Inicio / NOTICIAS / Derechos Humanos / Rohinyás: cuando las lágrimas cayeron del cielo

Rohinyás: cuando las lágrimas cayeron del cielo

Hace pocos días de mi regreso del área de Cox Bazar (Bangladesh) cercana a la frontera con Birmania como miembro logístico de un equipo de ayuda humanitaria de emergencia, cuya misión se centró en atender urgencias médicas tanto por parte de las nuevas llegadas de refugiados rohinyás que acudían en masa desde Birmania, como por parte de los refugiados de diferentes campos cercanos, tales como Balukhali, Kutupalung 1 , Kutupalung 2 y otros.

14/NOV2017. Un gesto de amor. Una anciana desconsolada que sufría las consecuencias de una desgarradora historia, recibe una caricia por parte de un miembro del equipo. A menudo se produjeron bellísimas escenas de agradecimiento entre los Rohingyas y los voluntarios tras quedar abrazados haciendo desaparecer todas las barreras culturales que crean entre sí los seres humanos, permanecían así durante largos instantes y durante los que a menudo se dejaban escuchar los sollozos de ambas partes.
14/NOV2017. Un gesto de amor.
Una anciana desconsolada que sufría las consecuencias de una desgarradora historia, recibe una caricia por parte de un miembro del equipo. A menudo se produjeron bellísimas escenas de agradecimiento entre los Rohingyas y los voluntarios tras quedar abrazados haciendo desaparecer todas las barreras culturales que crean entre sí los seres humanos, permanecían así durante largos instantes y durante los que a menudo se dejaban escuchar los sollozos de ambas partes.

Como dato a destacar, veo necesario exponer que a los pocos días de trabajo habíamos caído levemente enfermos la mayoría de los miembros del equipo entre deshidratación, diarrea y gripe, lo que no sirve sino para exponer las durísimas condiciones de vida a las que se están enfrentando diariamente los miles de refugiados de los campos que a nuestra partida rondaban ya el millón y muchos de los cuales ni siquiera tienen agua potable y se ven obligados a compartir techo con todos aquellos que tras un infernal éxodo a través de jungla y de agua llegaron heridos o enfermos.

Como segundo dato de interés destaco asimismo que todos los miembros del equipo sufrimos una mayor o menor medida de afectación emocional parecida a estrés postraumático, entre la que se podía destacar una fuerte impotencia al presenciar el sufrimiento ajeno, el sentirnos desbordados, el dolor de que el equipo médico se veía obligado continuamente a seleccionar prioritariamente a pacientes que tenían mayores posibilidades de sobrevivir que otros de mayor edad o de agonía manifiesta, la abrumadora sensación de saber y de tener que comunicar a las familias que a su ser querido –a veces de escasa edad-  le quedaba muy poco tiempo de vida, o el dolor resultante cuando se desvanecía de nosotros esa barrera deliberada con la que intentábamos separarnos del infinito dolor que  atormentaba a aquellos seres y de manera súbita se aparecían como personas muy próximas.

En esos instantes en que desaparecían las barreras por parte de los Rohinyá y por parte de los miembros de nuestro equipo, asimismo lo hacían las barreras religiosas musulmanas o cristianas, las culturales o de raza, los idiomas, las de las nacionalidades y cediendo a todo, aparecía tal vez la expresión más excelsa de amor que pueda aparecer en el ser humano; la de un ilimitado y simple amor a sus semejantes, más allá de los prejuicios con que tan a menudo se conducen los seres humanos.

En una de esas ocasiones, una mujer musulmana rohinyá quedaba abatida y fuertemente abrazada a uno de los miembros del equipo y éste quedaba a su vez abrazado a ella, llenándose ambos de lágrimas, las lágrimas por parte de ella por haber asistido a su marido en su trayecto final, las lágrimas por parte de él por no haber podido hacer lo suficiente, y tras verles a ambos tan fuertemente abrazados, se abatía sobre todos nosotros un profundo silencio, ese silencio que subyace a algo tan lapidario como a la abrupta acometida de la muerte, que se impone a algo tan bello como la súbita e inefable irrupción de un amor que sabedor de la soledad del hombre en el universo, le rescata de las profundidades de su desolación cuando irrumpe un silencio que se sabe eterno.

