El curioso caso de Robert Moreno

En 2008 se estrenó en las pantallas de cine el filme El curioso caso de Benjamin Button. Parafraseando el título del largometraje de David Fitcher, queremos dar a conocer la intrahistoria detrás de la figura del actual seleccionador de España. He aquí El curioso caso de Robert Moreno.

Robert Moreno no comparte con Benjamin Button el vivir la vida en el sentido opuesto al común de los mortales, es decir, de abuelo a niño. Su peculiaridad reside en el camino que ha tomado hasta alcanzar su actual cargo. Indagando en su pasado saltan a la luz dos detalles importantes: carece de experiencia como primer entrenador y no se le conoce trayectoria alguna como futbolista profesional. Hablamos, por lo tanto, de un caso excepcional dentro de un sector en que estos dos factores son fundamentales, por no decir innegociables, a la hora de buscar trabajo en la profesión.

Lo cierto es que Moreno pertenece al mismo linaje que José Mourinho, uno sin línea sucesoria asegurada. El portugués dio el salto de las aulas a la caseta mientras el español del banco al vestuario. Este compartía su pasión por el fútbol entrenando a equipos modestos con su jornada laboral en una sucursal, hasta que todo cambio el 11 de julio de 2010 para él. Ese día recibió una llamada de Luis Enrique, por entonces preparador del Barcelona B, para trabajar a su lado justo, cautivado el asturiano por su modo de preparar los partidos. Y es que por entonces era un pionero en eso del vídeo análisis del rival y ahora tan de moda. A un continente de distancia, Andrés Iniesta reescribió para siempre ese mismo 11 de julio la historia del fútbol español, dando a España su primer título en una Copa del Mundo.

Proyecto continuista con España

La casualidad se ha tornado en señal. Tras nueve años de servicio a las órdenes de Luis Enrique, le ha llegado la oportunidad de su vida. Segundo de España hasta hace unos meses, es desde junio el sucesor oficial de su propio mentor. El joven técnico de solo 41 años está dando continuidad al proyecto de Lucho, pero sin renunciar a su sello personal.

En apenas cuatro partidos dirigiendo a la Roja se aprecian matices de cambio en una selección que quiere recuperar el crédito perdido en la Eurocopa de 2020, para la que parte, sin estar clasificada matemáticamente, como una con grandes posibilidades según las apuestas por internet de firmar un gran papel y de alzarse con la corona. Después de acumular una decepción tras otra tras el 2012, su aval reside en el hambre de las nuevas generaciones, con peso en las convocatorias, que sabe lo que es ganar torneos de este calibre en categorías inferiores.

Defensor del 4-4-2 en su primer libro publicado, Moreno se mantiene, no obstante, fiel al 4-3-3 que caracteriza el esquema de España de un tiempo a esta parte. Sus modificaciones con respecto a Luis Enrique obedecen, por tanto, a posiciones concretas. Por ejemplo, ha hecho titular a Kepa Arrizabalga bajo el arco y ha convertido a Rodrigo Moreno en el nuevo delantero centro del equipo.

La apuesta por Moreno puede sonar como arriesgada, pero nadie puede negar que al lado de Luis Enrique tocase el cielo en varias ocasiones. ¿Superará el alumno al maestro? El primer examen será en la Euro de 2020.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Los editores de Periodistas en Español valoran las informaciones y artículos recibidos en la redacción con criterios profesionales y tienen la obligación de cumplir y hacer cumplir las normas deontológicas que deben suscribir todos los colaboradores.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.