Córtex prefrontal: cuando la ansiedad se dispara

El estudio de las emociones y más en concreto, lo que estas sugieren en los diversos episodios de la vida de las personas ha sido de gran interés para la comunidad médica y sobre todo para los especialistas en salud mental, tanto psiquiatras como psicólogos, máxime cuando hablamos de la importancia del córtex prefrontal.

En primer lugar, tenemos que destacar que la corteza prefrontal es un mediador de la respuesta afectiva en curso y de igual forma, se constituye como un moderador del estilo afectivo personal según describen Coan y Allen, (2004). Como mediador (es decir, como variable que participa en el mecanismo que origina el fenómeno observado), esta cambia su activación sistemáticamente según se trate de emociones relativas a los llamados sistema de aproximación o sistema de inhibición.

Específicamente, la generación de afectos de aproximación está asociada a la activación de la corteza prefrontal izquierda, mientras que la generación de afectos de evitación se asocia a la activación de la corteza prefrontal derecha (Davidson y Irwin, 1999). En otras palabras, los sistemas motivacionales que subyacen a la respuesta emocional están representados asimétricamente en la corteza prefrontal y, por ello, son sistemas parcialmente segregados en el nivel cerebral (Davidson, 1998). Sin embargo, no sólo en el momento inmediato de la generación de la respuesta afectiva la CPF tiene una influencia importante (su activación de fase) como moderador (es decir, como variable que actúa como una condición en la cuál la influencia de otros factores se potencia); la actividad tónica de la CPF se asocia a la conformación del estilo afectivo (Davidson, 1998).

En las consideraciones que se han encontrado respecto a la función cerebral la región con mayores prestaciones por decirlo para que todo el mundo pueda comprenderlo es la que puede proporcionar un entorno seguro tanto de predicción como de contraste de las hipótesis es el córtex prefrontal.

Este actuaría como un director de orquesta que dirige, decide y estructura nuestras decisiones, nuestra conducta y sobre todo las emociones que depositamos en nuestros pensamientos a la hora de ejecutar cualquiera de las funciones.

En este área se encuentran las funciones cognitivas más complejas del ser humano; a saber, la inteligencia, la creatividad, la ejecución de las actividades complejas, la toma de decisiones, los juicios morales, la ética; es decir, lo que realmente afecta a las personas en su conducta.

Cuando las llamadas funciones ejecutivas se ven alteradas por la ansiedad o esta se precipita hacia un cuadro ansioso se ha estudiado en neuropsicología que pueden causar ideas negativas, movimientos o acciones concretas que evitan la resolución de los problemas. Este término se utilizó por primera vez a finales del siglo XX y se dio constancia de que para llevar a cabo una conducta eficaz, creativa y aceptada socialmente era interesante que la persona realizara correctamente cuatro parámetros siempre.

La primera cuestión tiene que ver con la formulación de metas que se atribuye a la capacidad de generar estados deseables en el futuro. Por otro lado, en relación a la planificación es interesante seleccionar acciones, secuencias y elementos para alcanzar los objetivos que nos hemos marcado. Todo ello hará que el desarrollo de cuanto tenga lugar permita en todo momento iniciar, mantener, detener o cambiar las acciones planificadas, para finalmente ejecutar en el estricto sentido de la palabra las actividades que nos hemos propuesto desarrollar.

Cuando existen alteraciones en las funciones ejecutivas se pueden ver alteradas las funciones cerebrales y por ello, el nivel de autoconciencia se ve alterado por conductas que no se tienen reguladas.

Para ello, un nuevo estudio de la Universidad de Duke, publicado en la revista Cerebral córtex afirma que la activación y el fortalecimiento de algunos regiones cerebrales ayuda a mantener a raya la depresión y que las amenazas eviten desarrollar también ansiedad.

Incrementar la actividad cerebral en una región asociada con el pensamiento y la resolución de los problemas cuando se exhibe una alta respuesta a la amenaza es importante para no desarrollar síntomas que tengan que ver con la ansiedad y la depresión.

Por ello, cuando la capacidad de decidir que está en la corteza prefrontal se ve alterada, bien por decisiones mal tomadas, bien por conductas disruptivas u otras alteraciones de la vida de la persona, es importante señalar que en parte es esta zona cerebral la que nos lleva a tomar decisiones incorrectas o a tener impulsos sin regular.

Cuando la actividad neuronal de la corteza prefrontal toma la decisión y manifiesta un falta del control de los impulsos se sabe que en parte existe un factor genético que muestran esta conducta es del todo necesario que exista un tratamiento farmacológico que lo regule y que un psiquiatra averigüe cómo son las disfunciones que la persona presenta en su día a día. Situaciones que deben ser analizadas y deben ser reguladas cuando este control de los impulsos es negativo para el paciente.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

PhD, Doctora C.C. Información / Periodista / Editora Adjunta de Periodistas en Español / Divulgadora Científica / Profesora Universitaria / Fotógrafo / Comprometida con la Discapacidad, los Derechos Humanos, la Infancia y la Tercera Edad / Miembro Consejo Asesor de la Fundación Juan José López-Ibor / Miembro del Comité Asesor de Ética de Eulen Servicios Sociosanitarios / Miembro de The International Media Conferences on Human Rights (United Nations, Switzerland) / Presidenta de D.O.C.E .- (Discapacitados otros Ciegos de España) - www.asociaciondoce.com / Coautora del libro EL CEREBRO RELIGIOSO junto a la Profesora López-Ibor. Editorial El País Neurociencia https://colecciones.elpais.com/literatura/62-neurociencia-psicologia.html / Autora del Libro Fotografía Social.- Editorial Anaya / Consultora de Comunicación Médica. www.consultoriadecomunicacion.com Contacto Periodistas en Español: [email protected]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.