El atasco de la Marca España

Frente a la manifestada intención del Gobierno de promover la mejor definición de la marca país, hay que reconocer que últimamente acertamos poco como nación

Los circunloquios del ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo,   sobre el golpe en Egipto, sus explicaciones en la tragicomedia del vuelo de Evo Morales y la pillería de la alcaldesa de Torredolones, Elena Biurrun,  con el coche oficial no auguran futuro a la marca país. 

Este concepto recoge lo que el común piensa de una nación, en lo que cuenta lo que está instalado en el imaginario de las personas, proceda de la realidad o no, aunque hay que reconocer que esta ayuda bastante a que un concepto de introduzca en la mente.

Aquí, en España, nuestro máximo presentante político de la Marca España (el alto comisionado del Gobierno depende orgánicamente del Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación)  hizo un descomunal trabajo contra ella hace unos días y no tuvo que esforzarse mucho, porque lo llevó a cabo de un tirón, en la misma entrevista en Los Desayunos de RTVE.

Primero afirmó que el espectáculo que nuestro Gobierno ha dado en el periplo europeo de Evo Morales se debió a que no sabemos quién había dicho que Edward Snowden, la persona por la que nos estamos enterando de que Barack Obama tiene el mismo lado oscuro que su predecesor en la Presidencia de los Estados Unidos en lo que se refiere a no respetar el secreto de las comunicaciones, iba en el avión del presidente de Bolivia.

Acto seguido, sin necesidad de cambiar de cadena, emendó la plana a la Real Academia de la Lengua Española y definió el golpe de estado en Egipto, con la idea de eludir verbalizar ese concepto, como “una interrupción de un mandato de un presidente elegido”, en vez de la que dice el Diccionario, la “actuación violenta y rápida, generalmente por fuerzas militares o rebeldes, por la que un grupo determinado se apodera o intenta apoderarse de los resortes del gobierno de un Estado, desplazando a las autoridades existentes”.

Para redondear la terna de contribuciones al descrédito de nuestra marca país, se descubre que la alcaldesa de Torrelodones es más demagoga que pulcra y que el uso del coche oficial que había rechazado lo fue para la galería y para el anuncio de Acuarius.

De momento, no consta que el New York Times se haya hecho eco del uso antes negado, como sí lo hizo en su día del entonces supuesto nuevo estilo de gobernar.

Para rematar la faena, el Ayuntamiento de Torrelodones imita la táctica del PP y afirma que el hecho de que su principal regidora no tenga asignado un coche específico para su uso, supone que no utiliza coche oficial. El intento de explicación es aún más burdo en la boca de la alcaldesa.

Como posdata bloguera, comienza la semana con el batiburrillo de excusas, explicaciones y miradas a otro sitio del PP con el que insiste en su idea de no explicar lo que Luis Bárcenas ya ha empezado a contar en El Mundo.

Es de lamentar que en este caso no haya salido María Dolores de Cospedal con algo parecido a aquello de la indemnización en diferido, porque, aparte de patético, era divertido. Ahora no tienen ni gracia.

@alvarovegacid

www.alvarovega.es

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Álvaro Vega (Córdoba, España, 1963) es periodista de la Agencia EFE, actualmente en excedencia por su pertenencia desde mayo de 2008 al Consejo de Administración de la Agencia Pública Empresarial de la Radio y Televisión de Andalucía (RTVA), que gestiona todos los soportes de Canal Sur, y forma parte de la junta directiva de la Sección Española de Reporteros Sin Fronteras (RSF) desde junio de 2011. Es autor de cinco libros, cuatro ensayos ("Palacio Portocarrero. Baluarte del Renacimiento en Palma del Río", "El pato que se hizo andaluz", "El papel de la prensa en Córdoba durante la II República" y "Provincializar no existe, pero funciona") y una una novela, "El letargo de Abudia". www.alvarovega.es

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.