Retoque ético /4: Matar al mensajero

Cuando ante una foto que levanta sospechas de estar trucada nos planteamos la pregunta de quién puede haber sido el manipulador, se suele señalar directa e indefectiblemente al fotógrafo que tomó la foto. La realidad, en cambio, suele ser bien otra. La mayoría de las fotos manipuladas no las truca el fotógrafo que las hace, sino que son ‘intervenidas’ en el proceso de edición –la posproducción– por hábiles expertos en tratamiento de imagen que practican en las fotos los ‘toques’ dictados por la dirección de agencias y medios.

Brian Walski. Soldado británico apuntando con su fusil a un grupo de civiles iraquíes. Cerca de Basora, marzo de 2003
Brian Walski. Soldado británico apuntando con su fusil a un grupo de civiles iraquíes. Cerca de Basora, marzo de 2003

En la cima de estas manipulaciones, tanto o más flagrantes que las que puede hacer un fotógrafo que presenta una foto ‘amañada’ a concurso, están los gatekeepers, los ‘guardianes de la puerta’, para decidir qué constituye noticia y a qué parte del planeta debemos fijar nuestra atención: “forjar en definitiva la opinión pública seleccionando unos contenidos y no otros dentro del inmenso caudal de actualidad posible”, señala Pepe Baeza.

Las manipulaciones se justifican como “acatamiento de políticas editoriales, simpatías ideológicas, lógicas mercantilistas o presiones de lobbies”, explica Juan Fontcuberta.

“En la escala que media entre el suceso y el público”, concluye Fontcuberta, “ el fotoperiodista ocupa justamente el eslabón más débil y por ello asume la principal carga de condenas y castigos.”

Portada de 'Los Angeles Times' del 31 de marzo de 2003 con la foto de Brian Walski
Portada de ‘Los Angeles Times’ del 31 de marzo de 2003 con la foto de Brian Walski

Justo lo que le ocurrió a Brian Walski, fotógrafo de la plantilla de Los Angeles Times cuando el 31 de marzo de 2003 el periódico reprodujo a tres de las cinco columnas de su portada la impactante foto de un soldado británico apuntando con su fusil de combate a un hombre que se incorpora con un niño en brazos entre un grupo de civiles iraquíes sentados en el suelo en un descampado en las afueras de Basora.

Acto seguido una serie de medios publicaron de inmediato la fotografía, distribuida por Reuters, como el Hartford Courant, que la reprodujo al ancho completo de su primera página.

Portada del 'Hartford Courant' del 31 de marzo de 2003 con la foto de Brian Walski
Portada del ‘Hartford Courant’ del 31 de marzo de 2003 con la foto de Brian Walski

Una vez impresa y difundida, se pudo comprobar que las figuras de varios civiles del grupo de fondo estaban duplicadas, lo que hizo sospechar de manipulación. Así había sido, en efecto. Walski admitió haber combinado elementos de dos tomas consecutivas con el fin de “obtener simplemente un resultado más dramático” de la escena, sin falsear nada, tan solo componiendo una imagen con elementos de dos fotos del mismo motivo con los mismos actores tomadas en instantes distintos.

La dirección del periódico entendió la manipulación como un descrédito del periodismo en general y una amenaza a la reputación del rotativo en particular, por lo que enarboló la bandera de la deontología profesional y despidió de manera fulminante al fotógrafo. La solución más usada por los poderosos: matar al mensajero.

No se quedó Reuters a la zaga en desmarcarse del montaje, agencia que proclama tolerancia cero con cualquier falsificación de imágenes, como recuerda constantemente a sus fotógrafos, tanto de plantilla como colaboradores. En un comunicado que hizo público sobre el caso, Tom Szlukoveny, director de fotografía, declaró: “No hay violación más grave de los estándares de trabajo para los fotógrafos de Reuters que la manipulación deliberada de una imagen.”

“Lo farisaico de esta situación”, concluye Fontcuberta, “es que los editores se rasgan las vestiduras y esgrimen los códigos deontológicos cuando estas prácticas son efectuadas por los fotógrafos, pero no tiene inconveniente en asumirlas y justificarlas cuando obedecen a los intereses institucionales o empresariales de sus propios medios. Un rasero distinto que no hace más que traslucir los abismos jerárquicos del poder y que constata, desengañémonos, que el horizonte de los medios de comunicación no es la verdad, sino las ganancias. ¡Elemental, querido Watson!»

Brian Walski. Soldado británico apuntando con su fusil a un grupo de civiles iraquíes. Cerca de Basora, marzo de 2003. Arriba, las dos imágenes de la secuencia que usó el fotógrafo para conseguir la foto re-creada (en grande)
Brian Walski. Soldado británico apuntando con su fusil a un grupo de civiles iraquíes. Cerca de Basora, marzo de 2003. Arriba, las dos imágenes de la secuencia que usó el fotógrafo para conseguir la foto re-creada (en grande)

Ahí estamos. La imagen compuesta de Walski en nada modifica la esencia de lo ocurrido: tan solo aúna dos instantes de una escena en una sola imagen.

La defenestración del fotógrafo pillado ‘in fraganti’ con la manipulación de una imagen se ha convertido en fácil ‘deporte’ recurrente para los inquisidores de turno. Matar al mensajero es práctica antigua cuando las noticias molestan.

Desde entornos comprometidos de algunos sectores minoritarios siguen surgiendo quejas aisladas contra la lapidación cuando un fotógrafo es pillado ‘con las manos en la masa’. Piden para el fotógrafo simplemente lo mismo que tienen los restantes profesionales de las noticias: libertad para hacer correcciones, pulir el estilo o, en este caso, ajustar la forma del continente, que no del contenido del mensaje. ¡Soy uno de ellos!

En mi caso, como además de defensor a ultranza de la libertad de expresión y luchador por los derechos del fotógrafo también soy defensor no menos comprometido con el derecho del lector a recibir los datos que hacen al caso del mensaje que le es ofrecido, si noticia, crónica, reportaje, ficción o, en este caso, re-creación de la fotonoticia, y sobre todo como militante por la ética y la deontología profesional del conjunto de actores que intervienen en el proceso completo de la comunicación periodística…

…por todo ello apoyo la publicación de re-creaciones fotográficas de dos o más fotogramas sueltos para ilustrar una noticia o una idea, concepto o sentimiento básicos… siempre y cuando así se declare en el pie de foto. El retoque ético en fotoperiodismo pasa necesaria e inexcusablemente por informar al lector en el pie de foto de la manipulación practicada a la fotografia.

Matar al mensajero solo redunda en aumentar el poder de los poderosos, temibles gatekeepers.

—–

Enlaces:

….

Publicación compartida con Protestante Digital / Magacín / Leyendo fotos

 

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Fallece en diciembre de 2014, siendo editor adjunto de Periodistas en Español. Periodista, fotógrafo, profesor y consultor de medios. En la profesión desde 1966. Perteneció a las redacciones de 'Gaceta ilustrada', 'Cuadernos para el Diálogo", 'El Periódico" y 'Tiempo'. En 1982 funda FOTO, revista que edita y dirige hasta 2009 (287 números). Fue vocal por el sector de la Fotografía en la Comisión Redactora del Anteproyecto de Ley de Propiedad Intelectual de 1987. Profesor de Fotografía de la Universidad Nebrija (1997-2001). Desde 2000, vinculado a la Escuela Superior de Publicidad. Autor de 'Fotografía Creativa', guía didáctica de un curso en una plataforma 2.0 (282 págs., Maren, Madrid, 2010). Su exposición fotográfica antológica 'Manuel López 1966-2006' va camino de 40 itinerancias por España y América.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.