Recuerdos de París y Tánger que pretenden enterrar

Hay ciudades históricamente influyentes que permanecen en el recuerdo por distintos motivos, ciudades a las que pretenden enterrar ese recuerdo por sus ideales a favor de la libertad, de la misma manera a como borra una ola lo escrito en la orilla de una playa.

Francia, 1789: libertad, igualdad, fraternidad
Francia, 1789: libertad, igualdad, fraternidad

París, la ciudad que influyó en la Europa moderna como ninguna otra, la Ilustración y la Revolución Francesa de París la convirtió en uno de los centros mundiales de ideas sociales y políticas que cambiaron el mundo hasta nuestros días. Ideales contenido en los 17 puntos de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, el 14 de julio de 1789, que durante más de 200 años se fue fraguando para conseguir el Bienestar Social.

Bienestar Social que en la actualidad es pisoteado y casi enterrado en España en poco menos de cuatro años. En Francia pretenden aplicar recortes desde Bruselas, combatidos en plazas igual que en otros países, ojalá sea París donde la antorcha definitiva de aquella chispa del 15M en Sol, que encendió la llama en España para lograr un Estado Participativo, llama que intentan apagar los poderes financieros con todas las triquiñuelas posibles, como han hecho con Grecia, ahogada por la deuda usurera adquirida y aceptada por el gobierno anterior a Syriza. Práctica que están realizando al no poder hacerlo mediante los sables de los milicos, como si han hecho en los países árabes del Norte de África, todos ellos apoyados por las petroleras.

España con Madrid es un ejemplo contra el invasor, pero Francia con París los es para la Humanidad, teniendo multitud de personajes importantes que le han dado gloria y fama, pero me voy a apoyar en un personaje ficticio salido de la pluma de Víctor Hugo, Enjolras y su discurso en la barricada de la calle Chanvrerie de Paris en junio de 18321.

“Ciudadanos, el diecinueve es un gran siglo, pero el siglo veinte será un siglo feliz. Nada será como en la vieja historia; no habrá nunca más que temer, como hoy, una conquista, una invasión, una usurpación, una rivalidad de naciones en armas, una interrupción de la civilización dependiente de un matrimonio de reyes, un nacimiento en las tiranías hereditarias, un compartir de pueblos por congreso, un desmembramiento por derrumbamiento de dinastía. Un combate de dos religiones encontrándose en el frente, como dos carneros de sombra, en el puente del infinito. No tendremos por qué temer el hambre, la explotación, la prostitución por el desamparo, la miseria por el desempleo, el cadalso, la espada, las batallas, y todos los asaltos del azar en el bosque de los acontecimientos. Podremos incluso decir: no habrá ya acontecimientos. Seremos felices. El género humano cumplirá su ley como el globo terráqueo cumple la suya: la armonía se restablecerá entre el alma y el astro. El alma gravitará alrededor de la verdad como el astro alrededor de la luz.”

El histórico hotel Continental y resto de la zona de la medina circundante con el puerto, en obras.

Hablemos de la poco conocida históricamente y casi olvidada en la actualidad por ser ciudad en tierra mora, la puerta de entrada y salida de África en todas las épocas, hablemos de Tánger.

Tanger, ciudad conocida desde el s. VI a.n.e. según describen navegantes jonios, toma el nombre de Tingé esposa de Anteo vencido por Hércules, el que separó la tierra creando el Estrecho de Gibraltar según la mitología griega, la versión es que fue la primera vez  que se salía del Mediterráneo (mar entre tierras), el mundo conocido de entonces.

Ciudad de luz efímera no enterrada en el olvido, siempre recordada por aquellas personas a las que influenció durante los cincuenta años de singularidad internacionalidad, el lugar donde confluyeron personas de distintas ideologías, pensamientos y religiones2 y 3, siendo sus últimos años una luz en la oscuridad de la belicosidad humana y cuyo final fue la diáspora que la dejó vacía de intelectualidad, progreso y vida, permaneciendo siempre en el recuerdo de aquellos que nacieron, vivieron y la hicieron ser faro y refugio entre guerras mundiales en suelo europeo.

Pudo ser la antorcha de África pero la abandonaron a su suerte al quitarle el estatuto de internacionalidad, era un riesgo para un continente a explotar el tener algo similar a 1789,   hubiese sido la Ilustración africana, prefirieron países gobernados mayoritariamente por dictaduras camufladas de democracia con el apoyo extranjero, sus explotadores.

Por Tánger pasaron innumerables personajes como: Paul Bowles, Tennessee Williams, William Burroughs, Jean Genet, Allen Ginsberg, Juan Goytisolo, Tahan Ben Jelloun, Haro Tecglen, Truman Capote, Jack Kerouac, Gore Vidal, Gregory Corso, Djuna Barnes, Arthur Miller, Cedil Beaton…, pero quiero rendir un homenaje especial al desterrado con el olvido, Mohammed Chukri, escritor marroquí enterrado en la ciudad que amó, personaje que declaraba “estar comprometido socialmente y defender a las clases marginadas, olvidadas y aplastadas”.

Aquella diáspora hizo languidecer Tánger, pero siempre permaneció viva en el recuerdo como refleja centenares de libros, reportajes, películas (Casablanca, en el guion original era Tánger), y en la actualidad continua en ese balcón que son las Redes Sociales, lugar donde se asoman personas anónimas que vivieron aquellos tiempos plasmando recuerdos para que aquella luz no se apague con el olvido, y esperando de nuevo que Tánger sea la luz de África.

No defraudemos a Enjolras ni a Chukri en este s. XXI, levantémonos contra las imposiciones de los poderes financieros y ondeemos de nuevo la bandera de la declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano,para toda la Humanidad.

NOTAS:

  1. Los Miserables, Víctor Hugo
  2. Historia de Tánger. Memorias de la ciudad internacional. José Luis Ceballos
  3. Tangerina.  Javier Valenzuela

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Nacido en Tánger (Marruecos) en 1952, de abuelos andaluces emigrados a Marruecos en los años de hambruna del XIX. Madrileño de adopción desde 1961. Sólo bachiller elemental, desde los quince años trabajando. Perseguido, encarcelado y amnistiado en 1976, siempre junto a los más desfavorecidos, es lógico. Entré en la Universidad por mayores de 25 años, estudio actualmente 2º de Historia en la UCM, incluso he escrito un ensayo“El Estado participativo”, jubilado parcial desde el 19 de marzo.

2 Comentarios

  1. Respecto a Tánger, coincido con sus referencias y si me permite, añado alguna más. El inolvidable diario España y Angel Vázquez con su famosa novela ‘La vida perra de Juanita Narbona’ así como la presencia de Gaudí, quien ideó allí la Sagrada Familia. También estuvo Winston Churchill en el Continental, hotel de referencia entonces junto al Cecil. Respecto a Chukri, un apunte de actualidad, su traductora y rescatadora de su obra, tras su muerte, Rajae Boumediane, ha sido premiada en Marruecos con la mejor traducción por el libro ‘El loco de las rosas’. Otro apunte, el libro ‘Historia de Tánger’ es de Leopoldo –no José Luis- Ceballos, quien acaba de presentar ‘Tánger, tánger’. Otras recientes obras son el poemario ‘Más allá Tánger’ de Alvaro Valverde y ‘Un largo sueño en Tánger’ de Antonio Lozano.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.