Influencia de los GBU en la formación de Mandela

Continúan apareciendo artículos en torno a la cada vez menos ‘supuesta’ relación de Nelson Rolihahla Mandela con entornos cristianos. Ahora es  la International Fellowship of Evangelical Students (IFES), la organización internacional de estudiantes evangélicos de la que forman parte los Grupos Bíblicos Universitarios (GBU) en el mundo hispanohablante, la que sostiene en un artículo del que se hace eco Actualidad Evangélica que “el cristianismo, especialmente el ministerio estudiantil, jugó un papel crucial en infundir los valores que Nelson Mandela encarnó durante su vida”. Este es el artículo que publica Actualidad Evangélica:

El joven Nelson Mandela estudió en la Universidad Metodista de Fort Hare en su juventud

Siendo estudiante en la Universidad Metodista Forte Hare, el joven Mandela se unió a lo que entonces era el movimiento IFES (International Felowship of Evangelical Students) en Sudáfrica, la Students Christian Association, equivalente (y vinculada) a nuestros Grupos Bíblicos Unidos (GBU), y se involucró activamente en la enseñanza de clases biblias dominicales en los pueblos cercanos.

La reciente desaparición física de Nelson Mandela ha vuelto los ojos del mundo hacia su figura, convertida en icono universal de la reconciliación, en busca de sus orígenes e influencias. El resultado de esta revisión biográfica es diverso, como sucede con todas las personalidades singulares de la historia. Así, hay tantos “Mandelas” como intérpretes hay de su trayectoria personal, social y política.

El ‘Madiba’ guerrillero, condenado a cadena perpetua e incluido en la lista de hombres más peligrosos para la seguridad de los EEUU -¡hasta julio de 2008!- y el Mandela de la paz y la reconciliación, son la misma persona, por antagónicas e “irreconciliables” que puedan paracer a priori ambas figuras.

También ha habido voces que le han descrito como “un profeta laico” -pese a que él mismo rechazó esta definición- en un intento, quizás, de minorizar la importancia de la influencia de la fe evangélica en su formación religiosa, espiritual y cultural.

Una importante influencia cristiana metodista

Pero lo cierto es que tal influencia es innegable y mucho más importante de lo que algunos pretenden, como se observa en su propia autobiografía, El Largo Camino Hasta la Libertad, y como lo indican algunos de los testimonios recogidos por la Fraternidad Internacional de Estudiantes Evangélicos (IFES en su sigla en inglés), organización a la que están vinculados los Grupos Bíblicos Unidos de España (GBU).

Cuando falleció Nelson Mandela, el arzobispo protestante Desmond Tutu, un amigo cercano a Mandela, citó varios incidentes que ilustraban en detalle “este increíble icono de magnanimidad y compasión” que buscó la reconciliación entre la gente de Sudáfrica.

El reverendo bautista Jesse Jackson, un activista de los derechos civiles estadounidense y ministro de la iglesia, también habló acerca de Mandela como alguien “que eligió la reconciliación en lugar de la venganza”.

 Activo miembro de los Grupos Bíblicos Universitarios

Septi Bukula, un miembro sudafricano del Comité Ejecutivo Internacional de IFES reflexiona acerca del fallecimiento de este hombre que ha significado tanto, no solo para los sudafricanos, sino para gente de todo el mundo: “El amor y el trabajo de Madiba por los niños -estableció el Mandela Children’s Fund– me ha inspirado mucho, especialmente cuando tuve el privilegio de servir durante cinco años en el Comité de Visión Mundial en Sudáfrica, un ministerio que se centra especialmente en los huérfanos y los niños vulnerables. Esta inspiración sigue viva hoy, ahora que mi mujer y yo cuidamos de 16 niños huérfanos.”

“Buscando descubrir las influencias de la vida de Mandela, los medios se han centrado principalmente en su infancia pobre, su educación y su encarcelamiento. No obstante, lo que pocos sabrán es que el cristianismo, especialmente el ministerio estudiantil, jugaron un papel crucial en infundir los valores que el Sr Mandela encarnó durante su vida.

“Como un joven estudiante de secundaria, le influenció mucho el gobernador del Clarkebury Institute, el Reverendo G. Harris. Más adelante diría que Harris ‘fue un ejemplo de un hombre dedicado sin egoísmo a una buena causa… un importante modelo para mi’.

En la época estudiantil de Mandela, la Universidad Metodista de Fort Hare era la intitución académica más prestigiosa a la que podía asistir un sudafricano negro

En la época estudiantil de Mandela, la Universidad Metodista de Fort Hare era la intitución académica más prestigiosa a la que podía asistir un sudafricano negro.

“En la Universidad Metodista Fort Hare, recuerda que ‘nos exhortaban a que obedeciéramos a Dios’. Fue ahí donde se unió a lo que entonces era el movimiento IFES en Sudáfrica -la Students Christian Association– y se involucró en la enseñanza de clases biblias dominicales en los pueblos cercanos. En su autobiografía, El Largo Camino Hasta la Libertad, el Sr. Mandela recuerda el impacto de la iglesia sobre su vida: ‘La Iglesia concernía a este mundo y al siguiente: Vi que virtualmente todos los éxitos de los africanos parecían haber ocurrido a través de la obra misionera de la Iglesia.'” [1]

“Es un tributo profundo y especial que el Sr. Mandela llevara y personificara estas enseñanzas y valores cristianos, sobreponiéndose a este sufrimiento inconmensurable, y por tanto, haciendo más que la mayoría de las personas en la formación de un mundo mejor para la humanidad.”

“El reconocimiento del papel desarrollado por el ministerio estudiantil en la creación del icono en el que se convirtió el Sr Mandela me recuerda a unas palabras especiales de otro compañero de IFES: ‘Por eso jamás podemos permitirnos irnos del campus.’ ¡Muchos de los estudiantes cristianos de hoy en día están inspirados a trabajar fielmente para Cristo en sus instituciones, sabiendo que su labor podría llegar a producir otro icono para la humanidad!”

 Seguir el ejemplo de Jesús

Ahora que se acerca la Navidad, animan desde la IFES, “Esforcémonos (…) como hiciera Mandela, en seguir el ejemplo de Cristo y ser reconciliadores en nuestras universidades e iglesias, en nuestro trabajo y en nuestro ocio y en toda la sociedad. En palabras de Daniel Bourdanné, Secretario General IFES, “Mientras celebran la vida de Mandela y lloran su muerte, le pido a Dios que les dé el valor para seguir viviendo vidas que muestren el amor y la justicia de Dios, manteniendo los ojos fijos en Jesús, el autor y perfeccionador de nuestra fe.”

[1] Mandela se graduó en Healdtown, una estricta universidad Metodista, y cursó estudios superiores en la Universidad Metodista de Fort Hare (primera universidad en Sudáfrica para los africanos negros). Fue aquí donde conoció a su amigo de toda la vida y socio Oliver Tambo. Tanto Nelson Mandela y Oliver Tambo acabaron siendo expulsados ​​de Fort Hare en 1940 por su activismo político, pero eso no significa que esa educación no hubiera dejado una huella positiva en su formación y pensamiento que, posteriormente, le sería de importancia capital para su tarea de reconciliación nacional.

IFES: “Mandela, un líder imperecedero”

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.