La esclavitud moderna en Iberoamérica

La esclavitud moderna en España y en las Américas afecta a hombres, mujeres y niños, y se ha manifestado bajo formas de trabajo forzado, explotación sexual y, en menor grado, la mendicidad forzosa, señala el informe de la Walk Free Foundation Índice Global de la Esclavitud 2016.

Los menores trabajan en condiciones de esclavitud en múltiples industrias
Los menores trabajan en condiciones de esclavitud en múltiples industrias

El trabajo forzoso afecta principalmente a hombres y mujeres en el trabajo doméstico, en la agricultura, la minería y la construcción, sobre todo en América del Norte y Central y el Caribe. El trabajo forzoso es un problema frecuente entre los grupos indígenas de Perú, Bolivia y Colombia. Estas encarnaciones de la esclavitud moderna son frecuentes en las industrias no calificadas con mucha mano de obra, como la agricultura, la fabricación de ropa, la construcción y la minería.

Los hombres jóvenes son particularmente vulnerables al trabajo forzoso. La inversa es el caso de la explotación sexual comercial, donde las mujeres y los niños son más propensos a reportar casos en América del Sur. La explotación sexual es particularmente frecuente entre las comunidades vulnerables, incluidas las grupos transexuales lesbianas, gays, bisexuales y (LGBT) de América central y del Sur, y los niños en los sistemas de bienestar en los Estados Unidos.

El informe concluye que en las Américas hay 2.168.600 personas esclavizaadas, y en España hay un total aproximado de 8400 personas que viven en situación de esclavitud, cifra que aumenta hasta los 45,8 millones de personas alrededor del mundo, 1.243.400 de ellas en Europa.

A través de encuestas efectuadas por Walk Free Foundation, la prevalencia de la esclavitud moderna se puede identificar con más precisión en varios países de las Américas, entre ellos Brasil, Guatemala, México, Chile, República Dominicana y Bolivia.

La pobreza es un factor de motivación que impulsa a las poblaciones vulnerables, poco calificadas, para migrar donde a menudo, a su llegada, son vulnerables al abuso y la explotación. Estas prácticas son evidentes en todo el continente americano, y los países más ricos, como Estados Unidos y Canadá no son inmunes a este tipo de explotación, especialmente en el sector agrícola.

Otros sectores también han sido identificados como de alto riesgo, incluyendo la construcción, la hostelería y el servicio doméstico. Sin embargo, la detección de esta explotación se hace más difícil, ya que un gran porcentaje de las víctimas de la explotación laboral entran en los Estados Unidos con visados válidos, por el que muchas de las víctimas pagaron un promedio de 6150 dólares en honorarios de contratación.

Los casos notificados de la prostitución forzada y la explotación sexual comercial de los niños en toda la región reflejan un complejo patrón de la migración interna y externa. Las mujeres jóvenes y niños migran del campo a las ciudades, o para las naciones más ricas, o en algunos sitios de minería, con la promesa de empleo, pero al llegar se ven sometidos a trabajo forzoso, la servidumbre por deudas y la explotación sexual por parte de su reclutador.

Una ONG sobre el terreno en Perú estima que, en 2010, en una sola zona de minería de oro había aproximadamente 2000 profesionales del sexo, de las cuales 60 por ciento eran niñas.

La explotación sexual comercial de niñas y mujeres es altamente prevalente en México, particularmente en la ciudad de Tenancingo, donde la interacción de los sindicatos del crimen organizado, la disposición de los muchachos jóvenes para convertirse proxenetas captando víctimas, y la coerción a través amenazas violentas se combinan para atrapar a las mujeres y las niñas en un ciclo de explotación sexual.

El reclutamiento también está aumentando en otros estados, incluso en las comunidades rurales en América Central. Las mujeres y niñas de Guatemala, Honduras, El Salvador, México y otras naciones de las Américas son objeto de tráfico por miembros de la familia a los Estados Unidos.

