Osteoporosis: no dejes que fracture tu futuro

Bajo el lema, tus huesos mañana y siempre, la Fundación Hispana de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas Óseas (FHOEMO), la Sociedad Española de Investigación Ósea y del Metabolismo Mineral (SEIOMM) y la Asociación Española de la Osteoporosis y la Artrosis (AECOSAR) han lanzado una campaña, hoy, 20 de octubre, destinada a prevenir y concienciar a la población acerca de esta enfermedad.

En España, aproximadamente 2,2 millones de mujeres padecen osteoporosis, y cerca de 600 000 hombres, aunque en ambos casos no de clínica, y sea una enfermedad silenciosa hasta que no ha pasado el estadio I. La prevalencia en la población postmenopáusica del 25% es de 1 de cada 4 pacientes, si bien se estima que esta enfermedad es la causante de unas 25 000 fracturas cada año.

Aproximadamente 1 de cada 3 mujeres y 1 de cada 5 hombres mayores de 50 años sufrirá una fractura osteoporótica en su vida.

Las zonas afectadas son la columna vertebral, la muñeca y la cadera. Actualmente, debido a las enfermedades músculo esqueléticas, las personas padecen una discapacidad debido a alguna de las causas que estas producen. Si desea convertirse en miembro de la Federación de Osteoporosis gratuitamente, si desea firma la carta global de pacientes, si desea saber cinco estrategias para vivir con este problema huesos, entre en worldosteoporosisday.org y comparta esta URL en sus redes.

La osteoporosis es una enfermedad esquelética en la que se produce una disminución de la densidad de masa ósea. Así, los huesos se vuelven más porosos, aumenta el número y el tamaño de las cavidades o celdillas que existen en su interior, son más frágiles, resisten peor los golpes y se rompen con mayor facilidad.

En el interior del hueso se producen durante toda la vida numerosos cambios metabólicos, alternando fases de destrucción y formación de hueso. Estas fases están reguladas por distintas hormonas, la actividad física, la dieta, los hábitos tóxicos y la vitamina D, entre otros factores.

En condiciones normales, una persona alcanza a los 30-35 años una cantidad máxima de masa ósea (“pico de masa ósea”) y a partir de ese momento, existe una pérdida natural de masa ósea.

Las mujeres tienen más frecuentemente osteoporosis por varios motivos: su pico de masa ósea suele ser inferior al del varón y con la menopausia se acelera la pérdida de hueso (osteoporosis posmenopáusica).

Existen muchas otras causas de osteoporosis por: alcoholismo, fármacos (glucocorticoides, tratamiento hormonal utilizado para el tratamiento de cáncer de mama y de próstata…), enfermedades inflamatorias reumáticas, endocrinas, hepáticas, insuficiencia renal, entre otras.

La osteoporosis se denomina epidemia silenciosa porque no manifiesta síntomas hasta que la pérdida de hueso es tan importante como para que aparezcan fracturas. Las fracturas más frecuentes son las vertebrales, las de cadera y las de la muñeca (fractura de Colles o extremo distal del radio). La fractura de cadera tiene especial importancia, ya que se considera un acontecimiento grave debido a que requiere intervención quirúrgica, ingreso hospitalario y supone para el paciente una pérdida de calidad de vida aunque sea por un periodo corto de tiempo.

Esta enfermedad ósea cuya característica es reducir la calidad y densidad de los huesos hace que frecuentemente los afectados tengan fracturas importantes debido a la fragilidad y porosidad de los mismos.

Existen hábitos de vida que pueden ayudar a mejorar la calidad del hueso como son: la adecuada ingesta de calcio, el ejercicio físico y no fumar. La cantidad concreta de calcio varía con la edad, pero muchos adultos necesitarán de 1000 a 1500 mg al día. De igual forma, el paciente se puede ayudar mediante la ingesta de alimentos naturales ricos en calcio (sobre todo la leche y sus derivados) y también con suplementos en forma de medicamentos (sales de calcio).

En este último caso deberá existir un control de su médico sobre la cantidad y la pauta de administración. De igual manera, la vitamina D es una sustancia fundamental para el hueso. Sus necesidades diarias se consiguen fundamentalmente por la formación de la misma en la piel cuando recibe el efecto de la irradiación solar.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

PhD, Doctora C.C. Información / Periodista / Editora Adjunta de Periodistas en Español / Divulgadora Científica / Profesora Universitaria / Fotógrafo / Comprometida con la Discapacidad, los Derechos Humanos, la Infancia y la Tercera Edad / Miembro Consejo Asesor de la Fundación Juan José López-Ibor / Miembro del Comité Asesor de Ética de Eulen Servicios Sociosanitarios / Miembro de The International Media Conferences on Human Rights (United Nations, Switzerland) / Presidenta de D.O.C.E .- (Discapacitados otros Ciegos de España) - www.asociaciondoce.com / Coautora del libro EL CEREBRO RELIGIOSO junto a la Profesora López-Ibor. Editorial El País Neurociencia https://colecciones.elpais.com/literatura/62-neurociencia-psicologia.html / Autora del Libro Fotografía Social.- Editorial Anaya / Consultora de Comunicación Médica. www.consultoriadecomunicacion.com Contacto Periodistas en Español: [email protected]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.