La inacción política bloquea una vez más la protección del océano Antártico

En la actualidad, solo el cinco por ciento de las aguas antárticas están protegidas

La reunión de la Comisión para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCAMLR) ha finalizado sin llegar a un acuerdo sobre nuevas Áreas Marinas Protegidas, informa Greenpeace, miembro de la Coalición para la Antártida y el Océano Austral (ASOC).

De nuevo, la Comisión ha permitido que la explotación pesquera impulse y consuma su agenda, lo que significa que la protección de los océanos se ha quedado atrás. En la actualidad, solo el cinco por ciento de las aguas antárticas están protegidas, a pesar del compromiso que tenía la Comisión de tener completada una red representativa de áreas marinas protegidas para 2012.

«Apenas unos días antes de la COP climática en Glasgow, el fracaso de la reunión de la Comisión del Océano Antártico para proteger la última frontera natural en la Tierra es un nuevo ejemplo de cómo la inacción de los gobiernos nos ha llevado a la crisis del clima y la naturaleza», ha declarado Pilar Marcos, responsable de Océanos de Greenpeace.

«Estamos extremadamente decepcionados por ser testigos, una vez más, de cómo se pierde esta oportunidad de asegurar lo que podría haber sido el acto único más grande de protección oceánica en la historia, por medio del establecimiento de tres AMPs vitales en la Antártida. El planeta y las valiosas aguas de la Antártida no pueden darse el lujo de un año más de falta de acción», dijo Claire Christian, directora ejecutiva de la ASOC.

Pingüinos Adeli oceano Austral © Greenpeace Jiri Rezac 2008
Pingüinos Adeli oceano Austral © Greenpeace Jiri Rezac 2008

El Océano Antártico envuelve el continente de la Antártida y es el hogar de una vida salvaje única; incluyendo diversos hábitats en el lecho marino y zonas de alimentación esenciales para pingüinos, focas y ballenas. La Comisión del Océano Antártico fue establecida por una convención internacional en 1982. Está integrada por veinticinco gobiernos y la Unión Europea, y su objetivo es proteger la vida marina antártica, incluida la gestión de las pesquerías.

La Comisión tenía sobre la mesa tres propuestas para nuevas Áreas Marinas Protegidas (Antártida Oriental, Mar de Weddell y la de la Península Antártica). La protección de estas tres grandes áreas salvaguardaría casi cuatro millones de kilómetros cuadrados del Océano Antártico, aproximadamente el tamaño de la UE. La comunidad científica señala que al menos el treinta por ciento de los océanos a nivel mundial deben estar protegidos para 2030 para salvaguardar la vida marina.

Dos de las propuestas fueron presentadas conjuntamente por la UE y sus Estados miembros, Australia, India, Corea, Nueva Zelanda, Noruega, Ucrania, Reino Unido, Estados Unidos y Uruguay, mientras que la tercera fue propuesta por Argentina y Chile. A pesar del fuerte apoyo de una gran mayoría de miembros, no se ha llegado, de nuevo en 2021, a ningún acuerdo para proceder a su declaración.

En octubre de 1991, hace exactamente treinta años, los gobiernos de todo el mundo acordaron prohibir la extracción de petróleo y la minería en la Antártida. Este acuerdo visionario demostró que todo es posible cuando los gobiernos trabajan juntos. Hoy en día, se necesitan acciones urgentes para abordar la emergencia climática y natural que enfrenta nuestro planeta. La degradación del clima, la contaminación y la pesca en expansión ya están afectando a los frágiles ecosistemas antárticos.

La pesca de kril en particular ha aumentado de manera constante desde 2010. El kril antártico (Euphausia superba) sustenta todo el ecosistema antártico, proporcionando alimento para todo, desde peces hasta focas, pingüinos y ballenas. El kril antártico también ayuda a almacenar hasta 23 Tm de carbono, equivalente a las emisiones de las viviendas del Reino Unido. El rápido calentamiento ya ha provocado una contracción significativa en la distribución del kril: el centro de distribución se ha desplazado hacia el sur 440 km durante los últimos cuarenta años.

Greenpeace, como parte de la Coalición del Océano Antártico y Austral (ASOC), pide a la Comisión que demuestre liderazgo y visión, creando una red de santuarios oceánicos antárticos, libres de actividades nocivas, como parte de una red de santuarios oceánicos que cubren en al menos el treinta por ciento de los océanos del mundo para 2030.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.