España: Competencia se queja de falta de recursos

Marín Quemada afirma que el duopolio Mediaset-Atresmedia le “inquieta extraordinariamente” y lo vincula al estado de RTVE

El presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), José María Marín Quemada, se ha quejado del trato que recibe el organismo por parte del Gobierno a la hora de retener su principal activo, el talento de su personal.

José María Marín Quemada
José María Marín Quemada

“No hemos tenido la suerte que hayamos tenido un Gobierno que haya apoyado la política de retención del talento en la CNMC”, señaló.

Marín Quemada afirmó que hacía esta afirmación en la última jornada del curso que organiza la Asociación de Periodistas de Información Económica (APIE) en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) en Santander, porque llevaba “tres años diciéndoselo a quien se lo tengo que decir”.

Sobre el tema del personal defendió que “el tamaño (la CNMC tiene medio millar de trabajadores entre funcionarios y personal laboral) elimina el riesgo de captura del regulador”, lo mismo que la acumulación en un único organismo de la variedad de asuntos cuyas competencias estaban antes dispersas.

Sus quejas al Gobierno no eran de carácter presupuestario (“no se ha discutido un euro en los presupuestos”, precisó), sino a la hora de regular la carrera del personal laboral (la de los funcionarios está regulada de manera general) y “me he visto atado de pies y manos, lo que hacía complejísimo retenerles”.

Para poner en valor la necesidad de concretar la carrera personal y la capacidad de poder mantener en la CNMC a los trabajadores laborables refirió que “nosotros lo único que tenemos es gente pensando, en una mesa y una silla, talento”.

Por eso reclamó que “los gobiernos nos dejen trabajar, el pasado, este y el que venga, como sucede en las otras agencias de referencia en Europa”.

En relación con la capacidad de operar con libertad en la toma de decisiones afirmó que “trabajar en una urna de cristal y una luz encima evita todas esas cosas que ustedes están pensando”. El artículo 37 de la Ley que regula a la CNMC, al que se refirió su presidente, le obliga a hacer “públicas todas las disposiciones, resoluciones, acuerdos e informes que se dicten en aplicación de las leyes que las regulan, una vez notificados a los interesados, tras resolver en su caso sobre los aspectos confidenciales de su contenido y previa disociación de los datos de carácter personal”.

La web del organismo publica sus resoluciones, informes y memorias y hasta las reuniones que su personal mantiene con las empresas y la agenda de su presidente, aunque en la web de la CNMC el último  evento anotado corresponde al 31 de mayo y no aparece ninguno en junio, ni siquiera su comparecencia de hoy en Santander.

Pese a esta omisión, en su opinión “ese cambio (de transparencia) no sale solo de nosotros, es un clamor de la sociedad”.

También se ha abierto un registro de grupos de interés, ha sido la primera institución del Estado que lo ha hecho y en las primeras semanas tiene ya 250 registrados, aunque “entre los cinco primeros que se inscribieron había varias compañías extranjeras, con esa naturalidad que estoy defendiendo”, dijo el presidente de la CNMC.

Para José María Marín, el organismo tiene una plantilla con un nivel técnico “muy bueno y con vocación de servicio”, pero que se daban situaciones “inimaginables” como el que se hayan retirado algunas competencias y no dotado de otras que tienen otros organismos supervisores en Europa.

Marín Quemada se aplicó en un tono coloquial para dirigirse a la audiencia, periodistas de información económica en su mayoría, para explicar la labor de la CNMC y el desarrollo de sus trabajos desde que se puso en marcha en octubre de 2013, donde la idea era “contestar una realidad poliédrica que tenemos por delante las agencias de regulación”, en un camino que “debe ir dirigido al interés general, que no coincide con el interés de unos pocos”.

El presidente de la CNMC
El presidente de la CNMC

Situó el eje de su actuación sobre tres pilares: independencia, transparencia y rigurosidad, para perseguir limitar la discrecionalidad del poder político y eliminar la influencia de las grandes empresas que afectan al interés general. “Se acabó a que determinadas empresas influyan en la leyes”, dijo.

A su juicio, “los excesos de regulación estorban y cargan a la economía” y “un sistema de competencia razonable tiene muy poca regulación”, que “sólo se justifica ante un déficit notable de competencia”.

Sobre la nueva realidad de la economía señaló que “estamos en momentos de cambio, vivimos cómo en el día a día se producen la superposición de tres fenómenos que no se habían dado con esa intensidad: cómo se entiende la economía digital, a la vez se digitaliza la economía tradicional y la internalización de los negocios y las actividades económicas”.

Durante 2015, la CNMC ha desarticulado catorce cárteles, e impuesto multas por 600 millones de euros. El siguiente paso será prohibir que las empresas sancionadas no puedan presentarse a los concursos públicos, aunque esta sanción sólo puede aplicarse a los ilícitos cometidos a partir de la aprobación por ley de esta restricción en 2015.

De todas formas, se preguntó qué hubiese pasado “si eso existiese cuando el cártel de los residuos” y el mismo se dio la respuesta: “Todos estaríamos aprendiendo más deprisa”.

Canales de Atresmedia y Mediaset
Canales de Atresmedia y Mediaset

Preguntado por el duopolio televisivo que forman Mediaset y Atresmedia, señaló que “nos inquieta extraordinariamente”, ya que “no garantizar los precios adecuados y la calidad de los servicios que cualquier sociedad requiere”.

Precisó que este asunto es “inseparable en su análisis al de RTVE”, donde “queremos tener una magnifica televisión pública, que no tenga publicidad y no queremos pagar sus costes de los presupuestos generales del Estado”, lo que significó que es “como sorber y soplar” y que, en todo caso, la situación duopolística, que procede de decisiones de varios gobiernos, provoca una “concentración de la publicidad que determina los precios a los anunciantes”.

Trató también la temática del curso, lo que se ha aprendido de la crisis, sobre lo que afirmó que muy pocos eran los que habían acertado, algunos habían aprendido, y “otros no han aprendido nada y ocasiones no nos han faltado para poder aprender”.

En su criterio, “vivimos tiempos de regeneración, también de las instituciones”, ya que la debilidad de estas “multiplica los efectos perversos de la crisis, acrecienta el riesgo de contagio a la sociedad y a la economía”.

Para el presidente de la CNMC, “no hay que ser un lince para llegar a la conclusión de que muchos de los males están ahí, en la debilidad de las instituciones y que la superación y enseñanzas es el fortalecimiento de las instituciones”.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.