Inicio / EN ESPAÑOL / El español en los medios / la alma mater, no el alma mater

la alma mater, no el alma mater

La alma mater —en femenino, sin tilde y en cursiva—, no el alma mater, es la forma adecuada de escribir esta locución latina, según recuerda la Fundación del Español Urgente (Fundéu).

La norma de cambiar la por el ante palabras femeninas que comienzan con a tónica solo afecta a sustantivos (el alma contenta, el aula espaciosa), pero en esta locución latina alma es un adjetivo que significa ‘que alimenta’, tal como indican los diccionarios de latín.

Sin embargo, en los medios de comunicación es frecuente encontrar oraciones en las que la locución se emplea con el artículo masculino: «Héctor Voglino fue durante muchos años el alma máter de ese cine» o «Con la perspectiva que dan tres décadas en la industria, Custo Dalmau, el alma máter de la firma Custo Barcelona, tiene muy claro que…».

En estos ejemplos, lo apropiado habría sido utilizar el artículo la en redonda y la locución latina alma mater sin tilde y en cursiva, de acuerdo con las normas al respecto de la Ortografía de la lengua española: «… la alma mater de ese cine» y «… la alma mater de la firma Custo Barcelona…».

Cabe además señalar que, aunque el Diccionario panhispánico de dudas circunscribe el significado de esta locución a su sentido etimológico de ‘madre nutricia’ —metáfora de la universidad— y desaconseja explícitamente emplear alma mater para referirse a la ‘persona que da vida o impulso a algo’, acepción más habitual en periodismo, este sentido sí se recoge en los principales diccionarios de uso.

No obstante, con este significado se recomienda sustituir la alma mater simplemente por el sustantivo alma (y entonces sí irá precedido del artículo el): «Héctor Voglino fue durante muchos años el alma de ese cine» y «Con la perspectiva que dan tres décadas en la industria, Custo Dalmau, el alma de la firma Custo Barcelona, tiene muy claro que…».

Si te interesan nuestros contenidos,
subscribe nuestro boletín de titulares

Sobre Manuel López

Fallece en diciembre de 2014, siendo editor adjunto de Periodistas en Español. Periodista, fotógrafo, profesor y consultor de medios. En la profesión desde 1966. Perteneció a las redacciones de 'Gaceta ilustrada', 'Cuadernos para el Diálogo", 'El Periódico" y 'Tiempo'. En 1982 funda FOTO, revista que edita y dirige hasta 2009 (287 números). Fue vocal por el sector de la Fotografía en la Comisión Redactora del Anteproyecto de Ley de Propiedad Intelectual de 1987. Profesor de Fotografía de la Universidad Nebrija (1997-2001). Desde 2000, vinculado a la Escuela Superior de Publicidad. Autor de 'Fotografía Creativa', guía didáctica de un curso en una plataforma 2.0 (282 págs., Maren, Madrid, 2010). Su exposición fotográfica antológica 'Manuel López 1966-2006' va camino de 40 itinerancias por España y América.

Ver también

Hay que escribir correctamente en español

En español: al alza, no a la alza

La Fundéu indica que al alza, y no a la alza, es la expresión adecuada para referirse a …

3 comentarios

  1. Manuel López

    Querido Ignacio, maestro, ¡qué bien haría Fundéu en consultarte! Un abrazo

  2. Ignacio Fontes de Garnica

    “La alma mater” será correcto, pero como decía Víctor Olmo, ingeniero de Caminos y humanista, padre de nuestra añorada Susana Olmo, “me caga el oído”. De manera que para conciliar lo bello con lo sabio, lo escribiré entre comas, sin “el” ni “la”: «Héctor Voglino fue durante muchos años alma máter de ese cine»; «Con la perspectiva que dan tres décadas en la industria, Custo Dalmau, alma máter de la firma Custo Barcelona, tiene muy claro que…».Y santas pascuas.

  3. Abel Manríquez Machuca

    Una vez más agradezco estos análisis aclaratorios. Trabajé 23 años en áreas de comunicaciones de dos universidades en Chile y siempre escuché, leí y también escribí respecto a la Universidad y el vínculo formador hacia las personas como “el alma mater”. Si escribía “la alma mater”, me correjían ipso facto. Parece que con frecuencia hay un forcejeo entre lo estrictamente correcto al escribir y la fuerza de la costumbre que, a su vez, con el tiempo se transforma ciertos usos de la lengua en una norma de hecho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *