Todo lo que debes saber sobre la muerte súbita en el ámbito deportivo

Cuando hablamos de muerte súbita nos referimos a una parada cardiaca que nos afecta de forma inesperada y que es fulminante. Lo peor de todo es que el individuo aparentemente está sano, por lo que no habría manera de poder detectarla.

cementerio muerte subita

Si has estudiado los factores que pueden afectar al resultado de un encuentro deportivo (para utilizar, por ejemplo, un código de Bonus en la página de luckia, o en otra similar), entonces seguro que sabes más o menos de qué va la cosa.

El motivo es que el corazón es incapaz de poder contraerse de la forma en la que debería… por esa razón llega un momento en el que deja de latir y es cuando se produce la parada.

Al parecer existen más casos de muerte súbita en el ámbito deportivo que en personas que llevan una vida sedentaria… lo que es sumamente paradójico.

Según las estadísticas, la probabilidad de que un hombre o mujer pueda sufrir muerte súbita es muy baja si su edad es mejor a 35 años… (pero esto no quiere decir que no se den, ni mucho menos) sin embargo, a partir de esta edad parece que las probabilidades empiezan a aumentar.

Muerte súbita y los casos a lo largo de todo el mundo

Ahora bien, no conviene alarmarse demasiado ya que estamos hablando de un caso que se produce por 18.000 deportistas de forma anual.

Existe una forma para poder prevenirla y esto es la “prueba de esfuerzo”. Los resultados de la misma se encargarán de comunicarnos si estamos en las condiciones adecuadas para poder llevar a cabo la actividad física a la que nos vamos a someter. Digamos que es una prueba que nos ayudará a conocer nuestros límites para que, al tenerlos en cuenta, no los sobrepasemos.

También es una manera de que podamos practicar deporte sin someternos a riesgos.

Por supuesto, esta prueba debe de ser llevaba a cabo por un médico especializado y luego será él el encargado de interpretar y de comunicarnos los resultados.

Hay algunas cosas que podemos hacer para evitar que esto nos pueda llegar a pasar a nosotros: mantenerse hidratado y seguir una dieta equilibrada se considera algo primordial. Además, deberíamos de acudir de forma regular al fisioterapeuta y además, llevar un pulsómetro a la hora de entrenar para saber nuestro ritmo cardiaco.

También es importante controlar cualquier signo anómalo que se produzca en nuestro cuerpo. Ante cualquier comportamiento inesperado, visitar al médico será la diferencia entre la vida y la muerte.

Si hace mucho calor, mucho frío o se tienen que afrontar situaciones meteorológicas adversas, lo mejor es dejar el entrenamiento para otro momento. Es imperativo que no nos forcemos en exceso: tenemos que encontrar el punto exacto entre ser capaces de ir incrementando el rendimiento deportivo de forma progresiva, y entre forzarnos tanto que nos llegue a producir algún tipo de dolencia.

Estos son algunos consejos que nos pueden ayudar a prevenirla.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.