Reumatología: diagnóstico mediante análisis clínicos

Ante el paciente con presunta enfermedad reumatológica, el médico debe considerar primero las manifestaciones clínicas y el propósito de cada análisis.

Los análisis clínicos son muy útiles para diagnosticar enfermedades reumáticas cuando se encuentra el factor reumatoide, el anticuerpo antiséptico citrulinado, los anticuerpos antinucleares, los antifosfolípidos, el ancitoplasma de neutrófilos y el análisis de antígeno leucocitario humano B27 posiblemente alterados.

 

Esto que aparentemente sería la solución no lo es cuando los resultados de los mismos son negativos o tienen un falso positivo ya que generan en el paciente una ansiedad innecesaria, interconsultas que llegan a ser inútiles y pruebas innecesarias también.

Si el factor reumatoide está alterado este que es un anticuerpo (inmunoglobulina M, IgG o IgA detectará los casos de artritis reumatoide o espondilitis anquilosante aunque no sea específico para estas enfermedades. Esto da lugar a que no puede determinarse con un falso positivo o si es negativo una enfermera reumática. Por otro lado, el anticuerpo antipéptido citrulinado es mucho más específico para la artritis reumatoide (95%), ya que rara vez se lo halla en otras enfermedades, pero su sensibilidad es similar a la del factor reumatoide (68%). El resultado positivo reforzaría el diagnóstico de artritis reumatoide, pero el resultado negativo no lo descartaría.

Los pacientes cuando padecen artritis inflamatoria tienen tumefacción articular que no se debe a traumatismo o hipertrofia ósea, rigidez al comienzo del día, que no dura más de 30 minutos y aumento de los marcadores inflamatorios (eritrosedimentación o proteína C reactiva). La afectación de las pequeñas articulaciones de manos y pies se puede evidenciar por dolor a la compresión de las articulaciones metacarpofalángicas y metatarsofalángicas, respectivamente.

Las características del desarrollo de los síntomas articulares o la presencia de síntomas extraarticulares puede sugerir un problema de base, como gota, artritis soriásica, lupus eritematoso sistémico o sarcoidosis. Cuando los pacientes con factores de riesgo para enfermedad persistente, es decir para el desarrollo de artritis reumatoide, deben ser derivados a un reumatólogo para el tratamiento a tiempo con fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad es que algo más se sospecha en el resto de las pruebas que se piden. Numerosos estudios han mostrado que cuando este tratamiento se inicia tempranamente los pacientes tienen resultados clínicos, funcionales y radiológicos mucho mejores que aquellos en quienes el tratamiento se demora.

La American College of Rheumatology y la European League Against Rheumatism incluyen los siguientes factores pronósticos de persistencia: tienen cantidad de articulaciones afectadas (con mayor importancia dada a la afectación de las pequeñas articulaciones); la duración de los síntomas 6 semanas o más; padecen un aumento de la respuesta de fase aguda (eritrosedimentación o proteína C-reactiva); la prueba serológica positiva (factor reumatoide o anticuerpo antipéptido citrulinado), entre otras cuestiones.

Si ambos son positivos en un paciente con artritis incipiente indiferenciada, el riesgo de progresión a artritis reumatoide es de casi el 100%.

En el caso de detectar el anticuerpo antinuclear, se puede hallar en otras enfermedades además del lupus otras que son autoinmunes como artritis reumatoide, síndrome de Sjögren primario, esclerosis sistémica, tiroiditis autoinmune y miastenia gravis. Los pacientes pueden manifestar infección con microorganismos que comparten el epítopo con autoantígenos (mimetismo molecular); tener tumores malignos; utilizar fármacos como hidralazina, procainamida y minociclina, entre otros hallazgos.

El anticuerpo antinuclear también podría ser producido de vez en cuando por el sistema inmune sano para eliminar los residuos nucleares expulsados de las células que envejecen. El diagnóstico de lupus es directo cuando los pacientes consultan con una manifestación específica como artritis inflamatoria, exantema fotosensible, anemia hemolítica, trombocitopenia o nefritis o con anticuerpos específicos como los anticuerpos contra el ADNds o Sm.

Por otro lado, el diagnóstico en pacientes que consultan con síntomas inespecíficos como artralgia o cansancio con anticuerpos antinucleares positivos y ADN anti-ds y anti-Sm negativos puede ser difícil, incluso para el especialista.

En el caso de espondiloartritis existe una lumbalgia inflamatoria, artritis, enteritis de talón, dactilitis, uveítis, psoriasis, enfermedad inflamatoria intestinal, antecedentes de espondiloartritis, HLA-B27 positivo y aumento de la proteína C reactiva. En estos pacientes existe una inflamación sacroilíaca que se manifiesta con un comienzo insidioso, rigidez al despertar, perturbaciones nocturnas, alivio con el movimiento o la actividad, dolor alternante por la sacroileitis, entre otras cuestiones. En estos pacientes en las imágenes de la columna lumbar las articulaciones sacroilíacas están casi invariablemente afectadas en la espondiloartropatía.

En cualquier caso, las enfermedades reumáticas exigen un diagnóstico exacto y por tanto los análisis clínicos son un complemento a otras pruebas como la Resonancia Magnética o la tomografía axial computerizada (TAC). Todas estas enfermedades se deben aliviar los dolores si existen o persisten los brotes y se debe pautar una tabla de ejercicios para mantener la movilidad del paciente así como ofrecer al paciente terapias biológicas o acudir a la unidad del dolor para paliar los dolores en fases agudas. Sufrir hoy en día es innecesario.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

PhD, Doctora C.C. Información / Periodista / Editora Adjunta de Periodistas en Español / Divulgadora Científica / Profesora Universitaria / Fotógrafo / Comprometida con la Discapacidad, los Derechos Humanos, la Infancia y la Tercera Edad / Miembro Consejo Asesor de la Fundación Juan José López-Ibor / Miembro del Comité Asesor de Ética de Eulen Servicios Sociosanitarios / Miembro de The International Media Conferences on Human Rights (United Nations, Switzerland) / Presidenta de D.O.C.E .- (Discapacitados otros Ciegos de España) - www.asociaciondoce.com / Coautora del libro EL CEREBRO RELIGIOSO junto a la Profesora López-Ibor. Editorial El País Neurociencia https://colecciones.elpais.com/literatura/62-neurociencia-psicologia.html / Autora del Libro Fotografía Social.- Editorial Anaya / Consultora de Comunicación Médica. www.consultoriadecomunicacion.comContacto Periodistas en Español: [email protected]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.