Inicio / NOTICIAS / Litiasis vesicular, algo más que piedras

Litiasis vesicular, algo más que piedras

La litiasis vesicular (piedras en la vesícula) es una de las enfermedades más frecuentes que normalmente es diagnosticada de forma casual al investigar otras patologías salvo que de clínica. Es importante saber que esta enfermedad crónica y multifactorial, tiene una elevada frecuencia y podría presentar muchas complicaciones si no se opera a tiempo. Se sabe que se han descubierto cálculos vesiculares en las momias egipcias que datan del año 3000 A.C.  así que no estamos hablando de una enfermedad que no haya tenido lugar o que sea rara.

La principal función de la vesícula biliar es recoger la bilis que segrega el hígado, concentrarla y lanzarla al duodeno cuando es necesario para hacer la digestión y también para la saponificación de los alimentos grasos.  Si la secreción se estanca en la vesícula, se produce una cristalización y por tanto una precipitación de colesterol, de sales biliares, de lecitina y de pigmentos que aparecen en los cálculos biliares. De ahí que la litiasis se forme por diversas alteraciones en el metabolismo de algunos componentes de la bilis.

Cuando se hacen cálculos biliares (piedras), existe un cambio físico en la bilis y un aumento de la bilirrubina libre que provoca el desarrollo de los mismos. Estas piedras están formadas normalmente por colesterol, bilirrubinato cálcico, proteínas y mucina. Los más normales son los de colesterol producidos por la edad, por la obesidad, por la mala alimentación y en algunas mujeres por las gestaciones múltiples. Es una enfermedad que se da más en mujeres que en hombres, aproximadamente el doble y en los hombres es frecuente llegada la sexta década de la vida.

Mediante una prueba de ultrasonido abdominal, se podrá observar la vesícula y las vías biliares además de los síntomas que refiera el paciente. Como consideración podemos afirmar que la litiasis en la vesícula biliar es una de las patologías más antiguas que afecta al hombre, es muy frecuente y es una de las enfermedades crónicas del aparato del digestivo. Por ello, la operación, (colecistectomía) es uno de los actos quirúrgicos más habituales en la práctica diaria de la cirugía general.

Realmente se desconoce el origen y la patogénesis de la litiasis vesicular aunque siempre se han descrito aspectos de origen genético así como la alimentación que haya tenido el paciente a lo largo de su vida. El cuadro clínico que este presente puede llegar a ser desde poco o nada doloroso; el 80 % de los casos, a muy doloroso, un 20 % por ello, la forma de llegar a un diagnóstico se complica salvo que el paciente haya sido explorado mediante una ecografía normalmente solicitada por otro motivo.

Ante la pregunta, ¿me opero o espero? Es importante saber qué opina el médico y si es conveniente esperar un tiempo o hacerlo inmediatamente ya que las complicaciones de la litiasis vesicular pueden derivar en colecistitis aguda, hidrocolecisto, piocolecisto, colangitis ascendente y pancreatitis coledociana. En cualquier caso lo tendrá que hacer tarde o temprano y su salud mejorará inmediatamente. Actualmente se considera una operación que no entraña ningún riesgo, se practica con laparoscopia y el tiempo de recuperación es inferior a cinco días.

Sobre Ana María De Luis Otero

PhD, Doctora C.C. Información. Periodista. @anadeluis Divulgadora Científica. Profesora Universitaria. Fotógrafo. Consultora de Comunicación. -www.consultoriadecomunicacion.com Comprometida con la Discapacidad. Miembro Consejo Asesor de la Fundación Juan José López-Ibor. Miembro del Comité Asesor de Ética de Eulen Servicios Sociosanitarios. Presidenta de D.O.C.E Discapacitados otros Ciegos de España @asociaciondoce www.asociaciondoce.com Autora del Libro Fotografía social, Editorial Anaya.

Ver también

Ponentes del Festival de Filosofía de Málaga posan con el cartel de la muestra

Carta de los Filósofos a emigrantes y refugiados en España

La sede de Málaga Acoge ha sido el escenario de la lectura de una ‘Carta …