10 C
Madrid
22/02/2020
ver más

    El argumento

    1
    Isabel Hernández Madrigal El mundo es un gran cementerio, con esta tremenda frase en la cabeza me he despertado esta mañana. Anoche estuve viendo en...
    hojas secas

    Hojas secas

    0
    Isabel Hernández Madrigal No era una día como otro cualquiera. Era el primer día de un nuevo año y Lucía quiso planteárselo así, como algo...
    Portada-Blancanieves-CEPLI-UCLM

    Un príncipe fuera de juego

    0
    Isabel Hernández Madrigal Desde que he descubierto que soy un príncipe azul ando cada día más deprimido y es que el azul, aunque es un...
    Manipadma Jena/IPS: Niños indios usan un pequeño baño en un tugurio de Bhubaneswar.

    La adopción

    Rafael Jiménez Claudín Al abrazar su cuerpo convulsionado por los sollozos, recordó el momento en que decidió adoptarle a pesar de la incomprensión que esperaba...
    Portada2

    Primera hora

    0
    Isabel Hernández Madrigal Todos los lunes y miércoles tenemos Lengua a primera hora. Los martes y los jueves nos toca Mates y el viernes para...

    Dulces María

    0
    Isabel Hernández Madrigal María era una mujer libre, decía, y debía serlo realmente, porque la soledad en la que vivía no era una pesada carga,...

    Siamesas

    0
    Isabel Hernández Madrigal ¿Dónde estás pequeña? Sé que estás aquí. Sé que me oyes. Sé que estás aquí en algún rincón dentro de mí y...
    Localización de Jordania

    El mundo en las manos

    0
    Isabel Hernández Madrigal Jamás creí que un solo manotazo fuese suficiente para hacer rodar el mundo. Tenía la bola del mundo al alcance de las...
    leña chimenea llamas

    El final de la tormenta

    0
    Isabel Hernández Madrigal El cielo amenazaba lluvia. Dentro de la casa el anciano, solo desde hacía mucho tiempo, esperaba que con la tormenta ellos acudieran...
    Patio de corrala en Lavapies, Madrid.

    Cosas de gato

    0
    Isabel Hernández Madrigal Si no fuera porque soy un gato me habría preocupado extraordinariamente al comprobar que mi vecino del quinto se precipitaba hacia mí...