Es hora de conjugar (y 5)

Concluye esta serie de cinco artículos dedicados a la conjugación de verbos, con la finalidad de satisfacer inquietudes de asiduos seguidores de este trabajo de divulgación periodística, que por cierto ya cumplió 27 años, primero en el diario Última Hora de Venezuela, y hoy día en Periodistas-es.com de España.

Estos aportes pudieran estimarse como una mini guía con la que, quienes se interesen en el tema, podrían disipar muchas dudas. Son conceptos y ejemplos tomados de una tabla Larousse, expuestos de forma sencilla.

La semana pasada les mostré, en el marco de la significación de los tiempos, el modo indicativo. Hoy concluyo con el subjuntivo y el imperativo. Agradezco los comentarios elogiosos de algunos lectores, a quienes están dedicadas  estas entregas que –según ellos-, les han sido sumamente útiles.

Como en el modo imperativo, en el subjuntivo también están las formas presente, pretérito imperfecto, pretérito perfecto, pretérito pluscuamperfecto, futuro y futuro perfecto, que a continuación se describen.

El presente es un tiempo relativo e imperfectivo que expresa indistintamente una acción presente o futura: «No creo que lo conozcas»; «Dudo que vengas antes de dos meses». Con esta forma también puede construirse oraciones simples dubitativas: «Tal vez venga mañana»; optativas: «Ojalá apruebe el examen»; exhortativas: « Marchemos francamente por la senda constitucional».

El pretérito imperfecto es también relativo e imperfectivo, usado para mostrar una acción pasada, presente o futura: «Me rogaron que cuidara las plantas».

Pretérito perfecto muestra una acción terminada en un tiempo pasado o futuro. Por lo general suele aparecer acompañado de otro verbo en presente o en futuro de indicativo: «Dudo que haya terminado»; «Me alegraré de que lo haya terminado».

Pretérito pluscuamperfecto expresa una acción realizada en una unidad de tiempo ya terminada: «Yo no sabía que hubieras terminado ya la carrera». Es una combinación de pluscuamperfecto de indicativo y del condicional compuesto.

Futuro y futuro perfecto son tiempos que sirven para mostrar una acción venidera posible. Según el enunciado de la tabla la Larousse de la conjugación, estos tiempos están desusados, y solo se conservan en el lenguaje jurídico. El primero fue sustituido (en el habla corriente) por los presentes de indicativo o de subjuntivo; en tanto que el segundo fue desplazado por los pretéritos perfectos de indicativo o de subjuntivo.

Cierra el capítulo de la conjugación el presente de modo imperativo, que es único y sirve para expresar un mandato: «Ve al mercado y compra fruta».  Tiene solo dos formas propias (la segunda del singular): «Acelera un poco el paso, por favor». La segunda proviene del plural: «Vengan todos a comer a las dos en punto». Las demás las toma del subjuntivo: «Tengan a bien presenciar el acto».

Para cada entrega, como siempre lo manifesté, en unas ocasiones fue necesario mostrar conceptos y ejemplos copiados textualmente, y en otras adaptados con palabras de este autor, con el deseo de facilitar la comprensión.

Y como es un asunto un tanto complicado, la recomendación es repasar los conceptos, en función de familiarizarse con el significado de los tiempos, el modo y con las personas gramaticales, que es a mi entender, es el escollo que debe superarse para manejarlo con relativa facilidad. Lo demás vendría por añadidura, no obstante lo cual, es necesario apercibirse de una buena tabla, como la Larousse, por ejemplo, que es muy práctica y sencilla.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

David Figueroa Díaz (Araure, Venezuela, 1964) se inició en el periodismo de opinión a los 17 años de edad, y más tarde se convirtió en un estudioso del lenguaje oral y escrito. Mantuvo una publicación semanal por más de veinte años en el diario Última Hora de Acarigua-Araure, estado Portuguesa, y a partir de 2018 en El Impulso de Barquisimeto, dedicada al análisis y corrección de los errores más frecuentes en los medios de comunicación y en el habla cotidiana. Es licenciado en Comunicación Social (Cum Laude) por la Universidad Católica Cecilio Acosta (Unica) de Maracaibo; docente universitario, director de Comunicación e Información de la Alcaldía del municipio Guanarito. Es corredactor del Manual de Estilo de los Periodistas de la Dirección de Medios Públicos del Gobierno de Portuguesa; facilitador de talleres de ortografía y redacción periodística para medios impresos y digitales; miembro del Colegio Nacional de Periodistas seccional Portuguesa (CNP) y de la Asociación de Locutores y Operadores de Radio (Aloer).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.