Se descubre una nueva pirámide en México

Está situada Tlalmanalco, en el Estado de México, tiene tres niveles, la base mide doce por dieciocho metros, y su altura es de casi nueve metros. Se cree que pudo ser un palacio. 

Pirámide de Tlalmanalco, primeros vestigios
Pirámide de Tlalmanalco, primeros vestigios

Rodeados de construcciones contemporáneas y cercados por el avance urbano en el municipio de Tlalmanalco, arqueólogos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) descubrieron los vestigios de un basamento piramidal, el cual fue parte del centro urbano de la capital de Tlacochcalco, el altépetl o señorío principal de la liga de pueblos chalcas: la Chalcayotl durante el periodo de ocupación mexica.

Según el arqueólogo del INAH Hervé Víctor Monterrosa Desruelles, es una zona continua de plataformas y nivelaciones, reflejo de una ocupación prehispánica, «pero desgraciadamente se han levantado casas sobre ellas, aunque en este caso, el dueño del predio donde se localizaron los vestigios, al querer construir, recurrió al Instituto, con el fin de examinar un montículo detectado en su terreno, el cual, al analizarlo, reveló la estructura».

Monterrosa explicó que los elementos del basamento descubierto son solo una tercera parte del volumen de la construcción, el resto fue arrasado por construcciones contemporáneas. No obstante, se ha detectado un cuerpo arquitectónico de tres niveles, cuya base mide doce por dieciocho metros, aproximadamente, y cerca de nueve metros de altura, desde el desplante de los muros hasta la parte superior.

Otro de los especialistas que forma parte del proyecto, el arqueólogo y arquitecto Ricardo Arredondo Rojas, destacó que en el primer cuerpo se encontraron unas cuarterías con restos de suelos de estuco, con las que se determinó la altura de los muros.

Construida en el siglo catorce

Arquitectónicamente, dijo, la estructura presenta dos fases de ocupación: la primera, de 1350 a 1465 —durante el momento hegemónico de Chalco—, muestra clara influencia chalca, con un sistema constructivo que utiliza argamasas a base de cal y tezontle triturado, así como fango del lago como aglutinante, destacando, por su técnica, el trabajo canterano de piedra. 

La segunda etapa, con ocupación del Imperio mexica en esa región (a partir de 1465 y hasta al momento del contacto con los españoles), corresponde a la fase de ampliación del basamento, lo que se aprecia con la serie de cajones para rellenos constructivos edificados en esa área. «Sin embargo, la calidad de la obra decae completamente, se vuelve más tosca, lo que indica cambios en la ocupación y el sentido del espacio urbano».

Arredondo Rojas asegura que, si fuera restituido el volumen original del basamento piramidal, «estaríamos hablando de dimensiones aproximadas de entre 35 y 45 metros de lado, en su primer cuerpo».

De acuerdo con los datos arqueológicos obtenidos hasta el momento, ambos investigadores plantean que se trata de una estructura de tipo habitacional de élite, quizá, un área palaciega, dado que el material cerámico hallado en el lugar es fino, aunque falta analizarlo.

Subrayan que, además, se necesita corroborar las secuencias de ocupación, porque, aun cuando se tienen los restos de la edificación, el material arqueológico, cerámica principalmente (tepalcates y malacates), se encuentra revuelto con los rellenos constructivos o en las deposiciones de los derrumbes.

Tlalmanalco fue uno de los reinos chalcas que se fundó tardíamente, a mediados del siglo catorce, el cual, al final de la incursión mexica en el sitio, en la etapa de Contacto, se convirtió en la entidad sociopolítica principal de la Chalcayotl, la liga de pueblos de la región.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista. Tras más de 30 años en el sector de la construcción en general, de la mano de una publicación para profesionales, un buen día nuevos derroteros la llevaron al mundo de la política, pero sin dejar la comunicación. Esa época determinó el comienzo de un camino dirigido a la solidaridad, a la defensa de los derechos humanos, a la denuncia. Poco después dejó España y se instaló en México. Allí comenzó a publicar en el periódico México Inteligente, donde tuvo su propia columna. Posteriormente, colaboró con el Periódico de Puebla y con revistas literarias, donde editó poesía. Un buen día contactó con Periodistas en Español, medio que le permitió relatar a los españoles lo que sucedía en el país azteca, así como describir las maravillas de su naturaleza. Tras siete años de estancia en México, a mediados de 2018 regresó a España. Actualmente sigue los avatares mexicanos y continúa contándolo en Periodistas en Español.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.