Después de su llegada, el patrón de migración de las víctimas latinas de trata sigue una trayectoria similar a la del tráfico de drogas y armas en los Estados Unidos, debido a la participación de grupos delictivos organizados.

La evidencia anecdótica sugiere que algunas de estas mujeres y niñas son explotados en las industrias que se caracterizan por el predominio de los trabajadores varones; en particular en el sector agrícola, donde los trabajadores agrícolas en los Estados Unidos que sufren explotación tienen una gran demanda de servicios sexuales baratos por por una combinación de aislamiento y ausencia de la familia.

Corrupción judicial y en el control de fronteras

Pobreza y corruptos sistemas judiciales y de control de fronteras son los principales contribuyentes a la industria del tráfico en las Américas. Contrabandistas de personas que operan entre México y los EEUU proporcionan la entrada ilegal de migrantes, sin embargo, el costo es a menudo una gran deuda y puede implicar el pago a través de la esclavitud sexual o trabajo forzado.

América Latina presenta altos índices de violencia contra la mujer, con la clasificación de El Salvador como el país con mayor tasa de homicidios de mujeres en el mundo. Debido a estas tasas de criminalidad, un gran número de mujeres están buscando asilo en países como los Estados Unidos, donde son particularmente vulnerables a la explotación sexual. También hay informes que evidencian que las personas lesbianas, homosexuales, bisexuales y transexuales en América Latina y el Caribe son objeto de trata con fines de explotación sexual en Europa occidental.

Los niños se ven afectados por las actitudes culturales con respecto a los menores en el trabajo, factor que contribuye a la explotación laboral de los niños. Por ejemplo, se sugiere que los niños que trabajan en las calles aliviarán la presión sobre las familias afectadas por la pobreza, especialmente en las comunidades indígenas. Así, la ambigüedad legal entre el trabajo infantil legítimo y la explotación y el tráfico sigue obstaculizando los esfuerzos para proteger a los niños.

Los niños no acompañados son particularmente vulnerables a la trata y explotación moderna. Flujos transnacionales muestran una tendencia hacia los Estados Unidos y Canadá, sin embargo, los flujos migratorios se producen también entre los estados de América del Sur. En octubre y noviembre de 2015, 10.558 niños cruzaron la frontera de México a Estados Unidos. La situación jurídica de estos niños está plagada de incertidumbre. En 2015, el Gobierno de los Estados Unidos proporcionó millones en fondos para ayudar al gobierno de México para acabar con estos migrantes, y también proporcionó fondos a Guatemala, Honduras y El Salvador para ayudar a la reinserción de los migrantes que habían sido devueltos.

Indígenas

La discriminación sistémica en las Américas hacia los grupos indígenas aumenta el riesgo de explotación. La grave situación de los aproximadamente tres millones de niñas indígenas explotadas en las industrias de servicios y redes sexuales llevó la cámara baja del Congreso mexicano para etiquetarlos como el grupo más vulnerable de México.

Del mismo modo, en Bolivia, la comunidad indígena guaraní es explotada en el industria agrícola, en el que trabajan en condiciones de trabajo forzoso.

Los factores de riesgo de pobreza, falta de educación, el abuso sexual, la falta de apoyo social y los problemas de salud físicos o mentales son frecuentes en las poblaciones de nativos americanos en los Estados Unidos, lo que aumenta el riesgo de tráfico sexual de mujeres indígenas jóvenes y niñas.

Respuestas de los gobiernos

En las Américas, las clasificaciones más altas de respuesta de los gobiernos se llevaron a cabo por los Estados Unidos, Argentina, Canadá y Brasil.

Las respuestas gubernamentales fueron particularmente pobres en Cuba y Surinam.

Mientras que el gobierno de Cuba ha procesado con éxito a los traficantes de sexo, sigue negando la existencia de trabajo forzoso como un problema dentro de sus fronteras y no ha tomado ninguna medida para abordar esta cuestión. De hecho, ha habido denuncias porque el gobierno coacciona a los médicos a trabajar en las instituciones médicas en el extranjero por su propio beneficio económico.

Enlaces:

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

1 Comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.