Inicio / OPINION / La objetividad y la Historia

La objetividad y la Historia

El filósofo de la Historia neerlandés Chris Lorenz es uno de los grandes refutadores de las teorías posmodernistas. Con motivo de sus “reflexiones sobre la verdad y la objetividad en la Historia”, usa como arma de autoridad lo escrito por el historiador estadounidense Thomas L. Haskell en un libro suyo de 1998 titulado Objectivity Is Not Neutrality: Explanatory Schemes in History.

Para Haskell, existe una crucial diferencia entre objetividad y neutralidad, pues luchar por la una no es lo mismo que hacerlo en pos de la otra. La objetividad sería para ambos (las palabras son las de Lorenz) “el resultado colectivo de respetar las reglas metodológicas de la disciplina, imparcialidad, desapego, crítica mutua y ecuanimidad”. Buscar la objetividad, en ese sentido, no tiene que ver con ser neutral, siendo de hecho compatible esa indagación con fuertes compromisos políticos y sociales. 

Objetividad, honestidad

Bueno, a eso que Lorenz con Haskell llama objetividad es a lo que yo prefiero llamar honestidad. Lorenz comienza su acercamiento a la objetividad y a la verdad de los historiadores con la distinción que hace un posmodernista, el historiador neerlandés Frank Ankersmit, entre dos clases de entidades lingüísticas a la hora de establecer una comprensión filosófica de la escritura de la Historia. Ankersmit diferencia entre, por un lado, “enunciados singulares, descriptivos y referenciales” (del tipo Francisco Franco murió el 20 de noviembre de 1975), que “no presuponen teorías y cuyo valor de verdad puede ser decidido de manera independiente de otros enunciados”, y, por otro, “complejas entidades lingüísticas no descriptivas, no referenciales, desprovistas de todo valor de verdad” (nociones como feudalismo, Ilustración) a las que el historiador neerlandés llama sustancias narrativas o representaciones históricas. Estas últimas, únicamente “generan puntos de vista, o perspectivas, desde los cuales podemos mirar al pasado, pero no pueden ser hallados en el pasado, no pueden ser fijados a nada en el pasado”. Sin embargo, los enunciados singulares, descriptivos y referenciales sí pueden ser fijados al pasado.

Tal y como lo entiende Lorenz, la filosofía de la Historia necesita incluir los dos puntos de vista confrontados desde la década de los 70 del siglo pasado: el objetivismo, que considera el conocimiento histórico sólo desde la óptica epistémica del observador (distante); y el relativismo, que tiende a ver el conocimiento histórico únicamente desde la perspectiva del actor (involucrado). La filosofía de la Historia “necesita analizar el pasado histórico y el pasado práctico en sus conexiones e intersecciones”.

El oficio del historiador, que siempre se enfoca hacia el conocimiento de un pasado real, cierto, tiene pretensiones de verdad. Y no sólo lo dice Lorenz, pero es a él al que voy a seguir en su profundización en lo que de verdad hay en la Historia a través de su propio concepto de realismo interno. 

La Historia y el realismo interno

El objetivismo enmascara un “realismo ingenuo”, pero rechazar la objetividad de la Historia no es rechazar el realismo ni adscribirse al idealismo o al esteticismo. El realismo que por su parte Lorenz defiende es un tipo de realismo cuyo nombre ya fue usado por el pensador estadounidense Hillary Putnam: el realismo interno. Para él, para Lorenz, hoy en día existe el enfrentamiento claro entre los dos tipos de historiadores ya expuestos: de un lado, los objetivistas, centrados en la óptica distante como sabemos, que creen que la Historia se basa en pretensiones de verdad; de otro, los relativistas, atentos sólo a los actores de la Historia, involucrados en ella, para quienes “sólo hay ciencia cuando existe consenso sobre los hechos y sus relaciones explicativas”, y, dado que en la Historia no se da ese consenso, para ellos ésta es una mera “expresión de cultura” sin pretensión de verdad. Pero hay un tercer camino que supera a ambos, tanto al objetivismo como al relativismo, y ese camino es el realismo interno de Putnam. Voy con él.

El conocimiento histórico es una reconstrucción, no es una construcción, “descansa sobre ciertos presupuestos básicos: primero, que la realidad existe independientemente de nuestro conocimiento de ella; y segundo, que nuestros enunciados científicos —incluyendo nuestras teorías— refieren a esta realidad de existencia independiente”. El punto de partida del realismo interno “es la visión de que todo nuestro conocimiento de la realidad está mediado por el lenguaje”, es decir, “la realidad siempre es realidad dentro del marco de una cierta descripción”. Y “las descripciones expresan puntos de vista o perspectivas desde las cuales se observa la realidad”. Esas perspectivas “pertenecen al marco de descripción y no a la realidad misma”. Los historiadores construimos “una perspectiva basada en perspectivas”, de manera que “esto es lo que explica por qué la elección de una perspectiva en las ciencias sociohistóricas genera el problema de las ficciones militantes”. Lorenz concluye para explicarnos lo que es en definitiva ese tercer camino distinto del objetivismo y del relativismo:

“Damos así cuenta siempre de la realidad dentro de un marco específico de descripción: eso es el realismo interno”.