13/NOV2017. Campo de refugiados de Balukhli. Bangladesh: Pequeña rohinyá Una niña Rohinyá muestra la tarjeta de identidad con nacionalidad birmana expedida por las autoridades de Bangladesh (he ocultado sus datos) y que se ven obligados a tener todos los Rohinyás residentes en sus campos de refugiados. Si bien esta tarjeta le da derecho al reconocimiento de su estatuto de refugiada, no le permite salir del campo ni dirigirse hacia ningún otro punto del país, en donde se encuentra transitoriamente hasta que algún día pueda ser reconocida su nacionalidad. Aunque ella nació en el estado Birmano de Rajine, el gobierno Birmano rechaza reconocer su ciudadanía, lo que le otorga la singular condición de ser una apátrida.
13/NOV2017. Campo de refugiados de Balukhli. Bangladesh: Pequeña rohinyá
Una niña Rohinyá muestra la tarjeta de identidad con nacionalidad birmana expedida por las autoridades de Bangladesh (he ocultado sus datos) y que se ven obligados a tener todos los Rohinyás residentes en sus campos de refugiados. Si bien esta tarjeta le da derecho al reconocimiento de su estatuto de refugiada, no le permite salir del campo ni dirigirse hacia ningún otro punto del país, en donde se encuentra transitoriamente hasta que algún día pueda ser reconocida su nacionalidad. Aunque ella nació en el estado Birmano de Rajine, el gobierno Birmano rechaza reconocer su ciudadanía, lo que le otorga la singular condición de ser una apátrida.

De haber podido, la hubiera adoptado

Hubiera adoptado a aquella pequeña niña tuerta recién llegada y enfundada en harapos que había perdido a toda su familia y que tras haber jugado con mi cámara persistía en quedarse junto a mí. Supongo que nunca olvidaré su mirada cuando los soldados la instaron para que de nuevo se fundiera entre aquella masa uniforme de refugiados recién llegados que aguardaba para pasar un control militar.

Y mientras ella  desaparecía entre ellos con su único ojo empañado en el vaho de la tristeza, no quise verla, no quise que ella también viera que yo sufría. No quise que ella siquiera intuyera o sospechara que a pesar de ser ambos dos seres humanos, una parte de la humanidad había estipulado que ella fuera una Rohinyá o que perteneciera a una raza que se mereciera un trato diferente, que se les masacre ante una comunidad internacional que paradójicamente alardea sustentarse en la protección de los derechos humanos, y que a aquellos que hayan podido sobrevivir, se les expulse hacia el limbo.

14/NOV2017. Campo de refugiados de Lita, Bangladesh: Recién llegados Al ver a nuestro equipo, un hombre muy preocupado por su mujer que se encontraba enferma y en avanzado estado de deshidratación, solicita nuestra ayuda. Después de su infernal éxodo desde Birmania en donde lo habían perdido todo la mujer apenas se tenía en pie, y ambos esperaban junto a otros enfermos en una cola para poder ser atendidos en una clínica del campo de refugiados. Consciente de que la larga espera podía tener consecuencias graves para ella, a pesar de su extenuación física se dirigía desesperadamente de una persona a otra solicitando ayuda.
14/NOV2017. Campo de refugiados de Lita, Bangladesh: Recién llegados
Al ver a nuestro equipo, un hombre muy preocupado por su mujer que se encontraba enferma y en avanzado estado de deshidratación, solicita nuestra ayuda. Después de su infernal éxodo desde Birmania en donde lo habían perdido todo la mujer apenas se tenía en pie, y ambos esperaban junto a otros enfermos en una cola para poder ser atendidos en una clínica del campo de refugiados. Consciente de que la larga espera podía tener consecuencias graves para ella, a pesar de su extenuación física se dirigía desesperadamente de una persona a otra solicitando ayuda.

Los “stateless”, los apátridas , esos hacia los que apunta la UNHCR y que suman ya diez millones en todo el mundo incluyendo a los Rohinyá, esos que van quedando al margen en nombre del progreso de determinadas naciones y que se constituyen en gente residual, en “vidas desperdiciadas” haciendo honor al término de Zygmunt Bauman, esas “florecillas” hegelianas que necesariamente han de quedar pisoteadas para que pueda avanzar el poderoso caballo del progreso de la historia, esas almas  para cuyo exterminio a nivel estatal se procede a restar legitimidad a su existencia e identidad recurriendo a argucias burocráticas, a falsificaciones históricas y a la fabricación de una ideología ad hoc para justificar y vender ese etnocentrismo genocida a la opinión de la masa nacional e internacional.

No se puede negar la astucia de las autoridades birmanas al camuflar la barbarie dirigida hacia esta pobre gente camuflándola como un movimiento contra el terrorismo Islámico, plenamente conscientes de la coyuntura internacional de letárgica idiocia mediatizada por parte de una masa occidental establecida en el pensamiento único de que todo lo relacionado con el Islam necesariamente ha de guardar un vínculo con el terrorismo, como si los mil seiscientos millones de musulmanes existentes en el mundo, mayoritariamente de pacíficas costumbres se hubieran de juzgar únicamente por los actos de unos pocos, que sería como si a los católicos se les juzgara por sus autos de fe o por los métodos de la Inquisición.

