Escapada a Ginebra

Ahora llega el buen tiempo y las vacaciones, pero no todos pueden tomarlas. Las escapadas o breves excursiones a ciudades de otros países puede ser una alternativa agradable y recreativa. En el caso de Ginebra hay muchos motivos para visitarla y disfrutar.

ABianco: Ginebra
ABianco: Ginebra

Hay vuelos directos desde España, Francia y Alemania, por compañías como Swiss, Easy Jet, Iberia y otras. Hay, aunque se sorprendan, vuelos muy económicos y la hotelería ofrece paquetes especiales de fin de semana.

Julia Cuénod, de la Oficina de Turismo, me comenta que el turismo de fin de semana se ha incrementado debido a las muchas actividades y atracciones que ofrece Ginebra, una de las ciudades más cosmopolitas de Europa.

En poco tiempo, apenas unas horas, uno puede estar en un lugar seguro, refinado y con hermosas vistas; por una parte los picos del Mont Blanc, por otra, las montañas del Jura, por otro, la emblemática montaña el Saléve y, bordeando la bella ciudad, el famoso lago Leman, lleno de romanticismo e historia.

Suiza no es tan cara, hay muchas facilidades, el aeropuerto tiene servicios de autobuses, y al estar hospedado en hoteles o bed&breakfast recibe un pase gratuito durante su estancia para los autobuses urbanos. Una cortesía que no todas las ciudades tienen.

ABianco Ginebra Centro histórico restauracion

ABianco Ginebra Centro histórico plazas
ABianco: Ginebra, centro histórico con plazas y restaurantes

Ginebra es agradable para recorrer a pie y el transporte público es excelente. En cuanto a la hotelería, Suiza es famosa por su diversificación: desde hoteles de lujo a los de bajo coste, camping, albergues u hostales. De acuerdo a cada presupuesto.

Al llegar, lo primero que hay que hacer es recorrer el centro histórico para familiarizarse, y tener una visión panorámica. Por lo tanto, nada mejor que ir a la Vielle Ville, visitar la catedral de San Pedro, la iglesia donde Calvino predicó su famosa Reforma en la región, por eso Ginebra es considerada la capital del protestantismo. Se puede subir al campanario, tener una panorámica de la ciudad y una vista muy linda del lago y de su famoso «Chorro de agua». Luego, se puede visitar el museo arqueológico bajo la catedral, para conocer las ruinas basamento de la antigua iglesia medieval.

Seguimos el recorrido por la plaza mayor, La Alcaldía, el restaurante donde Bill y Hillary Clinton probaron la gastronomía suiza: raclette, fondue de queso y deliciosas tortas de chocolate. Es recomendable el tour gastronómico del chocolate para los golosos.

Recorriendo las pequeñas calles de la antigua ciudad descubrimos la casa de Horace-Benedict  Saussure, el naturalista, la del filósofo enciclopedista francés Denis Diderot, la Casa Tavel, el Colegio Calvino, hoy una escuela donde estudió el escritor argentino Jorge Luis Borges, quien vivió en la ciudadela ginebrina.

La vielle Ville tiene muchas galerías de arte, anticuarios y boutiques para entretenerse, y además cafecitos y bistros, ideales para reponer energías.

ABianco Ginebra Fuente agua puerto

ABianco Ginebra Fuente agua Ródano
ABianco: Ginebra, vistas de la fuente de agua desde el puerto y desde el Ródano

Al día siguiente, un paseo por el lago. Se impone ver el famoso Jeu d’eau, de 140 metros de altura que lanza el líquido a 200 Km por hora, visible desde gran parte de la ciudad, se cierra cuando los vientos son intensos. En el malecón se ofrecen paseos en barcos, los hay de todo el día o de apenas una hora.

Es cuestión de elegir el que más te plazca. Todos los barcos ofrecen vistas espectaculares y el paseo es muy agradable.

Junto al lago está Bains de Paquis, una de las playas más conocidas de los ginebrinos, para tomar sol, relajarse y almorzar económicamente.

Junto a la ribera del río Ródano hay lugares para picnic y se puede descansar en un ambiente natural.

Los circuitos en bicicleta por el parque La Grange y en Eaux–Vives son muy populares y se alquilan bicicletas fácilmente.

ABianco Ginebra Museo
ABianco: Ginebra, museo

Para los amantes de los museos recomendamos el de Arte e Historia, con buenas colecciones y con exposiciones temporales muy interesantes. El Museo de Historia Natural es una verdadera atracción, con especies extintas.

El Museo Etnográfico es igualmente interesante, con exposiciones itinerantes. Imperdible, en la ciudad de los relojes, el Museo del Reloj Patek Phiillipe, con la historia de la relojería suiza. Algo que vale la pena ser conocido. El Museo Ariana tiene una colección magnífica de cerámicas y porcelanas, un bello jardín y una terraza donde se puede tomar un rico café mirando el Mont Blanc y el  lago Leman.

Para los amantes de la ciencia, una visita a CERN es indiscutible. El acelerador de partículas atómicas más grande del mundo está en Ginebra, se llega con un bus y se puede visitar de acuerdo a horarios, que conviene verificar por internet.

Ariel P. Haemmerle, vicepresidente de la Asociación Suiza de Guías de Turismo, ha escrito varios libros sobre Ginebra, entre ellos «Geneve et la tentative d’assassinat de la chancelière», con abundante información y con itinerarios diversos. Me comenta:

«Ginebra es una ciudad encantadora por la variedad de lugares, historias y celebridades que la habitaron, su cosmopolitismo la hace atractiva y crea un fructífero intercambio de culturas, muy enriquecedor para la ciudad y sus habitantes»

Una de las razones por las que Ginebra es cosmopolita es por la presencia de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). La sede de este organismo se creó en 1929 y  se amplió en 1938; alberga organismos con personal de diversas partes del mundo. Visitar la sede mundial con sus banderas y sus instituciones no deja de ser emocionante.

También es recomendable dar un paseo por el parque de la Reforma, visitando el Conservatorio de Música donde Franz List fue maestro, la Ópera de Ginebra, recientemente restaurada: escuchar un concierto en el bello teatro Victoria Hall, puede ser una despedida feliz.

Algunos visitantes prefieren coincidir en Ginebra con el Salón del Automóvil, la Feria de libros o la Fiesta de la Música, o bien el 1 de agosto, fiesta nacional suiza, que se festeja en Ginebra con una espectacular  demostración de fuegos de artificios junto al lago.

Siempre hay alguna atracción para vivir la magia de  Ginebra.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

1 Comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.