Un abogado especialista es el mejor apoyo para actuar ante una negligencia en un parto

Entre los casos de negligencias que han producido las indemnizaciones más altas en España, están los errores médicos durante los partos, y esto ha sido posible gracias a la intervención de abogados especialistas, apoyados por un equipo de peritaje especializado. Una actuación médica errónea o a destiempo ante la presencia del sufrimiento fetal, es una de las circunstancias que más genera este tipo de casos.

abogados especialistas especializados partos

Una de las situaciones que puede ocurrir al momento de los partos, es el denominado sufrimiento fetal, que se produce cuando se altera el intercambio de oxígeno entre la madre y el niño a través de la placenta. Es muy importante que el personal médico que esté actuando, detecte a tiempo esta condición, haciendo un seguimiento y una monitorización constante de la frecuencia cardíaca del bebé.

Si se observan indicios de que se puede estar dando el sufrimiento fetal, el médico debe actuar rápidamente, colocando oxígeno a la embarazada y cambiándola de postura. Si al tomar estas medidas no se observa mejoría, se debe proceder a extraer al bebé, lo que evitará que se produzcan lesiones en el pequeño, que pueden llegar a ser graves y permanentes, incluso, pueden provocar la muerte.

Con la extracción del bebé de manera inmediata, se evita la hipoxia, que puede afectar en gran medida al bebé, ya que puede ocasionar lesiones cerebrales permanentes con repercusiones neurológicas importantes, dejando secuelas a nivel físico y mental.

La hipoxia neonatal se produce específicamente cuando el bebé deja de recibir oxígeno, generando la muerte de células cerebrales, lo que implica deterioro de algunos tejidos y puede llegar a ocasionar parálisis cerebral.

También es importante señalar que, aunque el sufrimiento fetal puede darse durante el parto, es posible que se dé en el transcurso del embarazo, por lo cual igualmente habrá que estar atentos a los síntomas durante la gestación.

¿Cuándo se convierte en una negligencia?

Es oportuno reiterar que la actuación a tiempo del equipo médico ante la presencia de sufrimiento fetal es sumamente importante, por las consecuencias graves que esto puede ocasionar. Si se da esta condición y ocurren efectos perjudiciales en el bebé, se podría estar en presencia de una negligencia médica, cuya responsabilidad debe recaer en los participantes y el centro de salud.

A propósito del tema, es oportuno destacar que se ha mencionado, que entre las indemnizaciones más altas señaladas en España por errores médicos están las provocadas por negligencias partos, en especial, por no darse cuenta a tiempo de que se está produciendo el sufrimiento fetal.

Una negligencia médica en partos se puede determinar cuando hay certeza de que ocurrió una actuación médica inadecuada, que derivó en una lesión, contrariamente al hecho de cuando se producen circunstancias imprevisibles que no se pueden revertir, aun cumpliendo con los protocolos médicos correspondientes.

Ante la certeza de que el equipo médico no aplicó los protocolos ni los procedimientos adecuados, se debe exigir una indemnización directamente al centro clínico donde se produjo la intervención. Para esto se requiere la asesoría de abogados especialistas en negligencias médicas, quienes tendrán la experiencia y los conocimientos sobre las herramientas y los recursos que se deben aplicar.

Lo primero que hará el abogado, será encomendar a un perito médico un estudio en profundidad del caso, cuyo objetivo será determinar que en efecto se trata de una negligencia que ocasionó una lesión en el paciente, o bien, si se trata de un caso en el que el equipo médico actuó correctamente y la lesión no se puede atribuir a los procedimientos aplicados.

Como se puede ver, es importante que el abogado sea especialista, ya que son casos con reclamaciones eminentemente técnicas, que se deben conocer muy bien, de tal manera que se puedan obtener los resultados esperados. En nuestro país existen reconocidos bufetes que cuentan con abogados expertos en negligencias médicas, que se pueden convertir en las mejores alternativas para el abordaje de estos casos.

En estos bufetes, además, es posible contar con el apoyo de peritos médicos especializados en ginecología y obstetricia, neurología y pediatría, quienes trabajan arduamente para obtener todo lo necesario y comprobar que se está en presencia de una negligencia médica, de tal manera que se pueda obtener la indemnización justa, con el fin de repercutir en una mejor calidad de vida del paciente y más tranquilidad para sus familiares.

Signos de alarma y tipos de sufrimiento fetal

Hay tres síntomas, principalmente, que dan indicios al médico de que se está presentando el sufrimiento fetal. Como se mencionó al inicio, uno de ellos es la alteración en la frecuencia cardíaca del bebé, bien sea porque se ralentice o, todo lo contrario, porque se acelere o porque se den cambios abruptos irregulares.

De igual manera, deben estar atentos a que no haya sustancias anormales en el líquido amniótico, como el meconio, que es la presencia de heces, lo cual se puede traducir en una señal grave de que se ha pasado el tiempo del embarazo o de sufrimiento fetal.

La disminución del movimiento fetal es otra señal de alarma. Es muy importante que los integrantes del equipo médico estén pendientes de si el bebé disminuye sus movimientos y estos desaparecen completamente.

En lo que respecta a los tipos de sufrimiento fetal, se identifican dos, el crónico y el agudo:

  • Sufrimiento fetal agudo: es el más común, de hecho, su prevalencia es del 85 por ciento en todos los casos. Ocurre durante el parto, cuando el feto de repente deja de recibir oxígeno, haciendo que sea inminente su extracción, bien por vía vaginal o cesárea.

Cumplir con el protocolo adecuado evitará que el bebé tenga riesgos de morir o presentar afecciones graves, como encefalopatía neonatal, parálisis cerebral, entre otras derivadas de la hipoxia. Y es que el cerebro es el que más se puede ver afectado cuando se da esta falta de oxígeno, al ser vulnerable, por su poca capacidad de regenerarse.

  • Sufrimiento fetal crónico: es el que se presenta de forma progresiva durante la gestación. Cuando se da, la única medida que se puede tomar, es acelerar el nacimiento del bebé.

No es una condición grave o de emergencia, ya que como se da progresivamente, el bebé se acostumbra a esas condiciones. En tal sentido, el médico busca ir corrigiendo la situación, con el fin de lograr que el bebé tenga la maduración adecuada, en cuanto a desarrollo y crecimiento, para así decidir adelantar el nacimiento.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.