Mujeres y su futuro

Confianza en nosotras mismas desde la fraternidad.

Agradecimiento a Clara Campoamor por su defensa de los derechos de las féminas.
Agradecimiento a Clara Campoamor por su defensa de los derechos de las féminas.

El futuro de las mujeres no ha de concebirse pegado a un hombre, ni a ningún mandato sexista estereotipado que la deje en un segundo plano, y a expensas de una simplicidad dicotómica, ser una buena mujer esposa y madre al servicio de la familia, o una mala mujer que se dedique a otra cosa que no sea el papel que le han asignado, siendo “un poco” sospechosa casi siempre.

Mucus, inteligencia natural de un moco, se pregunta: ¿Cómo van a evolucionar las personas, si para hacer su propio camino tienen que depender de algo o de alguien, siendo lo más probable que se vean “obligadas” a obedecer, más que a ser ellas mismas? ¿Cómo van a desarrollar las propias aptitudes? ¿Cómo se va a visibilizar a las mujeres si se las oculta? ¿Cómo vamos a construir una sociedad rica en potencial humano, si se impide a las mujeres que desarrollen sus cualidades imposibilitando su aportación a la colectividad?  ¿Cómo vamos a respetar la propia individualidad, si el pensamiento se reduce a los prejuicios? ¿Cómo vamos a trabajar por los derechos humanos, si no somos capaces de empatizar tanto cognitiva como emocionalmente con las personas desdichadas, desfavorecidas…? ¿Cómo se a acabar el maltrato y los asesinatos de mujeres por parte de las parejas o ex parejas, si se las sigue culpabilizando por ello? ¿Cómo vamos a conseguir que las mujeres sean autónomas y libres si no tienen independencia económica? ¿Cómo  conseguir solidaridad en una cultura sexista, clasista y competitiva con las mujeres? ¿Cómo van a confiar las mujeres en sí mismas, si la cultura las juzga, las considera menos capaces y las remunera menos que a los hombres por el mismo trabajo? ¿Cómo van a defender las mujeres sus derechos, sin solidarizarse entre ellas?

De ahí la importancia de practicar dos conceptos, uno la sororidad, que es la solidaridad y concordia entre mujeres, que implica un reconocimiento mutuo, plural y colectivo.

Otro el empoderamiento de las mujeres  consiste en el aumento de la participación de las mismas en los procesos de toma de decisiones y acceso al poder. Esta expresión conlleva también otra dimensión: la toma de conciencia del poder que individual y colectivamente ostentan las mujeres y que tiene que ver con la recuperación de la propia dignidad como personas.

Clara Campoamor (1888-1972) fue una defensora de los derechos de la mujer y principal impulsora del sufragio femenino en España, logrado en 1931 y ejercido por primera vez en 1933. En la guerra civil huyó de España y murió exiliada en Suiza. Me ha parecido oportuno recordar una de sus afirmaciones: “Defendí en Cortes Constituyentes los derechos femeninos. Deber indeclinable de mujer que no puede traicionar a su sexo”.

Toda una lección, las mujeres tenemos el deber de apoyarnos desde la fraternidad para ayudarnos a potenciar nuestra autoestima estimulando, favoreciendo y reafirmando nuestras cualidades (destrezas, talento, ingenio, facultades, arte, inteligencia…) para aprender a confiar en nosotras mismas y así poder aportar lo mejor a la colectividad.

Vamos a visibilizarnos en sororidad, no como quiere la culturO machista, sexista y patriarcal, es decir divididas, ninguneadas, ocultando la valía y los logros, y mostrando carne fresca… claro que en otras culturOs las esconden y anulan de cuerpo entero…

Mucus esputa: Para la culturO machista, sexista y patriarcal, las mujeres no están para respetarlas, están para usarlas y juzgarlas según su criterio acusador y culpabilizador.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Me llamo Marisa Babiano Puerto, o sea Mar de risa y aunque habitante habitual de la Babia, me gustaría mejorar y llegar a buen Puerto. Después de licenciarme en Psicología y enterarme sobre algo del comportamiento humano en general y el sexista en particular, no pude por menos que interesarme por el humor. Además de formarme en intervención con víctimas de violencia de género, he trabajado a través del humor gráfico temas de igualdad, prevención VG, conciliación y convivencia escolar, comenzando en 1999 en el Área de la Mujer en Torrejón de Ardoz. El 29 de febrero del 2000 publiqué mi primera viñeta en prensa escrita, desde entonces y hasta hoy, que lo sigo haciendo en periódicos digitales. Así he pasado por: "Sur Madrid", "Global Henares", "Diario de Alcalá" y el digital cronicadearagon.es. Con participaciones puntuales en "El Ideal" de Granada y en la revista "Ideas & Negocios". He realizado exposiciones individuales y he concurrido en exposiciones y muestras colectivas de humor gráfico tales como: Muestras de Humor Social organizadas por la Universidad de Alicante, Muestras Internacionales de las Artes del Humor organizadas por el Instituto Quevedo del Humor dependiente de la Fundación General de la Universidad de Alcalá de Henares y en el Salon International du Dessin de Presse et d´Humour en Saint-Just-Le-Martel (Francia).

1 Comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.