Por otra parte los atentados de supuesta índole islámica contra las autoridades birmanas que tuvieron lugar a final de agosto de 2017 por parte de la “Arakan Rohinyá Salvation Army” sirvieron para justificar la salvaje represión y genocidio ejercido por parte del ejército birmano contra los los Rohinyá del estado de Rajine de Birmania, durante los meses de septiembre y octubre de 2017 tras cuyo ataque cientos perdieron sus vidas (esto quiere decir también cientos de mujeres y de niños además de hombres, por si alguien insiste en percibir una combativa índole terrorista en los niños o en las mujeres) y miles emprendieron su éxodo hacia los campos de refugiados de Bangladesh.

No se hace necesaria gran reflexión para desmontar esta irracional justificación de actuación contra el terrorismo Islámico por una serie de razones sencillas; muchos Rohinyás no son musulmanes, sino que profesan la religión hindú e incluso budista y también han huido del birmano estado de Rajine hacia Bangladesh. Además, este proceso de progresiva marginalización, expulsión y exterminio de los Rohinyá no se corresponde con hechos concretos (tales como el súbito ataque por parte de la “Arakan Rohinyá Salvation Army”) sino que lleva forjándose metódicamente desde el gobierno birmano de manera sistematizada durante varias décadas.

Asimismo la “Arakan Rohinyá Salvation Army” tiene escasos medios económicos o de participación de voluntarios, afirma combatir para que se reconozcan los derechos de los Rohinyás y niega cualquier vínculo con organizaciones Islámicas internacionales de terrorismo.

Por último, para todo aquél que permanezca escéptico ante la causa Rohinyá , no tiene más que intentar ver qué justificación le puede merecer el saber acerca de la violación masiva de mujeres reconocida por las Naciones Unidas o la masacre de cientos de niños, muchos de los cuales fueron arrojados a hogueras.

13/NOV/2017. Quemaduras Un joven se nos aproximó para enseñarnos sus quemaduras, presentes en una gran área del cuerpo y que ya habían cicatrizado. Aparentemente se trataba de quemaduras de origen eléctrico, pero como el traductor en ese momento no se hallaba con nosotros, no pudimos determinar cómo llegó a sufrirlas.
13/NOV/2017. Quemaduras
Un joven se nos aproximó para enseñarnos sus quemaduras, presentes en una gran área del cuerpo y que ya habían cicatrizado. Aparentemente se trataba de quemaduras de origen eléctrico, pero como el traductor en ese momento no se hallaba con nosotros, no pudimos determinar cómo llegó a sufrirlas.

 

6/11/2017. Campo de refugiados de Lita: Gravemente enferma Nuestro equipo, en busca de personas que necesitaban ayuda urgente en los campos, dio con la joven de la fotografía, que se hallaba gravemente enferma (diagnóstico indeterminado) y la trasladó en camilla a la clínica del campo, que se hallaba desbordada de pacientes. La tasa de mortalidad entre niños y ancianos en los campos de refugiados es elevada; muchos de los refugiados llegan absolutamente exhaustos y con graves signos de desnutrición además de los que llegan heridos, aun así, en los campos de refugiados habrán de afrontar grandes dificultades. La desnutrición, unida a las dificilísimas condiciones de vida de los campos de refugiados hace que mucha gente caiga enferma y que haya un grave riesgo de epidemias.
6/11/2017. Campo de refugiados de Lita: Gravemente enferma
Nuestro equipo, en busca de personas que necesitaban ayuda urgente en los campos, dio con la joven de la fotografía, que se hallaba gravemente enferma (diagnóstico indeterminado) y la trasladó en camilla a la clínica del campo, que se hallaba desbordada de pacientes.

Durante unas semanas, el equipo entero fuimos testigos de las atrocidades sin nombre cometidas por el ejército birmano. Cientos de mujeres violadas sistemáticamente y que se alojaban en un lugar aislado del campo de Kutupalong para poder vencer el trauma, numerosos heridos de bala que podíamos ver cada día, entre los que se encontraban abundantes niños, mujeres y hombres, gente que había enfermado durante el éxodo, niños que habían perdido a sus padres, heridas infectadas, gente profundamente traumatizada, y un sinfín de testimonios terribles. Testimonios de gente que había visto como los soldados encerraban a grupos de mujeres y de niños en barracones y que les prendían fuego y si alguno lograba escaparse lo volvían a arrojar a él para que ardiera, torturas, golpes, humillaciones públicas de las mujeres seguidas de violaciones, quema de aldeas enteras, torturas de miembros de una misma familia Rohinyá delante de sus seres queridos, persecuciones a través de la selva y un sinfín de representaciones del horror xenófobo más extremo.

A cada vez que entrevistábamos a algún superviviente recuerdo que al percibir el gesto de espanto por parte de nuestro traductor todos sentíamos el agudo deseo de que no nos lo contara, como si al hacerlo pudiéramos evitar así ese dolor que se siente cuando se contempla al que sufre al lado de uno y cuando realmente se le ve como a un prójimo, o es decir, cuando no se le siente a través  de la asepsia emocional que proporciona esa retransmisión mediática a la que todos estamos acostumbrados. Cuando finalmente lo traducía, a menudo quedábamos abatidos.

13/NOV/2017. Campo de refugiados de Kutupalung2: Reparto de alimentos Día tras día, la mayoría de los refugiados se ven obligados a aguardar largas colas o a apelotonarse desordenadamente junto a los repartidores de víveres, hasta poder hacerse con lo necesario para ellos y sus familias. A menudo los niños intentan escabullirse entre el gentío para poder llegar a estar en primera línea, y muchos hacen por llamar la atención de los repartidores lo antes posible. La mayor parte de su comida diaria consiste en arroz blanco, que preparan tras haberlo cocinado en pequeñas hogueras hechas con trocitos de madera que buscan en las cercanías del campo de refugiados.
13/NOV/2017. Campo de refugiados de Kutupalung2: Reparto de alimentos
Día tras día, la mayoría de los refugiados se ven obligados a aguardar largas colas o a apelotonarse desordenadamente junto a los repartidores de víveres, hasta poder hacerse con lo necesario para ellos y sus familias. A menudo los niños intentan escabullirse entre el gentío para poder llegar a estar en primera línea, y muchos hacen por llamar la atención de los repartidores lo antes posible. La mayor parte de su comida diaria consiste en arroz blanco, que preparan tras haberlo cocinado en pequeñas hogueras hechas con trocitos de madera que buscan en las cercanías del campo de refugiados.

Me viene a la memoria uno de aquellos primeros testimonios por parte de una joven rohinyá cuyo pequeño acababa de morir; en lugar de desmoronarse decía que se sentía liberada de saber que su hijo no iba a tener que vivir en este mundo tan atroz.

En otra ocasión, mientras el equipo atendía a una anciana, una niña muy pequeña se nos acercó cobijándose de la lluvia con un gran paraguas y su mirada extraviada. Como parecía que la mirada de la niña estuviera afincada en otro mundo, el traductor le preguntó a la paciente que quien era aquella pequeña, y ésta respondió que a aquella niña que había perdido a toda su familia la cuidaban entre todos y que había permanecido en estado catatónico desde que unos soldados la arrebataran de los brazos de su padre degollándole en su presencia.

Otro de los muchos testimonios que escuchamos fue el de Ebrahim, un humilde vendedor de verdura que vivía modestamente junto a su mujer su madre y a sus dos hijas y al que conocimos en Kutupalong 2.

Ebrahim yacía en el suelo rodeado por su  mujer y sus dos pequeñas hijas, y el traductor le pidió que narrara su historia. Al hacerlo, súbitamente nuestro traductor irrumpió a llorar, e hizo un ademán para hacernos ver que le costaba seguir escuchando. Cuando finalmente lo tradujo, nos contó que Ebrahim había sido separado de su familia por unos soldados y que le situaron junto a un grupo de otros hombres Rohinyá a los que asesinaron a tiros; cuando se percataron de que él no había sido alcanzado, uno de los soldados le golpeó con la culata de su fusil en la base de su columna vertebral y posteriormente le golpearon entre varios hasta que cayó perdiendo el sentido. Unos compañeros suyos encontraron que aún seguía con vida en medio de un charco de sangre, y entre todos lo portaron en una camilla durante los varios días de huida hacia Bangladesh que les siguieron, siendo así que durante la huida su mujer y sus dos hijitas le localizaron entre los huidos y terminaron todos juntos en el campo de refugiados de Kutupalong 2.

