Juan José Arreola y el ajedrez

El escritor mexicano Juan José Arreola (1918-2001) ha vuelto a la actualidad. Sin entrar para nada en la polémica actual por lo que se le cita en las portadas de los medios, debido a que la escritora Elena Poniatowska lo ha denunciado porque la violó y la dejó embarazada en 1954, bien merece recordarse su gran pasión por el ajedrez.

Juan José Arreola ante un tablero de ajedrez
Juan José Arreola ante un tablero de ajedrez

Arreola fue un apasionado del ajedrez, además de practicarlo fundó clubes, fue presidente de la federación nacional, apoyó su inclusión en las escuelas e incluso llegó a construir piezas y una mesa. En el programa de Televisión en la década de los 90 titulado ‘Arreola y su mundo’, que tuvo 119 ediciones, llegó a hablar de su pasión por el ajedrez.

En el ámbito literario, el ajedrez aparece en sus relatos ‘Tres días y un cenicero’, ‘Las focas’ y sobre todo ‘El rey negro’.

Este último cuento ‘El rey negro’ forma parte del libro ‘Bestiario’ (1972) y figura en la antología titulada ‘Cuentos de ajedrez: alrededor de un tablero’ editada por Páginas de Espuma en 2005 y hoy inencontrable (bueno sería una ampliación y reedición).

La originalidad de esta recopilación es que cada uno de los 14 cuentos se ilustra con una partida clásica relacionada con la narración (la selección y presentación de los juegos es de David Vivancos Allepuz).

En cuanto a sus declaraciones sobre el ajedrez son múltiples a lo largo de su vida, se pueden recordar: “…agarré de pronto la idea de que el ajedrez es el único juego que vale la pena jugar porque nos sobrepasa…”.

También hizo un símil entre el ajedrez y la vida: “En el mundo cristiano católico nuestra vida debe ser tablas. Debemos hacer tablas con Dios, debemos hacer tablas con el prójimo, debemos hacer tablas al final de nuestra vida”.

Arreola definió así el ajedrez: “Es la forma de conformarse del hombre para saciar su sed, su nostalgia de infinito, conformarse en hacer la guerra allí en un espacio limitado, pero al mismo tiempo capaz de alojar al infinito. ¿Cuál es el infinito? Las infinitas complicaciones que crean entre sí las piezas del ajedrez”.

Asimismo expresó: “se trata de un duelo de un hombre contra otro, donde lo que es la personalidad del hombre queda comprometida. Cada jugador lucha contra su enemigo interior que es su torpeza o sus hallazgos”.

En una entrevista concedida al periodista especializado en ajedrez Javier Vargas, en octubre de 1997, reconoció: “…no le he dedicado a la literatura ni la milésima parte del tiempo que le he dedicado al ajedrez”.

En 1957 fundó el club de ajedrez Filidor (en homenaje al ajedrecista francés François-André Danican apodado Philidor, 1726-1795) que se ubicó en la colonia Juárez de la Ciudad de México, en la esquina de la calle Varsovia y la avenida Chapultepec. Hay que recordar que la Federación Nacional de Ajedrez de México (Fenamac) se constituyó apenas un año antes, en 1956.

Para la inauguración se organizó un torneo con una apertura obligatoria, la italiana Giouco Piano o en su traducción, juego tranquilo o lento, que consiste en 1. e4 e5 2. Cf3 Cc6 3. Ac4 Ac5. Entonces el escritor ganó a la joven promesa y luego destacado ajedrecista, Armando Acevedo, quien aún conserva y reprodujo la partida, que llegó a denominar ‘la inmortal de Arreola’.

El ajedrecista mexicano también jugó en 1964 en Camagüey con el Ché Guevara (1928-1967) en el transcurso de unas simultáneas, siendo derrotado por el revolucionario argentinocubano. Posteriormente fue presidente de la Fenamac al igual que Arreola.

En 1959 se inauguró la Casa del Lago de la Universidad Nacional Autónoma de México y Juan José Arreola fue nombrado coordinador. Entonces ubicó el mobiliario del club Filidor, convirtiéndola en un punto de reunión, no solo para amantes de los libros y la poesía, sino también para aquellos que gustaban del ajedrez.

En la Casa del Lago organizó torneos e invitó a importantes ajedrecistas, futuros campeones mundiales como Tigran Petrosian (1929-1984), Paul Keres (1916-1975) y Bobby Fischer (1943-2008). En el año 1972 refundó y fue presidente de la Fenamac y en 1979 creó la Escuela Técnica Mexicana de Ajedrez.

También departió sobre ajedrez y literatura con el escritor argentino Jorge Luis Borges (1899-1986) también gran aficionado al noble juego.

En 1994, Fernando del Paso (1935-2018) publicó el libro ‘Memoria y olvido, vida de Juan José Arreola’, donde cita su amor al ajedrez: “Por el ajedrez era yo capaz de dejarlo todo. El ajedrez me hacía olvidar mis grandes penas de amor. El momento en que negras y blancas están en su lugar, y mi adversario juega peón cuatro rey, o yo, si abro la partida, en ese momento se detiene el mundo para mí, y todo el espacio del universo se contrae hasta medir ocho casillas por ocho. El tiempo también deja de existir, a menos, claro, que se juegue con reloj reglamentario”.

Por último mencionar que hoy en día varios torneos de ajedrez llevan su nombre como el circuito ajedrecístico Iztacalco –demarcación de Ciudad de México- Juan José Arreola y Torneo Juan José Arreola, Ciudad Guzmán, en su municipio natal de Zapotlán el Grande, en Jalisco, que ya lleva doce ediciones.

En 2018, de octubre a diciembre, conmemorando su nacimiento, la Biblioteca de México organizó la exposición ‘Una feria para Juan José Arreola, en el centenario de su nacimiento’, un recorrido a lo largo de la vida y obra del escritor. Previamente en abril se organizó el Primer Torneo Juan José Arreola por la Fundación Kasparov.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona, rama Periodismo con cursos de doctorado, estudios sobre Marruecos contemporáneo y árabe dariya. Más de 30 años de periodismo, la mayoría en prensa escrita, ha trabajado a ambas orillas del Estrecho de Gibraltar, casi 13 años en el extinto diario El Faro Información, en Algeciras, donde empezó de redactor y del que fue su último director y en Tánger dos años en un diario digital, por lo que se considera un periodista del Estrecho. Además ha participado en la mayoría de los Congresos de Periodistas del Estrecho desde el inicial en 1993 hasta 2019. Ha impartido cursos de periodismo en la Universidad Abdelmalek Essadi de Tetuán y talleres de periodismo en Tánger. Autor del guión del video 'Cervantes cruzó el Estrecho' sobre el teatro Cervantes de Tánger. Gran aficionado al ajedrez y todo lo que le rodea. Ha publicado un libro, ‘Artículos periodísticos. Apuntes para la historia de la prensa de Algeciras’.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.