Comer sin gluten no es mejor para la salud

En los últimos años ha habido un incremento del consumo de productos para celíacos por parte de las personas que quieren llevar una vida sana. No existe, según un reciente análisis, ninguna evidencia científica que justifique que la salud va a mejorar, se van a tener menos enfermedades o se va a tener mejor calidad de vida.

Si para un celíaco o para las personas con intolerancia al gluten su cambio en la dieta solamente supone que han de ingerir productos sin gluten por la afectación de la mucosa intestinal, en personas sanas esto ni suma ni resta.  Expertos del Observatorio de Comunicación Científica de la universidad Pompeu y Fabra han puesto en duda que los beneficios de privar a una persona sana de estos cereales; trigo, cebada, centeno, entre otros, no benefician a la salud ni en cuestiones nutricionales; no están más nutridos, ni se evitan enfermedades propias del envejecimiento.

La investigación gira en torno de los problemas que le causa a una persona sana evitar el gluten en su totalidad. Entre esas cuestiones está la disminución del consumo de granos enteros, falta de fibra  y según otras investigaciones la baja incidencia del infarto si se ingiere gluten.

En contra del aspecto calórico que popularmente asocia el gluten con una dieta baja en calorías o para adelgazar, las personas celíacas pueden experimentar incluso un aumento de peso dado que muchas veces están muy azucarados, tanto el pan como la pasta y tienen más calorías que el mismo producto con gluten.

El gluten favorece la absorción del calcio y de la vitamina D y los autores insisten en que el paciente tenga un diagnóstico correcto antes de “autocastigarse” sin gluten, dado que evitar estos nutrientes no es del todo correcto.

Existe una investigación que está siendo probada por el Dr. Isasi en el hospital Puerta de Hierro de Madrid en torno a la posible reducción de la inflamación de las articulaciones y por tanto, un beneficio asociado para las personas con artritis reumatoide u otras patologías reumáticas que mejoran los niveles de dolor si prescinden del gluten.

La llamada sensibilidad al gluten no celíaca es una entidad emergente que está caracterizada por síntomas digestivos y extradigestivos similares a los de las personas celíacas. En pacientes con pruebas de enfermedad celíaca normales; es decir, anticuerpos negativos y biopsias intestinales sin atrofia vellositaria; pero con síntomas similares pueden llegar a ser hasta el 5 % de la población. A estas personas se les asocia el síndrome de fatiga crónica, fibromialgia o ciertas espondiloartropatías además de enfermedades autoinmunes.

Isasi, considera que sobre la hipótesis de estos pacientes con esta clínica asociada a la sensibilidad al gluten no celíaca se asocian a una amplia gama de manifestaciones reumatológicas. Una astenia no explicada, aftas orales, anemia ferropénica, dolores articulares, cansancio crónico y tener un familiar celíaco son considerandos suficientes para optar por poner una restricción de gluten al paciente para que mejore esos síntomas. Estos datos clínicos parecen particularmente a tener en cuenta cuando el paciente con una enfermedad sistémica tiene un cuadro fibromiálgico asociado. La buena evolución tras la dieta sin gluten, tanto en pacientes con fibromialgia, como también pacientes con artritis, sacroilitis nos hacen pensar que la sensibilidad al gluten puede tener un papel etiopatogénico que contribuye de forma desencadenante en algunos pacientes con enfermedades autoinmunes sistémicas.

Por supuesto, son necesarios estudios prospectivos y ensayos clínicos con provocación doble ciego para aclarar hasta qué punto la sensibilidad al gluten no celíaca es frecuente, y su tratamiento relevante, en las enfermedades reumatológicas. Si este es su caso, si se considera que está dentro de los pacientes calificados por estar doloridos, cansados o con astenia permanente, valore si debe acudir a un reumatólogo para que le paute una dieta sin gluten durante unos meses a ver si mejora.

Si mejorara, no dude que debe comer sin gluten; siempre, asesorado por un médico que se lo indique.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.