” y por otro lado competía Marisa Borini –la madre de Carla Bruni y suegra de Nicolas Sarkozy- por su papel en “Un castillo en Italia” de Valeria Bruni Tedeschi. Aunque las cámaras de televisión han enfocado mas de un decena de veces a la actriz Julie Gayet, presente en la ceremonia en el patio de butacas, el premio fue a parar finalmente a Adèle Haenel por su papel en “Suzanne” de Katell Quileveré.

El césar a la mejor película extranjera fue entregado por la española Rosy de Palma, quien se largó una parrafada en español con su característico desparpajo “El cine es reir, amar, llorar, gozar,disfrutar, amar… el cine no tiene fronteras”, dijo. Pero al final gran decepción, pues lamentablemente el premio no fue a la excelente “Blancanieves” de Pablo Berger. El César de mejor película extranjera fue para “Alabama Monroe” de Felix Van Groeningen. Por lo demás les dejo descubrir la lista completa de los premiados, para no ser tan largo como la ceremonia a la que hemos asistido.

La trigesimonovena ceremonia de los premios César estuvo este año 2014 dedicada a la memoria de Henri Langlois, célebre fundador de la Cinemateca francesa, del que se festeja precisamente el centenario de su nacimiento. Un César de honor fue entregado por Quentin Tarantino a su compatriota la actriz norteamericana Scarlette Johanson por el conjunto de su carrera..Y un recordatorio de los desaparecidos del 2013 añadió nostalgia a la ceremonia, Lautner, Moustaki, Chereau, Lafont… y un largo etc.

Una ceremonia, la de los premios César, como de constumbre, larga, excesivamente larga. Una misa en la que la familia del cine francés comulga cada año, y muestra eso si la vitalidad del cine y de la denominada excepción cultural francesa. Una ceremonia que en esta ocasión fue llevada con buen sentido del humor por la brillante actriz belga Cecile de France y por el actor Francois Cluzet como intocable presidente de la noche.

Una ceremonia concebida para ser difundida en televisión, con lo que ello implica, pero que no obstante los esfuerzos al comienzo con una presentación en forma de comedia musical se hizo interminable. Hubo también esos largos saludos que no interesan a nadie y con los siempre esperados y bien intencionados guiños a la Ministro de la cultura, a la profesión y a la actividad de los intermitentes del espectáculo, cuyo estatuto se ve de nuevo amenazado por la organización patronal. La lucha de los “intermitentes” es permanente, si fuese una película podría llamarse “Una historia sin fin”… pues el Medef, la organización patronal vuelve a la carga sin comprender que cultura no rima con rentabilidad. Larga vida pues al cine y a la excepción cultural francesa.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.