Inicio / NOTICIAS / Cultura / Homenaje en París a Marie Laurencin

Homenaje en París a Marie Laurencin

El Museo Marmottan Monet de Paris rinde homenaje a Marie Laurencin

Laurencin-expo-parisHasta fines del próximo mes de junio tienen todavia tiempo para descubrir en el Museo Marmottan Monet de París la magnífica exposición-homenaje consagrada a la célebre pintora francesa Marie Laurencin (1883-1956), musa de Guillaume Apollinaire, contemporánea y amiga de Pablo Picasso y de todos aquellos grandes artistas, pintores, escritores o poetas que frecuentaron el Montmartre de comienzos del siglo XX.

Gracias a un coleccionista y mecenas de arte japonés, Masahiro Takano, admirador de la obra de Marie Laurencin, que compró toda una colección de sus cuadros en pública subasta, la mayor parte de sus oleos y acuarelas se encuentran en las colecciones permanentes del Museo de Tokio, que los ha prestado para esta exposición en la que podemos apreciar en total noventa y dos obras de tan singular artista. En total 72 óleos y 20 acuarelas. El resto de las obras expuestas proceden de varios Museos franceses.

Como Frida Khalo, Camille Claudel o Suzanne Valadon, Marie Laurencin es una de esas geniales artistas, que por ser mujeres fueron menospreciadas y a menudo olvidadas por el muy misógino ambiente de la época en que les tocó vivir. Si la mujer estaba excluida del voto y del mundo político en la hipócrita sociedad patriarcal de la Belle époque, la misoginia era moneda común incluso y sobretodo en las vanguardias artísticas, que preferian reconocer sus calidades femeninas de seducción, antes que su talento.

Laurencin: Pablo Picasso, 1908. Adagp, Paris. 2012
Laurencin: Pablo Picasso, 1908. Adagp, Paris. 2012

Mujer libre y cultivada, Marie Laurencin tuvo como primer amante al escritor, pintor y coleccionista de arte francés Henri Pierre Roché, quien en 1906 la introdujo en el círculo de artistas y bohemios que transitaban por el taller parisino de Georges Bracque. Si el nombre de Roché no les dice nada, conviene recordar que este poco conocido escritor francés saltó a la fama gracias a Francois Truffaut, quien adaptó al cine dos de sus novelas “Jules et Jim” y “Las dos inglesas y el continente”. La célebre historia de triángulo amoroso que relata “Jules et Jim” está inspirada en las propias relaciones entre Henri Pierre Roché, Marie Laurencin y Franz Hessel, íntimo amigo alemán de la pareja.

Marie Laurencin era hija natural de una madre costurera y bordadora y de un padre ausente que llevaba una doble vida, un diputado que mantenía dos familias, pero que nunca reconoció a esa hija ilegítima. En la interesante biografía de la artista escrita por Bertrand Meyer-Stabley, que he podido descubrir a la par de esta exposición, se subraya ese denominador común que la joven francesa tenía con Wilhem de Kostrowitzky, poéta francés nacido en Roma y de origen polaco, más conocido como Guillaume Apollinaire. Ambos eran hijos naturales y entre los lazos sentimentales que Marie Laurencin tuvo con hombres o mujeres a lo largo de su vida, la relación con el poeta Apollinaire fue sin duda la que le dejó una huella mas profunda.

Musa e inspiradora de ese gran poéta con el que vivió una intensa relación amorosa durante siete años de su vida, Marie Laurencin pudo gracias a Apollinaire acceder a ese mundillo artístico y bohemio que en 1907 frecuentaba el Bateau Lavoir, ciudad de artistas en Montmartre. Allí tenía un estudio Pablo Picasso y se reunía toda una peña de amigos de la que formaban parte Ferdinand Leger, Juan Gris, Amedeo Modigliani, Douanier Rousseau, Max Jacob, o Gertrude Stein, Francis Picabia, Man Ray, entre otros.

Laurencin: Trois jeunes femmes, 1953. Adagp
Laurencin: Trois jeunes femmes, 1953. Adagp

 

La pintura de Marie Laurencin desde 1904 hasta su muerte en 1956 está impregnada de un halo poético, y una evidente fascinación por la sensualidad de cuerpos y figuras femeninas.

En el París de la Belle époque, cuando era todavia estudiante en el Liceo Lamartine de París, mostró ya su gusto por el dibujo. Estudió el dibujo en porcelana en la manufactura de Sevres, y aprendió las técnicas de la pintura en la Escuela de Batignolles, que frecuentaba también Georges Bracque.

