Inicio / BLOGS / ¿Es literatura la novela?

¿Es literatura la novela?

Varios ensayos coinciden en analizar los conceptos de literatura y de novela a la luz de nuevas propuestas

¿Que es la literatura?. Es esta una pregunta que nunca ha tenido una respuesta satisfactoria para todo el mundo y menos para los que de una u otra forma se han dedicado a escribir sobre el tema, ya sea desde la creación o desde el análisis (por cierto ¿son literatura los análisis sobre la literatura?).

Sartre-que-es-literaturaJean Paul Sartre escribió precisamente con el título de “¿Que es la literatura?” (Ed. Losada, 1967) uno de los ensayos más lúcidos y también más controvertidos sobre el tema. Antes y después llegaron otras aproximaciones desde el marxismo, la semiótica, el sicoanálisis, el estructuralismo o los estudios culturales, de la mano de autores como Roland Barthes, Jacques Derrida, Tzvetan Todorov y otros pensadores que fueron añadiendo nuevas consideraciones al concepto de literatura. Las reflexiones de mayor aceptación han sido las que en los últimos años proceden del campo de la ‘Literatura comparada’, como los de George Steiner y, en menor medida, de lo que se viene llamando ‘Filosofía de la literatura’.

Eagleton-acontecimiento-literatura

En este último se sitúa la obra de Terry Eagleton, profesor de ‘Teoría cultural’ de la Universidad de Manchester, de quien se acaba de publicar en España su obra “El acontecimiento de la literatura” (Península), un ensayo entretenido, a pesar de lo que pueda parecer por el tema y el campo del que procede, gracias sobre todo a la utilización de un lenguaje liberado de la críptica terminología al uso y de un sentido del humor que se agradece en obras como esta.

LA MANIA DE LA DEFINICIÓN

¿Es necesaria una definición de lo que es literatura?. Esto es lo primero que se plantea Eagleton en el prólogo de esta obra, ya que, siguiendo a Wittgenstein, unas veces necesitamos una definición y otras no. Y no está muy claro que en el caso de la literatura tengamos esa necesidad. De hecho, no existe nada que podamos considerar como una definición exacta de literatura.

El primer planteamiento sobre lo que pueda ser la literatura procede de la consideración de lo que es la ficción. En principio parece que el requisito indispensable para que una obra sea considerada literaria sería que fuera ficticia, pero eso excluiría a las novelas históricas y a aquellas que se basan en hechos reales. Ficción y literatura no son sinónimos y, por lo que se sabe, las obras literarias de mayor aceptación (y esto es extensible a otras formas de expresión como el cine) son aquellas cuyas historias resultan más verosímiles o se basan directamente en hechos reales. Frank McCourt escribió “Las cenizas de Ángela” como un relato verídico, pero todo el mundo consideró que era una novela. Sin embargo no deja por eso de ser una historia real. Un obispo del siglo XVIII arrojó al fuego “Los viajes de Gulliver” mientras exclamaba indignado que no creía una palabra de lo que allí se decía. Por otra parte, si bien es cierto que la imaginación es una de las capacidades humanas más nobles, al mismo tiempo es también de las más infantiles y regresivas, tan próxima a la fantasía. Y ya se sabe que para el sicoanálisis, buena parte de lo que llamamos realidad no es sino pura fantasía.

La estética del lenguaje es otro de los requisitos que se aplican a la consideración de lo que es literatura. Pero, aparte de que lo estético es un valor variable cultural e históricamente (las obras de John Locke e Isaac Newton difícilmente serían calificadas hoy de literarias), la utilización de elementos lingüísticos y figuras retóricas no es en la actualidad monopolio de la literatura: “es posible encontrar tanta sinécdoque en los anuncios de jabón como en un texto de Heinrich Heine”, dice Eagleton. Además, el valor literario es completamente independiente de la verdad o falsedad de las ideas de una obra.

En cuanto a la antigüedad, es una realidad que cuanto más remoto es un texto escrito más posibilidades tiene de ser considerado como literario. Las “Geórgicas” está considerada como una de las grandes obras de la literatura clásica. Hoy difícilmente sería considerada como literatura, ya que no es sino un manual sobre prácticas agrícolas.

Cinco serían las características que, según Terry Eagleton, sirven para identificar una obra literaria: la ficción, la moralidad (que arroje intuiciones sobre la experiencia humana), la utilización de un lenguaje realzado o figurativo, que no tenga utilidad práctica (como lo tiene por ejemplo la lista de la compra, dice Eagleton) o que constituya un texto muy valorado. Las obras que poseen todos estos factores son las que se consideran más literarias, pero la ausencia de alguno de ellos no es suficiente para dejar de considerar una obra como literatura. De todas estas propiedades cualquier obra calificada de literaria debe tener, al menos, alguna, pero puede que dos obras literarias diferentes no tengan ninguna propiedad en común. Una novela de Agatha Christie tiene pocas similitudes con un soneto de Petrarca, pero no hay duda de que ambas sean obras literarias.

EL VALOR DE LA LITERATURA

¿Cuál es el valor literario de una obra?. Es otra de las preguntas que se plantean en este ensayo, dadas las opiniones diversas sobre la calidad de la literatura y sus objetivos. ¿Sólo es literatura la buena literatura?. ¿Es un oxímoron la expresión literatura popular? ¿Es la crítica literaria la que legitima la calidad de una obra?. Tradicionalmente, el valor de una obra literaria era el de su capacidad para perturbar la ideología en el seno de la cual se sostenía, aunque a veces no es la interpretación de la obra por parte del lector la que condiciona este objetivo. Según Umberto Eco, los textos de una obra literaria pueden reforzar los códigos, además de cuestionarlos: en la Inglaterra victoriana se animaba a leer a los hombres y mujeres de la clase trabajadora para enriquecer su cultura, pero también para distraerles sobre sus privaciones. Para los comisarios culturales, en esa situación la lectura era una alternativa para evitar la revolución.

LA DESAPARICIÓN DE LA NOVELA

goytisolo-naturaleza-novelaPara Luis Goytisolo sólo merecen el nombre de novela aquellos escritos que tengan una cierta calidad literaria. Por eso, para este escritor, no es que la novela ya no exista sino que lo que no existe es la buena literatura, sustituida en la actualidad por los best-sellers, una literatura de consumo que propicia la infantilización y el adocenamiento del gusto. En “Naturaleza de la novela”, premio Anagrama de ensayo 2013, Goytisolo afirma que el género de la novela ha dejado de renovarse, de abrir nuevos caminos, y quienes lo cultivan no hacen sino repetir unas mismas fórmulas con mayor o menor talento. El declive coincide con el auge de los productos audiovisuales y la pantallización de la cultura a través de la televisión, las consolas de videojuegos, el ordenador y los teléfonos móviles. Una situación, además, bendecida por unos planes de enseñanza que han eliminado unos conocimientos que incluían hace algunos años. La pérdida de esos conocimientos explicaría en parte el éxito de los nuevos productos. El peligro de que la lectura se convierta en una actividad especializada, en algo prescindible para las mayorías, no es que constituya un riesgo para el futuro sino que, para Goytisolo, “ya estamos en ello”. El verdadero problema es que la desaparición de la lectura conduce a la desaparición de la creación literaria: “Una vocación de novelista difícilmente va a surgir en quien se ha formado en un medio donde la cultura y los conocimientos adquiridos y el empleo del tiempo libre poco o nada tengan que ver con la creación literaria” (p.174).

La llamada crisis de la novela, que se viene manifestando desde la segunda mitad del siglo XX, está a punto de terminar con la desaparición de un género que ha durado alrededor de cuatro siglos. En esta obra Luis Goytisolo hace un recorrido por la historia de la novela desde sus primeras manifestaciones, dando una gran importancia para la evolución del género a la difusión de los textos bíblicos del antiguo y nuevo testamentos a raíz de la aparición de la imprenta, que facilitó la lectura en solitario. Resulta muy interesante su distinción entre la novelística bíblica, inspirada en el antiguo testamento, en la que el mundo se presenta como una fuerza superior inapelable, y la evangélica, basada en el nuevo testamento, en la que el yo se enfrenta al mundo impulsado por un fuerte propósito. Goytisolo traza un hilo conductor de la novela cuyos orígenes sitúa en la epopeya clásica, el “Cantar de Roldán” y el “Mio Cid”, que pasa por la “Divina Comedia”, “El Decamerón” y “La Celestina” y desemboca en el “Quijote” como punto de partida de un nuevo género. Un género que se consolida en el siglo XIX con autores como Goethe, Stendhal, Balzac, Flaubert y Dickens. Que alcanza un alto nivel con la literatura rusa (Tolstoi, Dostoievski) y norteamericana (Melville, Henry James) y que llega a su punto culminante en la primera mitad del siglo XX con Proust, Joyce, Thomas Mann, Kafka, Musil y la generación perdida americana (Fitzgerald, Dos Passos, Hemingway y sobre todo Faulkner). A partir de este punto, según Goytisolo, la novela iniciaría un declive que en la actualidad la estaría llevando a su extinción como género.

Si te interesan nuestros contenidos,
subscribe nuestro boletín de titulares

Sobre Francisco R. Pastoriza

Profesor de la Universidad Complutense de Madrid. Periodista cultural Asignaturas: Información Cultural, Comunicación e Información Audiovisual y Fotografía informativa. Autor de "Qué es la fotografía" (Lunwerg), Periodismo Cultural (Síntesis. Madrid 2006), Cultura y TV. Una relación de conflicto (Gedisa. Barcelona, 2003) La mirada en el cristal. La información en TV (Fragua. Madrid, 2003) Perversiones televisivas (IORTV. Madrid, 1997). Investigación “La presencia de la cultura en los telediarios de la televisión pública de ámbito nacional durante el año 2006” (revista Sistema, enero 2008).

Ver también

cd-music-of-spain

Magdalena Llamas: sings Falla, Lorca & Ruiz en Music of Spain 

La mezzosoprano Magdalena Llamas ha presentado en Madrid su más reciente trabajo discográfico, Music of …

2 comentarios

  1. exhaustivo y muy pedagógico. Se agradecen artículos así.

  2. Abel Manríquez Machuca

    Muy buen artículo, académico, entretenido, profundo, reflexivo. Lo leeré varias veces. Contiene análisis a preguntas que me he planteado más de alguna vez.
    Cuando se trata de definir algo, sea literatura o cualquier otra cosa, se puede terminar fácilmente en el dilema de qué fue primero ¿el huevo o la gallina?
    Si literatura es escribir, unir letras, palabras, oraciones con un significado y utilidad, entonces hasta la lista de compras del supermercado entra allí. Si es estampar en algo tangible y perdurable la oralidad, ídem (los académicos suelen decir cuando citan el conocimiento escrrito de otros: “según la literatura”).
    Pero también todos entendemos finalmente las cosas con una generalidad común y eso funciona.
    Es así que creo que literatura, es, escribir creando una historia o alegoría, que genera una realidad bella, estética, creativa, o remecedora, que percibimos y apreciamos con los más sensibles sentidos del yo interior. Esas historias o alegorías pueden tener muchas variaciones, pero en el efecto son comunes, nos remecen o conmueven interiormente en sentimiento e intelectualidad. Incluso pueden ser “copias” de textos de otros. Nicanor Parra el más importante poeta chileno, llamado el antipoeta, en su línea creativa más relevante toma textos archiconocidos (de otros autores por lo general) pero los organiza, les suprime o les agrega algo, en fin, generando un resultado distinto pero impactante y significativo. Ej.: “Puro Chile es tu cielo azulado”.(primera frase de la canción nacional de Chile, letra E. Lillo). Según Parra hoy época de crisis ecológicas: “¿Puro Chile es tu cielo azulado?”.
    La novela es la máxima forma, la más compleja de contar historias por escrito, con el efecto que ya hemos comentado. Tiene múltiples variaciones. Hoy la cultura audiovisual en sus mejores resultados (filmes) me doy cuenta que suele basarse en novelas o diarios de vida. Se nutre de la literatura y creó un subgénero, el de guión o libreto y el de guión o libreto adaptado.
    Nos gustan la historias, las necesitamos además. Mientras las requeriremos, se seguirán escribiendo. Las novelas se irán adaptando, volverán quizás a lo clásico, o se harán más breves posiblemente y de lenguaje más directo (de hecho los mejores escritores que conozco de la actualidad, Hemingway, García Márquez, Vargas Llosa, antes ejercieron periodismo, donde el estilo es menos rebuscado, menos barroco, más “natural” y directo). Yo apostaría por una era de novelas cortas, no por eso superficiales. Un solo ej. “Crónica de una muerte anunciada”, de G. García Márquez; genial y profunda, pero también me recuerdo de su primera novela “La hojarasca”, más corta todavía y con tres narradores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *