La patronal bancaria niega las ayudas públicas al Popular

José María Roldán: «los esquemas de protección de activos no son ayudas públicas a los bancos, son una ayuda a la entidad que tiene el problema»

José María Roldán, presidente de la Asociación Española de Banca (AEB) ha sido el encargado de inaugurar la cuarta jornada del curso ‘La cuarta revolución. ¿Cómo afecta la agenda digital a la economía y a la industria?’, organizado por la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) y la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP).

José María Roldán, presidente de la Asociación Española de Banca (AEB), durante su intervención en el curso de economía organizado por APIE en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander.

En su intervención, ha puesto especial énfasis en la «competencia feroz y salvaje» que existe en el sector bancario español manteniéndose dicha competencia por la llegada de nuevos operadores digitales. Aun así, ha admitido que la concentración de la banca en España es la más alta de los grandes países europeos, como ayer alertó el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri.

Para Roldán, la opción que se ha escogido con el Banco Popular es la mejor para los clientes y acreedores. Ha señalado que había cuatro opciones: banco puente, gestora de activos, el concurso de acreedores y la subasta, que es la que se eligió.

«La liquidación siempre será mucho peor que cualquier otra opción», ha asegurado José María Roldán, quien ha celebrado que se resolviera sin recursos públicos aun a pesar de la insistencia de los periodistas presentes. De esta manera, ha remarcado que no puede aceptar que sean ayudas al sector: «Los esquemas de protección de activos son uno de los elementos que se utilizó en España para rescatar cajas en problemas. Eso es parte del precio», ha explicado. «No es una ayuda pública a los bancos, es una ayuda a la entidad que tiene el problema”.

La descapitalización del Popular comenzó con el concurso de Martinsa Fadesa

Aristóbulo de Juan, exgobernador del Banco de España.

Por su parte, el veterano ex director general del Banco de España Aristóbulo de Juan ha dado hoy una visión diferente sobre la crisis del Banco Popular a las previamente establecidas, al igual que echa de menos la «autocrítica» por parte del actual equipo gestor del Banco de España en su informe sobre la crisis financiera.

Para el que durante décadas fuera una de las personas más relevantes del sistema bancario español, es «más importante» la supervisión que la regulación, «porque si la regulación tiene lagunas una buena supervisión las subsana, y si la regulación es muy buena una mala supervisión lo puede estropear todo».

«Es un tema que tenía que haber empezado a abordarse en 2008. No lo han hecho supervisores, auditores y gestores», ha criticado. Ha recordado que en julio de ese mismo año, cuando entró en concurso de acreedores Martinsa Fadesa, fue cuando empezó la “descapitalización” del Popular. Así, en los años siguientes aparecía en muchas ocasiones primero en el ranking de acreedores de varios concursos pero no se provisionaban estos riesgos.

La sesión de hoy ha concluido con la intervención del consejero delegado de Endesa, José Bogas, quien ha tratado de transmitir tranquilidad ante la situación de la central nuclear de Garoña. En este sentido ha destacado que la central nuclear está «en perfecto estado de revista» y que «podría seguir adelante» desde el punto de vista del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), pero ha apuntado la necesidad de llegar a un consenso con los partidos políticos.

José Bogas, Consejero Delegado de Endesa, durante su intervención en el curso de economía organizado por APIE en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo de Santander.

A pesar de ello, Bogas ha señalado que las centrales nucleares tienen un saldo positivo, pero no son rentables. Las nucleares, añadió, son un jugador imprescindible si España quiere llegar a los objetivos de descarbonización para 2050 y a todas las reducciones paulatinas que deben alcanzarse en los años anteriores. “Para que cumplamos los objetivos de 2030 (que suponen una reducción del 60 % en las emisiones de CO2), desde este momento tenemos que ampliar el patio de renovables en 30 000 megawatios, lo que supondrá un esfuerzo tremendo. Si eliminas las nucleares, eliminas 7000 megawatios. Tendrías que sustituirlos por algo. 7000 megawatios de ciclos combinados harán que en 2050 no cumplas las emisiones cero, y además, se producirá una subida de precio de entre un 15 y un 20 %. Así que son necesarias las centrales nucleares”.

También ha admitido el alto precio eléctrico, pero descarta volver a niveles de enero y ha añadido que para ello «tendría que haber una circunstancia nueva, excepcional». Ha explicado que los precios actuales, en torno a 50 euros el megavatio hora (MWh), son mayores de lo habitual, algo que se debe a la baja producción hidráulica y eólica.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Licenciado en Economía, ejerzo como economista y asesor a la par que colaboro con el diario Nueva Tribuna desde su nacimiento en 2007. Amante de los deportes de mar y montaña, fundé la revista digital Sal&Roca. Siempre inquieto y buscando nuevas oportunidades.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.