Su gusto por los arabescos, el erotismo y la pintura japonesa y oriental se afirma en toda su obra como una constante. La armonía de sus colores pastel, del rosa, al azul gris o el ocre amarillo nos hace pensar en Matise. “La única influencia que he sentido en mi vida es la de Goya”, decía Marie Laurencin, recordando sus largas visitas al madrileño Museo del Prado, donde descubrió las obras de Goya, Velazquez, El Greco, Zurbarán, o Ribera.

Después de su exilio español a su regreso a Francia, se alejó del mundillo de los artistas, y se acercó al mundo literario, prefiriendo la compañia de escritores como Jean Cocteau, Paul Valery, André Gide, o Jean Girodoux., pero también frecuento con asiduidad el mundo de la moda, como nos lo recuerda su retrato de Coco Chanel.

Laurencin-Apollinaire-perfil-egipcio-Adagp
Laurencin: Apollinaire, perfil egipcio, Adagp

Destaquemos entre las obras que marcaron sus comienzos en la pintura al oleo, su autorretrato 1905, el retrato de Picasso 1908, un retrato colectivo que lleva por título “Apollinaire y sus amigos” 1909, o el muy cubista retrato “Apollinaire con perfil egipcio”, 1910.

Mujer rebelde e independiente, Marie Laurencin escapó rapidamente a la influencia cubista y afirmó un toque muy personal, como lo muestran sus retratos de mujeres, que hicieron de ella una cotizada retratista. “La pianista” 1912, “Las dos hermanas y el violón” 1913, “Las dos españolas” 1915, o “La barona Gourgaud” 1923, con una armoniosa gama de colores pastel que van del rosa al gris y al azul. “La embajadora” 1925, o “El beso”1927 confirman esa tendencia a utilizar en su pintura solamente una gama determinada de colores. “No me gustan todos los colores”, afirmaba Laurencin en 1934. De relieve también cuadros como “Bailarinas” 1939, o “Tres mujeres jóvenes” 1953, que muestran esa constante atracción de la artista por la sensualidad femenina.

Laurencin: Les deux Espagnoles, 1915. Adagp
Laurencin: Les deux Espagnoles, 1915. Adagp

Las influencias más diversas bien digeridas y transformadas en estilo propio y singular atraviesan la prolífica obra de Marie Laurencin, desde el fauvismo, al cubismo en sus primeros años, hasta la pintura clásica y sobretodo la pintura española que descubrió durante su exilio en España. Ser la esposa de un alemán la condujo al exilio en 1914, y le causó también serios problemas en 1945, siendo detenida y liberada sin que prosperara la acusación que pesaba contra ella.

Un factor que contribuyó al olvido de esta gran pintora, y al silencio en torno a su persona, fue sin duda su germanofilia al comenzar la segunda guerra mundial y en los primeros años de la ocupación alemana en Francia. En aquella Francia mayoritariamente favorable al Mariscal Petain tras la derrota militar, como muchos otros artistas de la época que siguieron trabajando durante la ocupación: Sacha Guitry, Ferdinand Celine, Arletty, Danielle Darrieux, Jean Cocteau, Pierre Fresnay, Charles Trenet, Coco Chanel, o Maurice Chevalier, Marie Laurencin fue acusada de colaboración y de haber frecuentado a los alemanes.

Artistas todos geniales pero contradictorios, a niveles muy diferentes según los casos, en su comportamiento durante el conflicto bélico, mientras que otros prefirieron el exilio. Sin embargo, según sus biógrafos, Marie Laurencin ayudó a sus amigos judios durante la guerra, entre ellos Max Jacob, y el comite de depuración del mundo del arte que presidia Pablo Picasso en la Liberación, la disculpó de esas acusaciones.

Si te interesan nuestros contenidos,
subscribe nuestro boletín de titulares

Sobre Julio Feo Zarandieta

Periodista profesional en Francia desde 1976. Miembro del Sindicato Francés de la crítica de cine y de FIPRESCI, he cubierto desde 1979 sin interrupción los festivales de Cannes y de San Sebastián, así como otros festivales internacionales. En San Sebastián presento desde 2008, los “Desayunos horizontes” en la sección Horizontes Latinos.

Ver también

Felicitaciones de Amnistía Internacional en inglés por el premio de la Unesco a Shawkan

La Unesco premia al fotoperiodista Shawkan con críticas del Gobierno egipcio

El fotoperiodista egipcio Mahmoud Abu Zeid, conocido como Shawkan, ha sido galardonado con el premio …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *