Almeida, la fortaleza de estrella

La localidad portuguesa de Almeida tomó su protagonismo histórico en el siglo XVIII. Su nombre es árabe (la meseta o la colina baja) y el origen de su castillo es de esa época. Cuenta con una población total de 8500 habitantes y es centro comercial de la zona cercana a la frontera española.

Entrada principal intramuros de Almeida. Puerta de San Francisco
Entrada principal intramuros de Almeida. Puerta de San Francisco

Tiene una fortaleza con planta hexagonal con baluartes en su parte histórica considerados como de los mejores de Portugal junto a las también fronterizas de Valença do Minho, junto a Tui, y Elvas, cercana a Badajoz.

La entrada principal son las dos puertas dobles de San Francisco o de la Cruz del siglo XVII, pero antes de entrar se pueden observar un conjunto de piedras que hacen referencia a la histórica fecha del 25 de abril de 1974 junto a varios poemas. La otra puerta es la de San Antonio.

El pueblo intramuros tiene una planta en forma de estrella asimétrica de doce puntas con baluartes y revellines y rodeada de un foso. Se preservan los edificios históricos con casas quinientistas contando con un perímetro de dos kilómetros y medio. La estructura se inició tras la guerra de la Restauración en el siglo XVII.

La localidad tuvo gran protagonismo durante la guerra peninsular (guerra de la Independencia en España), en 1810 la explosión de una bomba en el polvorín causó 500 muertos y la rendición de la plaza a los franceses mandados por el mariscal André Masséna (1758-1817) aunque fue reconquistada por el duque de Wellington (1769-1852) un año después. Dentro de pocos días se conmemora lo sucedido y suele haber una recreación histórica. Posteriormente la localidad fue reconstruida de los grandes destrozos producidos por la explosión.

Entrada Museo Histórico-Militar
Almeida: entrada Museo Histórico-Militar

El Museo Histórico-Militar está ubicado en las distintas salas subterráneas ubicadas en el subsuelo del baluarte de San Juan de Dios. Esas casamatas se construyeron en el siglo XVII.

La entrada es de tres euros (sin excepciones de ningún tipo) y cada sala alberga una época y conflictos bélicos del país, desde la antigüedad hasta la Primera Guerra Mundial con sus respectivas armas de época, mapas y demás material, además un uniforme figura en cada acceso. Hay explicaciones interactivas en cuatro idiomas. Además existe una sala de exposiciones temporales.

Mencionar dos salas, la referida a la denominada guerra fantástica –donde fue cercada Almeida- referida a la participación de Portugal en la guerra de los Siete Años (1756-1852) con derrota española incluida, y la participación portuguesa en la Primera Guerra Mundial con la fehaciente reconstrucción de una trinchera.

Almeida Torre del Reloj
Almeida: Torre del Reloj

La iglesia de la Misericordia es de siglo XVII y se encuentra a su lado, adosada, una residencia –antiguamente fue un hospital- lo que, al igual que en numerosas localidades portuguesas, muestra el papel asistencial de la red formada por las llamadas Casa de la Misericordia.

También es destacable la Torre del Reloj de 1830, al lado el cementerio, que te recibe a la entrada con la conocida leyenda: ‘Tú quien quiera que seas, repara como yo estoy, yo ya fui como tú eres y tú serás como yo soy’.

El pueblo tiene como referente a Fray Bernardo de Brito (1758-1817), poeta, historiador y cronista del que se mantiene su casa natal con una placa recordatoria. Publicó dos de los ocho volúmenes de Historia de Portugal.

Almeida es una de las doce localidades que forman parte de la red de Aldeias Históricas de Portugal junto a, entre otras, Belmonte y Castelo Rodrigo.

Castelo Rodrigo

Esta pequeña villa, a apenas diez kilómetros de distancia de Almeida, se ubica en lo alto, de apenas 500 habitantes, mantiene su estructura medieval. Se le consideró concejo por Alfonso IX de León (1171-1230) quien reforzó las murallas ya que formaba parte de la línea defensiva contra los musulmanes.

Castelo Rodrigo. Entrada al pozo cisterna con arco de herradura árabe
Castelo Rodrigo. Entrada al pozo cisterna con arco de herradura árabe

Tierra de litigios pasó a Portugal en 1296 por el rey Dinis (1261-1325) quien reconquistó la zona, reformó su castillo –se conserva la Torre del Homenaje- y el cerco de las murallas semicirculares que aún se mantienen pero en mal estado.

Hay restos del Palacio de Cristóbal de Moura (1583-1613) que fue asaltado tras la Restauración de la Independencia portuguesa. Era visto como el pasado símbolo de la opresión española, por lo que, la resentida población, lo incendió y destrozó, a pesar de que su promotor, considerado un traidor, hubiese fallecido hacía casi tres décadas.

Destaca el Pelourinho, de estilo manuelino, Puerta del Sol, Torre del Reloj y el pozo cisterna, con un arco de herradura árabe, aunque se destaca su huella judía. Al pie norte del cerro se halla la iglesia y convento de Santa María de Aguiar, existente desde 1165.

También citar la iglesia matriz de Nuestra Señora de Rocamador y su imagen de Santiago Matamoros, tan conocida en España, ya que atendían a los peregrinos que se dirigían a la hoy capital gallega.

El escritor José Saramago (1922-2010) en su libro ‘Viaje a Portugal’ la llegó a comparar con Ávila debido a sus murallas.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona, rama Periodismo con cursos de doctorado, estudios sobre Marruecos contemporáneo y árabe dariya. Más de 30 años de periodismo, la mayoría en prensa escrita, ha trabajado a ambas orillas del Estrecho de Gibraltar, casi 13 años en el extinto diario El Faro Información, en Algeciras, donde empezó de redactor y del que fue su último director y en Tánger dos años en un diario digital, por lo que se considera un periodista del Estrecho. Además ha participado en la mayoría de los Congresos de Periodistas del Estrecho desde el inicial en 1993 hasta 2016. Ha impartido cursos de periodismo en la Universidad Abdelmalek Essadi de Tetuán y talleres de periodismo en Tánger. Autor del guión del video 'Cervantes cruzó el Estrecho' sobre el teatro Cervantes de Tánger. Gran aficionado al ajedrez y todo lo que le rodea. Ha publicado un libro, ‘Artículos periodísticos. Apuntes para la historia de la prensa de Algeciras’.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.