Ese día en que había acudido nuestro equipo era la primera vez que recibía asistencia médica y tenía una gran esperanza en su curación y de poder volver a andar. Nuestro traductor, a quien antes de empezar a traducir nuestro equipo le había hecho partícipe de que Ebrahim  tenía seccionada la médula espinal y que nunca más volvería a andar pese a su juventud y de tener que sacar a su joven familia adelante, al verle tan lleno de esperanza y al empezarle a traducir su situación, sucumbió a sus sentimientos y se echó a llorar amargamente, uniendo su tristeza a la de la mujer de Ebrahim quien todos los días tenía que ponerse en una cola con cientos de refugiados para poder conseguir algo de arroz para su familia y a la de sus dos hijas pequeñas (como dato de consuelo recientemente he podido saber recientemente que el equipo ha podido conseguirle una silla de ruedas).

7/11/2017. Campo de refugiados de Balu Hhali: En busca de agua Una pequeña posa junto a dos botellas de agua que había recolectado en una charca cercana. Nos llamó poderosamente la atención el que la charca de dónde había recolectado el agua era la misma en donde daba el canalillo que recogía las aguas residuales de ese lugar del campo, por lo que estaba altamente contaminada, era de color amarillento, totalmente opaca y contenía restos de materia fecal.
7/11/2017. Campo de refugiados de Balu Hhali: En busca de agua
Una pequeña posa junto a dos botellas de agua que había recolectado en una charca cercana. Nos llamó poderosamente la atención el que la charca de dónde había recolectado el agua era la misma en donde daba el canalillo que recogía las aguas residuales de ese lugar del campo, por lo que estaba altamente contaminada, era de color amarillento, totalmente opaca y contenía restos de materia fecal.

 

9/NOV/2017. Campo de refugiados de Lita: Traslado de una anciana Con ayuda de un miembro de su familia y de otros rohinyás, una anciana enferma es trasladada a una clínica. Existe una encomiable unidad entre los rohinyás, y su conciencia de grupo les hace ayudarse los unos a los otros, lo que ha posibilitado que muchos de los que habían caído heridos en Birmania, pudieran llegar a Bangladesh al ser ayudados por los demás y ello a pesar de que a veces supusiera un grandísimo esfuerzo ya que todos se encontraban débiles y sin alimentos ni equipaje alguno. La vida de los más jóvenes y de los más ancianos en los campos se hace sumamente difícil.
9/NOV/2017. Campo de refugiados de Lita: Traslado de una anciana
Con ayuda de un miembro de su familia y de otros rohinyás, una anciana enferma es trasladada a una clínica. Existe una encomiable unidad entre los rohinyás, y su conciencia de grupo les hace ayudarse los unos a los otros, lo que ha posibilitado que muchos de los que habían caído heridos en Birmania, pudieran llegar a Bangladesh al ser ayudados por los demás y ello a pesar de que a veces supusiera un grandísimo esfuerzo ya que todos se encontraban débiles y sin alimentos ni equipaje alguno. La vida de los más jóvenes y de los más ancianos en los campos se hace sumamente difícil.

He podido notar que el proceso empático y de solidaridad aumenta considerablemente en todas aquellas personas que hemos permanecido en lugares de conflicto, a diferencia de aquellos que al verlos a través de pantallas electrónicas han llegado a desarrollar una inmunidad frente a su sufrimiento.

A menudo, los que hemos estado en estos lugares hemos tenido la suerte de presenciar los ejemplos más bellos y elevados del espíritu solidario del que son capaces algunos seres humanos. A menudo, las lecciones más elevadas que hemos podido tener en esta vida, las hemos podido recibir de éstos seres humanos que sufren, esos profundos conocedores de que nada, absolutamente nada puede durar para siempre y de que todo lo que hoy con tanta fruición sostenemos puede desaparecer para siempre sin dejar vestigio.

Y entre tanto, ¿Quién llora a los Rohinyá?

Cada vez menos gente. Las únicas lágrimas por esta gente humilde de buena índole y cuyo espíritu como pueblo agoniza en el destino de los “sin nada” fueron las lágrimas del propio cielo, esas que el fin de la estación de las lluvias del monzón derramó sobre el campo de refugiados de Kutupalong, esas mismas que al formar los charcos, los niños recogían del barrizal en cuencos para llevar a sus familias. Esas mismas que cuando los humanos no las derraman, las decide derramar el propio cielo.

Subscribe to our mailing list

* indicates required

Sobre Javier Sánchez-Monge Escardo

Fotoperiodista, mis circunstancias personales me han llevado a viajar y vivir la mayor parte de mi vida en diferentes países y brindado la oportunidad de aprender y expresarme en diferentes idiomas y culturas. Mi objetivo, convertirme en un transmisor del espíritu de la multiculturalidad,

Ver también

Discapacidad: El Consejo de Europa advierte a España acerca del derecho de voto

Tras estudiar las alegaciones presentadas en el caso de María del Mar y su hija …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.