Y, así, no habrá jamás garantía de consenso en Historia, mientras distintos estados de cosas sean tenidos por hechos por distintos historiadores y que éstos continúen refiriéndose a distintos enunciados como verdaderos. Dicho esto, “los méritos de cada pretensión de verdad particular en Historia no son juzgados por la filosofía del Historia sino por los propios historiadores”. Tanto los hechos como los valores se suponen separados por un abismo infranqueable; las discusiones fácticas resultan decidibles por medios racionales mientras los debates relativos a juicios son presentados como esencialmente irracionales”. Pero, para el realismo interno, este abismo no existe, porque elimina “la tentación de disfrazar los juicios normativos como enunciados fácticos”.

Concluyo: la imparcialidad

Cristina Gómez Cuesta historiadora
Cristina Gómez Cuesta

Creo que es buena idea ir rematando este artículo con las acertadas apreciaciones que la historiadora española Cristina Gómez Cuesta hace al respecto:

“La función del historiador no es ofrecer doctrina, sino construir posibilidades interpretativas. No se trata de ser apolítico o neutro, sino que la orientación política no se anteponga a la disciplina profesional. Tenemos la tendencia a desvelar la ideología del adversario, pero no la que nos condiciona a nosotros mismos. Por eso, la primera tarea del historiador debe ser descubrir y descubrirnos las posiciones desde las que enunciamos nuestras construcciones del pasado, así como las consecuencias que se derivan de ello.

El historiador debe ser imparcial pero no necesariamente neutral, puesto que como todo científico tiene derecho a interpretar”.

Para finalizar con cuanto me interesa resaltar sobre este asunto de la objetividad, regreso un momento a la palabra compromiso, y lo hago de la mano del historiador francés Antoine Prost, para quien el compromiso personal “permite ir al historiador más rápido y más lejos en la comprensión de su objeto, pero asimismo puede apagar su lucidez por la efervescencia de los afectos”. De hecho, “la distancia que crea la Historia [no sólo respecto del paso del tiempo] es así también una distancia en relación a uno mismo y a sus propios problemas”. “El historiador debe aclarar sus propias implicaciones”, argumenta Prost, y yo añado que debe aclarar ‘a los demás’ y aclarárselas ‘a sí mismo’ de forma que recapacite sobre sus propios prejuicios para ejercer la crítica absoluta sobre su objeto de estudio.

La objetividad “no puede proceder de la perspectiva adoptada por el historiador, pues se halla necesariamente situado, es decir, es necesariamente subjetivo”. 

Estoy con Prost: no existe en la Historia la objetividad. “Más que de objetividad, mejor sería hablar de imparcialidad y de verdad”, que son las metas que ha de conquistar el esfuerzo del historiador y “aparecen al término de su trabajo, no al inicio”. Para Prost, para quien “la Historia dice la verdad pero sus verdades no son absolutas, son relativas y parciales”, la Historia jamás podrá alcanzar la objetividad, aunque la pretende y tiende hacia ella:

“Más que de objetividad, deberíamos hablar de distancia e imparcialidad”.

El historiador, al igual que un juez, no puede ser objetivo pero sí imparcial, evitando las perspectivas unilaterales. Esa imparcialidad es el resultado de una “actitud moral e intelectual”, nos advierte Prost, pues la necesaria apelación a la honestidad y al rigor del historiador, cuya pretensión es la de comprender, no la de “dar lecciones o moralizar”, es de orden tanto moral como intelectual. 

En la Historia, “la verdad es aquello que está probado”. El historiador dispone para la administración de la prueba de muchos métodos, bien sean de investigación (para establecer los hechos, las secuencias, las causas y las responsabilidades, es decir, las pruebas factuales) o bien de sistematización (cuando el historiador “enuncia verdades que se refieren a una suma de realidades, tales que individuos, objetos, costumbres, representaciones…, o sea, las pruebas sistemáticas, normalmente validadas estadísticamente). Del rigor con que se usen esos métodos para la administración de la prueba depende el régimen de verdad de la Historia.

Subscribe to our mailing list

* indicates required

Sobre José Luis Ibáñez Salas

Editor de material didáctico para diversos niveles educativos en Santillana Educación, historiador y escritor. Director de la revista digital de divulgación histórica Anatomía de la Historia (anatomiadelahistoria.com). Autor de El franquismo (Sílex ediciones, 2014) y La Transición (Sílex ediciones, 2015), así como de ¿Qué eres España?. Socio fundador de Punto de Vista Editores. Escribe habitualmente tanto relatos (algunos de los cuales han sido ya publicados por ejemplo en el blog literario Narrativa Breve, dirigido por el escritor Francisco Rodríguez Criado) como artículos para distintos medios de comunicación, como la revista colombiana Al Poniente o las españolas Nueva Tribuna, Moon Magazine y Fernando Martínez. Tiene escrita una novela y ha comenzado a escribir otras dos.

Ver también

Relaciones personales. Michael Brown / 123RF

Suma

Añadamos, y no como consejo, sino como modelo de actitud, cada vez que podamos, desde …

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.