Muertes en universidades marroquíes con el Sáhara de fondo

El asesinato de dos jóvenes el sábado 30 de enero de 2016 en las cercanías de las universidades de Agadir y Marraquech ha desatado toda una serie de protestas y enfrentamientos, supuestamente, entre estudiantes amazigh o bereberes y los de origen saharaui.

Una pasada intervención policial en el campus de Agadir.
Una pasada intervención policial en el campus de Agadir.

 

Lo primero que ha aclarado el ministerio del Interior marroquí es que ninguno de los fallecidos era estudiante añadiendo que los enfrentamientos forman «parte de las luchas ideológicas de diferentes facciones de dentro y fuera de la universidad».

Hay que citar que los enfrentamientos en recintos universitarios es algo habitual que se remonta a décadas y décadas atrás. De hecho, el vicepresidente y diputado del gubernamental Partido Justicia y Desarrollo (PJD), Abdelali Hamiedinne, tiene un pasado oscuro por un crimen cometido en la universidad de Fez cuando era un joven estudiante islamista. Las universidades marroquíes son focos de enfrentamientos violentos, e incluso armados, y tradicionalmente, las peleas oponían a izquierdistas laicos con islamistas, o de ambos, por separado, con la policía. En Agadir la cosa cambia porque las protestas tienen un componente saharaui.

Precisamente, este conflicto actual se remonta a otro con la detención de 14 estudiantes, incluyendo cinco saharauis, el domingo 3 de enero de 2016 que, tras pasar por el Tribunal de Primera Instancia de Agadir, se decidió enviarles a todos ellos, excepto uno, a la cárcel de Ait Melloul. Los estudiantes denunciaron torturas en Comisaría y hubo marchas de sus compañeros solidarizándose.

Manifestantes queman una bandera saharaui en una manifestación ante el Parlamento de Rabat.
Manifestantes queman una bandera saharaui en una manifestación ante el Parlamento de Rabat.

 

Estos recientes y violentos enfrentamientos en que han muertos dos jóvenes –curiosamente, uno de ellos con familia en Bojador, es decir, en el Sáhara- motivó que un grupo de activistas amazigh o bereberes se manifestaran ante la sede del Parlamento en Rabat para protestar contra los supuestos «privilegios» de que, dijeron, gozan los estudiantes provenientes del Sáhara. Llegaron a quemar una bandera independentista del Sáhara.

Efectivamente, hay que aclarar antes que nada que en el Sáhara no hay universidad, por lo que tienen obligatoriamente que desplazarse al sur marroquí si quieren seguir estudios superiores. Es cierto que los que viven en el Sáhara controlado por Marruecos tienen una serie de privilegios económicos. Los estudiantes que salen del territorio tienen ventajas universitarias en forma de becas, bolsas de ayuda, además de acceso privilegiado a empleos dentro de las denominadas ‘provincias del Sur’ por Marruecos.

Pero hay que matizar que dichas ventajas las tienen tanto los saharauis como los mayoritarios hijos de los colonos que viven en el Sáhara y que no son auténticos saharauis de origen. Esto es un modo de «comprar la paz social» en el Sáhara, cuestión que viene haciendo Marruecos en las últimas cuatro décadas.

De hecho, los estudiantes saharauis sufren fuertes discriminaciones en las universidades marroquíes al delatar su acento hassania –distinto al dariya que se habla en Marruecos-. Las autoridades marroquíes distorsionan deliberadamente la reputación de los estudiantes saharauis que estudian en Agadir a través de diferentes medios y los describen como «conflictivos y pendencieros», además de calificarlos de «delincuentes y bandidos», así como acusándolos de «vandalismo» e incluso de intentar quemar el campus universitario. Los estudiantes saharauis denuncian, por su parte, la represión e intimidación practicada por el régimen.

La universidad Ibn Zohr de Agadir se creó en 1989 y cuenta con más de 75.000 alumnos, además es la que más estudiantes saharauis acoge. Es la que tiene, desde hace escasos dos años, un mayor número de estudiantes de español en su carrera de Filología Hispánica dentro de la facultad de Letras. Son casi 600, por encima de las Universidad de Tetuán, Casablanca y Rabat. Además se imparte un master sobre ‘Interculturalismo atlántico: Marruecos, Canarias e Iberoamérica’.

Más datos, los amazigh o bereberes que suponen entre un 35-40 % de los marroquíes, tienen sus propias diferencias entre ellos, incluso en su idioma que tiene tres variantes, -un 28 % de marroquíes habla tamazigh-, si son del sur, de la zona del Atlas, que los del norte, -básicamente del Rif y que defienden su propia bandera –distinta a la amazigh- y el legado del mítico caudillo Abd el Krim-. Por otro lado, en los territorios controlados por el Frente Polisario, uno de sus retos es, precisamente, establecer una universidad en Tifariti.

Un manifestante amazigh quema un retrato de Benkirán en rechazo por sus manifestaciones públicas.
Un manifestante amazigh quema un retrato de Benkirán en rechazo por sus manifestaciones públicas.

Lo ocurrido coincide además con los recientes desprecios del jefe de Gobierno marroquí, el islamista Abdelilá Benkirán, a los amazigh o bereberes, a los que siguiendo el tópico marroquí los acusó de tacaños. Hubo incluso una protesta de unas 200 personas ante la sede del PJD en Agadir donde se quemó y pisoteó su retrato.

También coincide con la inicial campaña internacional presentada en Sevilla –en la sede del PSOE- de los emigrantes marroquíes que defenderán y se movilizarán por toda Europa por la solución de la autonomía para el Sáhara.

El secretario general de la red nacional para apoyar la autonomía del Sáhara marroquí y miembro de la Unión Socialista de Fuerzas Populares (USFP), Akkaoui Aissa, dijo que tiene como objetivo ayudar a que España se sume a la posición de Marruecos sobre la cuestión del Sahara. Ardua tarea, la encuesta del poco sospechoso Instituto Elcano de abril de 2015 preguntaba por la posición de España respecto al conflicto del Sáhara, un 58 % manifestaba apoyar la independencia, un 15 % que sea una región de Marruecos y un 27 % no sabe/ no contesta.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona, rama Periodismo con cursos de doctorado, estudios sobre Marruecos contemporáneo y árabe dariya. Más de 30 años de periodismo, la mayoría en prensa escrita, ha trabajado a ambas orillas del Estrecho de Gibraltar, casi 13 años en el extinto diario El Faro Información, en Algeciras, donde empezó de redactor y del que fue su último director y en Tánger dos años en un diario digital, por lo que se considera un periodista del Estrecho. Además ha participado en la mayoría de los Congresos de Periodistas del Estrecho desde el inicial en 1993 hasta 2019. Ha impartido cursos de periodismo en la Universidad Abdelmalek Essadi de Tetuán y talleres de periodismo en Tánger. Autor del guión del video 'Cervantes cruzó el Estrecho' sobre el teatro Cervantes de Tánger. Gran aficionado al ajedrez y amante de Portugal. Ha publicado un libro, ‘Artículos periodísticos. Apuntes para la historia de la prensa de Algeciras’.

1 Comentario

  1. Creo que se quedan con los datos oficiales y no reales, al decir que los amazigh sólo constituyen el 30-40% de la población, siendo en realidad más del 50-60%

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.