Cuatro Oscar para Birman del mexicano Alejandro González Iñárritu

El director Alejandro González Iñárritu fue el gran triunfador de los Óscar con la película “Birdman“, una comedia sobre el ego y la autoestima que confirmó por segundo año consecutivo el reconocimiento de la Academia al talento de un cineasta mexicano, informa Andes.

Iñárritu se fue a casa con cuatro de los nueve premios a los que optaba, entre ellos Mejor director y Guión original, y batió a “Boyhood“, la otra gran favorita de la noche, que tuvo que conformarse con el galardón a Mejor actriz de reparto para Patricia Arquette.

El gran hotel Budapest“, la otra comedia en liza, también se llevó cuatro estatuillas aunque todas técnicas, mientras que “Francotirador”, “The Imitation Game” y “Teoría del todo” fueron recompensadas con un premio.

El gran perdedor de la gala fue el drama “Foxcatcher“, de Bennett Miller, que no recibió ni uno de los cinco galardones por los que pujaba.

Iñárritu en cambio subió hasta tres veces al escenario del teatro Dolby de Hollywood, después de que los miembros de la Academia quedaran fascinados con su historia sobre un veterano actor -interpretado por Michael Keaton– que intenta recuperar su fama haciendo una obra en Broadway. Emma Stone, Edward Norton, Naomi Watts, Zach Galifianakis y Andrea Riseborough completan el elenco.

México en el corazón

“Detrás de esta película hay verdaderos héroes, pero la idea era realmente loca. Un guión sobre un hombre de mediana edad, cruzado de piernas, no podía ir a ningún lado y aquí estamos”, afirmó el director, visiblemente emocionado.

Su gran momento estuvo a punto de ser empañado por la “broma” que le gastó su amigo Sean Penn al anunciar que “Birdman” era la Mejor película del año: “¿Quién le dio a este hijo de puta su permiso de residencia?” (conocido en Estados Unidos como “greencard”), preguntó el actor.

Pero Iñárritu descartó la polémica como un comentario “muy divertido” y aportó su granito de arena al sugerir que el año que viene “el gobierno (estadounidense) tendría que imponer algunas normas migratorias a la Academia”: “Dos mexicanos seguidos es sospechoso, creo”, precisó en referencia a la victoria de Alfonso Cuarón el año pasado con “Gravedad”.

En su dedicatoria pidió que México construya pronto “un gobierno que sirva” y rogó por que los inmigrantes en Estados Unidos sean tratados con “dignidad y respeto”.

México estalló de alegría con su victoria y la de Emmanuel Lubezki, quien triunfó por segundo año como director de fotografía.

El presidente Enrique Peña Nieto, el alcalde de Ciudad de México y el actor Gael García Bernal encabezaron las felicitaciones en Twitter, convertida en una fiesta digital.

Premios previsibles

La sobria gala, que duró más de tres horas, deparó pocas sorpresas y estuvo amenizada por Lady Gaga y John Legend a dúo con Common, que arrancaron las lágrimas del público entonando “Glory”, el tema estrella de “Selma” que valió un Óscar.

Julianne Moore se alzó como esperado con el premio a la Mejor actriz por “Siempre Alice“, donde retrata a una mujer con alzheimer precoz, mientras que Eddie Redmayne cautivó siendo el físico británico Stephen Hawking en “Teoría del todo”.

Ambos tuvieron en sendos discursos palabras para las personas que sufren pérdida de la memoria y esclerosis lateral amiotrófica (ELA): “Una de las cosas maravillosas de las películas es que nos hacen sentir que somos vistos y que no estamos solos”, afirmó Moore, de 56 años, quie por fin recibió una estatuilla tras cuatro nominaciones.n

En las categorías de reparto se impusieron con facilidad Patricia Arquette y J.K. Simmons por sus actuaciones en “Boyhood” y “Whiplash” respectivamente.

Arquette, quien a sus 46 años logró el primer Óscar de una dinastía de actores, sacó su vena activista y reclamó “igualdad salarial” para todos, en lo que fue un original y sincero discurso.

Argentina dijo adiós a su sueño de lograr su tercera estatuilla a Mejor film de habla no inglesa con “Relatos salvajes“, al ser superada por la polaca “Ida”, un drama en blanco y negro ambientado tras la Segunda Guerra Mundial.

El mejor documental fue “Citizenfour”, que narra cómo Edward Snowden reveló información confidencial sobre los programas de vigilancia de Estados Unidos.

El presentador de la ceremonia, Neil Patrick Harris, lanzó una broma punzante sobre la ausencia de actores negros entre los nominados. “Esta noche honramos lo más blanco, perdón, lo más brillante, de Hollywood”, afirmó.

La alfombra roja tuvo una invitada de última hora, la lluvia, aunque el agua no logró hacer sombra a los deslumbrantes diseños de Rosamund Pike, Naomi Watts, Gyweth Paltrow y Lupita Nyong’o, que llevaba 6000 perlas en su vestido.

Los internautas consideraron en cambio que Lady Gaga se había puesto los “guantes de fregar” para acompañar su vestido blanco.

Reconocimiento para los periodistas del “caso Snowden”

El documental ‘Citizenfour’ se llevó el domingo el Óscar a Mejor Documental, el último premio de una serie de reconocimientos para los periodistas que sacaron a la luz los valiosos documentos clasificados que filtró el excontratista estadounidense de la NSA Edward Snowden.

La película, producida por Laura Poitras, revela cómo trabajó con otros reporteros para destapar los programas de vigilancia de gran alcance de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA, por sus siglas en inglés) y otros servicios de inteligencia, revelaciones que causaron estupor en Estados Unidos y el mundo.

Al recibir el trofeo en el teatro Dolby de Hollywood, acompañada por el equipo del documental, Poitras afirmó que Snowden “reveló las amenazas a las que está expuesta nuestra democracia, no solo nuestra privacidad”.

El propio exanalista, quien vive en Rusia ante la imposibilidad de regresar a su país, felicitó enseguida a la directora: “Mi deseo es que este galardón dé fuerzas a otras personas para ver esta película y se inspiren con el mensaje de que ciudadanos normales, que trabajan juntos, pueden cambiar el mundo”, aseguró Snowden en un comunicado.

‘Citizenfour’ muestra una serie de conversaciones con Snowden filmadas en Hong Kong, donde el excontratista explica el poderoso aparato de inteligencia del gobierno estadounidense y sus aliados.

Durante el documental se muestra a Snowden, quien utilizaba el nombre ‘Citizenfour’ como alias cuando se contactó por primera vez a Poitras, explicando los programas a ella, a Glenn Greenwald y al periodista de The Guardian, Ewen MacAskill.

La productora del documental contó en un reciente foro del diario New York Times que la película “tiene algo esperanzador (…) porque son personas que básicamente están dispuestas a ser valientes y decir algo que han visto como malo en el mundo”.

La gravedad en la naturaleza de las revelaciones hizo que los periodistas se convirtieran de la noche a la mañana en celebridades.

The Guardian y The Washington Post ganaron el premio Pulitzer el año pasado por haber informado sobre las revelaciones.

Poitras, quien fue el punto de contacto con Snowden, tuvo la inusual distinción de compartir la firma en ambos diarios sobre el tema.

La película, que se presentó en teatros antes de su estreno el lunes en el sistema de cable premium HBO, ganó un premio BAFTA, así como premios del Directors Guild of America, The National Society of Film Critics y otros.

Snowden contó al foro del diario Times que la película trata sobre mucho más que sobre él. “En definitiva no es una película sobre mí, es una película sobre nosotros, sobre este viaje, sobre este momento, sobre esta travesía de revelaciones. No tengo en realidad un papel en él (documental). Nunca fui lo importante, excepto como un mecanismo inicial”.

Además agregó que rechazó la idea “durante mucho tiempo” porque “cuando estás involucrado en una acción por la cual es probable que seas acusado, normalmente no tienes una cámara filmando”.

Cuando decidió trabajar con Poitras, Snowden dijo que quería dejar en claro que no era “una acción hostil” contra el gobierno, sino una acción “de interés público”.

Greenwald le contó al mismo foro que la película y otras coberturas basadas en los documentos de Snowden han tenido un “impacto extraordinario” a nivel mundial “porque la intensidad del debate que se desencadenó no solo en Estados Unidos sino en el mundo entero ha cambiado la percepción de muchas cosas”.

Discursos políticos y sociales de los premiados

Reflexiones, alusiones y proclamas sobre temas como la injusticia racial, la inmigración, la enfermedad de Alzheimer y la discriminación de las mujeres en Estados Unidos estuvieron presentes en los discursos de quienes asistieron al evento realizado la noche del domingo en Los Ángeles.

Quizá el comentario que mayor polémica causó fue el del actor Sean Penn, quien habló sobre la residencia permanente de extranjeros en Estados Unidos cuando entregó la estatuilla por Mejor Película al mexicano Alejandro González Iñárritu, por su filme ‘Birdman’.

“¿Quién le dio a este hijo de p… la tarjeta de residencia?”, preguntó Penn. Y aunque Iñárritu, quien es su buen amigo, lo tomó como una broma, la indignación y polémica se desató en las redes sociales.

Tras la entrega del premio, en la alfombra roja, el cineasta mexicano abrazó a Penn y se refirió al tema. “A mí no me ha parecido nada ofensiva (la broma). Ha sido muy divertida desde mi punto de vista personal”. En la misma línea, el propio Iñárritu sugirió que “tal vez el año que viene el gobierno tendría que imponer algunas normas migratorias a la Academia”.

“Dos mexicanos seguidos, es sospechoso, creo”, señaló en referencia al también mexicano Alfonso Cuarón, quien ganó un premio por ‘Gravity’ el año pasado.

Luego, el director mexicano expresó en tono serio la esperanza de que “la más reciente generación de inmigrantes pueda ser tratada con la misma dignidad y respeto de los que vinieron antes y crearon esta increíble nación de inmigrantes”.

Por su parte, Julianne Moore, quien se adjudicó el Óscar a Mejor Actriz por la película ‘Still Alice’, recordó la lucha de quienes padecen enfermedades como el Alzheimer o ELA (esclerosis lateral amiotrófica): “Las personas con Alzheimer merecen que se las vea”, dijo, y señaló que Richard Glatzer, director y guionista de la película, padece ELA.

De su lado, Graham Moore, ganador del premio a Mejor Guión Adaptado por ‘The imitation game’, confesó que cuando era adolescente intentó suicidarse e hizo una reflexión al respecto: “Cuando tenía 16 años intenté suicidarme porque me sentía diferente y marginado. Me gustaría en este momento ser la niña que se siente rara y diferente y marginada… Tu turno llegará”, expresó.

El tema de la igualdad salarial entre hombres y mujeres estuvo en boca de Patricia Arquette cuando recibió su galardón por Mejor Actriz de Reparto por su trabajo en ‘Boyhood’.

Se refirió “a todas las mujeres que han dado a luz, a cada contribuyente y ciudadano de esta nación: hemos luchado por igualdad de derechos de todos los demás es el momento de que nosotras gocemos de igualdad de derechos salariales en Estados Unidos”, expresó.

Este discurso enseguida recibió aplausos y efusivos gestos de apoyo de la actriz Meryl Streep y otras como Reese Witherspoon y Laura Dern, quienes hablaron en la alfombra roja sobre la representación de las mujeres en Hollywood.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.