El aire más limpio del mundo se respira en Tasmania

La península de Cabo Grim, en la isla australiana de Tasmania, un lugar aislado en pleno océano Austral, es el lugar donde el aire contiene menos partículas contaminantes, según la información publicada por el digital francetvinfo.fr, a partir de una nota difundida por la Agencia France-Presse (SFP).

Wikipedia: Cabo Grim, mirando hacia el norte. Los Doughboys a la izquierda, Trefoil Island a media distancia, Hunter Island y Three Hummock Island más allá de la derecha.
Wikipedia: Cabo Grim, mirando hacia el norte. Los Doughboys a la izquierda, Trefoil Island a media distancia, Hunter Island y Three Hummock Island más allá de la derecha.

La zona terrestre más próxima en la latitud 40º 38’31 S a Cabo Grim por el Oeste no es África, sino Argentina. En dirección sur, solamente se encuentra la Antártida.

Desde 1976, puntualiza la información, en este pedazo de tierra salvaje se encuentra la estación de medida de la contaminación de Cabo Grim, una infraestructura pública australiana situada en un acantilado.

Su responsable, Sam Cleland, asegura que, a pesar de la situación privilegiada que ocupa en el mapa del mundo, el cabo no está totalmente al margen del aumento de los niveles crecientes de contaminación en el planeta: “Cuando llega el viento del norte, de Melbourne o Sydney, es posible detectar partículas químicas procedentes de distintas fábricas. La estación ha podido medir un aumento de los gases que empobrecen la capa de ozono, procedentes de lugares tan lejanos como China”.

Google Maps: Situación en el mundo de Cape Grim
Google Maps: Situación en el mundo de Cape Grim

Según este responsable, los niveles de dióxido de carbono medidos en Cabo Grim “son hoy similares a los de algunas ciudades en los comienzos de la revolución industrial”.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.