Inicio / NOTICIAS / China: la confirmación del “emperador” Xi Jinping

China: la confirmación del “emperador” Xi Jinping

“El  ‘sueño chino’ de Xi Jinping está a punto de realizarse. Y pasa, en primer lugar, por su mantenimiento en el poder tanto tiempo como sea necesario. Para lo mejor y para lo peor”.
(Pierre Haski, periodista fundador del digital  Rue 89)

Xi Jinping preside la primera sesión plenaria del XIX Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh), en el Gran Palacio del Pueblo en Beijing, capital de China. Foto; Xinhua / Liu Weibing
Xi Jinping preside la primera sesión plenaria del
XIX Comité Central del Partido Comunista
de China (PCCh),

El Comité Central del Partido Comunista Chino (PCC) ha propuesto que la Asamblea Nacional Popular, especie de Parlamento que inicia su sesión plenaria hoy, 5 de marzo de 2018, apruebe, entre otras cosas, suprimir la limitación actual de dos mandatos presidenciales de cinco años para el Jefe del Estado, lo que va a convertir en vitalicio a Xi Jinping, quien ocupa el puesto desde 2013 y a quien la oposición –en secreto, naturalmente- ya ha empezado a llamar “el Emperador” (en recuerdo de Qianlong, quien gobernó una edad de oro china de 1735 a 1796), palabra que también ha caído de Internet por obra y gracia de la poderosa censura del país (un ejército de más de 10.000 ciberpolicías), y que ahora es imposible encontrar en la Red.

Xi Jinping, de 54 años, quien es también secretario general el PCC y presidente de la Comisión Militar Central (dos cargos que no tienen limitación de mandato), que en teoría debía abandonar el poder en 2023 al finalizar su segundo mandato,  ahora podrá  “reinar” indefinidamente sobre el partido, el ejército y el estado, y aplicar su ilimitado autoritarismo de “gobernante con mano de hierro” a los 1400 millones de habitantes de un país que ya es la segunda economía mundial.

“Deng Xiaoping, el padre de la reforma –escribe el diario Le Monde en un editorial-, en los años 1980 introdujo la limitación de dos mandatos: el largo reinado de Mao, desde 1949 hasta su muerte en 1976, y las tragedias de la revolución cultural habían demostrado las derivas del poder ilimitado. China necesitaba, pensaba Deng, una ‘dirección colectiva’ para prevenir ‘la excesiva concentración de poder’. Xi Jinping ha roto con esta sabia doctrina. Lejos de democratizar China, sus reformas van en el sentido de la opacidad y la concentración de poder”.

El control del poder chino se centra especialmente en los medios de comunicación y la educación. A los disidentes –periodistas, abogados, blogueros, defensores de los derechos humanos, e incluso algunos cuadros del partido- se les persigue sin piedad (recuérdese el caso del Premio Nobel Liu Xiaobo, profesor universitario, intelectual crítico y defensor de los derechos humanos, condenado a on años de cárcel por ser uno de los firmantes de la Carta 98 e “incitar a la subversión contra el estado”, y fallecido el 13 de julio de 2017, a consecuencia de un cáncer de hígado detectado mientas estaba en prisión). La expresión en Internet se encuentra estrechamente vigilada y los  avances tecnológicos permiten un cada vez más sofisticado seguimiento de todos los ciudadanos.

Según la agencia Nueva China, el plenario de la Asamblea Nacional Popular que se está celebrando en Pekín, tiene previsto aprobar también la inclusión del “pensamiento Xi Jinping” en la Constitución china. En el 19 congreso quinquenal del PCC, celebrado en octubre de 2017, Xi Jinping consiguió que su “pensamiento sobre el socialismo de la nueva era” se incluyera en la Carta del Partido, “un honor reservado hasta ahora únicamente a Mao Tsé Tung”, fundador del régimen comunista en 1949.

Xi Jinping, quien desde su ascenso a la jefatura del estado concentra en sus manos más poder que ningún otro dirigente chino en el último medio siglo y se hace llamar «lingxiu», el líder, fórmula que no se empleaba desde la era maoísta, ha prometido a sus sufridos compatriotas “una nueva era” que culminará en 2050 con una China “próspera, moderna y respetada en el plano internacional”, aunque siempre con el Partido Comunista a los mandos.

Si te interesan nuestros contenidos,
subscribe nuestro boletín de titulares

Sobre Mercedes Arancibia

Periodista, libertaria, atea y sentimental. Llevo más de medio siglo trabajando en prensa escrita, RNE y TVE; ahora en publicaciones digitales. He sido redactora, corresponsal, enviada especial, guionista, presentadora y hasta ahora, la única mujer que había dirigido un diario de ámbito nacional (Liberación). En lo que se está dando en llamar “los otros protagonistas de la transición” (que se materializará en un congreso en febrero de 2017), es un honor haber participado en el equipo de la revista B.I.C.I.C.L.E.T.A (Boletín informativo del colectivo internacionalista de comunicaciones libertarias y ecologistas de trabajadores anarcosindicalistas). Cenetista, Socia fundadora de la Unió de Periodistes del País Valencià, que presidí hasta 1984, y Socia Honoraria de Reporteros sin Fronteras.

Ver también

El primer vicepresidente cubano  Miguel Díaz-Canel  mientras votaba en las elecciones parlamentarias el domingo 11 de marzo, en un colegio electoral en la central provincia de Villa Clara. Crédito: Alejandro Ernesto Pérez/POOL EFE-IPS

Miguel Díaz-Canel electo presidente del Consejo de Estado de Cuba

Díaz-Canel ha mantenido una participación activa en diversas organizaciones que impulsan el desarrollo social de …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *