Un, el y otros detalles gramaticales en el español correcto

Jesús Silva Hernández es un venezolano acucioso, con quien de cuando en cuando comparto impresiones acerca de los vicios en los medios de comunicación y en el habla cotidiana.

Jesús no es un cazador de gazapos, sino un preocupado por el buen decir y mejor escribir, que se ha ganado el afecto de muchos que utilizan el lenguaje como herramienta básica de trabajo, y por supuesto la ojeriza de los que nunca admiten las equivocaciones, como les ocurre a los que se dedican a esos menesteres, y hasta se los acusa de ser maniáticos del idioma, cuando solo son aficionados del buen decir.

De manera regular, él hace las críticas y aporta las soluciones. Para su satisfacción, según lo que suele comentarme, a la luz de sus observaciones, muchos usuarios del lenguaje oral y escrito han disipado sus dudas y han adquirido facilidad para la gramática y la ortografía. ¡Enhorabuena, Jesús!

Hoy voy a referirme al caso más reciente que este corresponsal me ha hecho llegar para pulsar mi opinión, relacionado con una mala costumbre que no solo se palpa en los medios de comunicación social, sino en textos de reputados redactores, con intención de mostrar acontecimientos históricos: la sustitución de “el ” por “un”.

Además, hablaré de otros detalles, relacionados con la interrogación, la admiración y la coma del vocativo, que son, a mi entender, las fallas más recurrentes, al lado de gerundios mal utilizados y de letras mayúsculas innecesarias. También abundan los casos de omisión de estas.

No sorprende que en un texto, de esos que se encuentran en publicaciones digitales y físicas se diga, por el ejemplo: “el Libertador Simón Bolívar nace en Caracas un 24 de julio de 1783”, o que “el más reciente Mundial de Fútbol realizado en México, fue inaugurado un 13 de junio de 1986”.

Ahora, ¿dónde está el problema? El problema está en que al decir “un 24 de julio de 1783” o “Un 13 de junio de 1986”, se incurre en una impropiedad, pues es imposible que en el mismo año se repitan las mismas fechas, que es a lo que alude el artículo indefinido masculino singular “un”. Este podría ser usado para mencionar un día en que el año haya sido nombrado en alguna parte del texto, como en relatos históricos o crónicas noveladas; pero si ese no es el caso, deberá usarse el artículo definido masculino “el”: “El Libertador Simón Bolívar nace en Caracas el 24 de julio de 1783” y “el más reciente Mundial de Fútbol realizado en México, fue inaugurado el 13 de junio “de 1986”.

El artículo femenino singular toma la forma “el” cuando va delante de nombre femenino que empieza por el fonema “a” tónico: el alma, el agua, el área, el ave, el hacha, el hambre, el águila, el África, el azúcar, etc. De esa manera se evita el choque de las aes concurrentes.

Eso ha dado pie para que en muchas ocasiones se lea o se oiga “azúcar refinado” o “azúcar moreno”. La palabra azúcar, hasta donde yo sé, es de género femenino; pero para nombrarla, por las razones que ya mencioné, se le coloca el artículo definido masculino “el”.

En cuanto a los signos de interrogación y de admiración, es bueno recordar que son dos: uno que abre y otro que cierra, y que además no son adornos, como piensan algunos redactores. Es prudente advertir que en español la interrogación y la admiración no poseen una estructura sintáctica que las identifique, y por eso solo se sabe si hay una pregunta o exclamación por la entonación (en la lengua oral), y en la escrita, por los signos respectivos.

Para hablar de la coma vocativa, es indispensable saber que “se le llama vocativo a las palabras que sirven para invocar, llamar, nombrar a una persona o cosa personificada cuando nos dirigimos a ella”, y la coma vocativa es la que lo enmarca. El vocativo puede ir antes, en medio de la frase o al final: “Amigos, les deseo un feliz día”; “No olvides, apreciado amigo, que esta seguirá siendo tu casa”; “No me había percatado de la falla, señor director”.

La omisión de la coma vocativa se ha convertido en un mal que ha hecho metástasis en varias áreas del saber, y por eso muy frecuente leer frases sin sentido, que denuncian el descuido y el desconocimiento de sus autores, por lo general personas que tienen en la redacción de textos su herramienta básica de trabajo.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

David Figueroa Díaz (Araure, Venezuela, 1964) se inició en el periodismo de opinión a los 17 años de edad, y más tarde se convirtió en un estudioso del lenguaje oral y escrito. Mantuvo una publicación semanal por más de veinte años en el diario Última Hora de Acarigua-Araure, estado Portuguesa, y a partir de 2018 en El Impulso de Barquisimeto, dedicada al análisis y corrección de los errores más frecuentes en los medios de comunicación y en el habla cotidiana. Es licenciado en Comunicación Social (Cum Laude) por la Universidad Católica Cecilio Acosta (Unica) de Maracaibo; docente universitario, director de Comunicación e Información de la Alcaldía del municipio Guanarito. Es corredactor del Manual de Estilo de los Periodistas de la Dirección de Medios Públicos del Gobierno de Portuguesa; facilitador de talleres de ortografía y redacción periodística para medios impresos y digitales; miembro del Colegio Nacional de Periodistas seccional Portuguesa (CNP) y de la Asociación de Locutores y Operadores de Radio (Aloer).

8 Comentarios

  1. Siguiendo con el género de «azúcar» encuentro que el DLE aunque deja claro que azúcar puede ser de género femenino o masculino, en las diferentes acepciones de este término y las entradas adicionales (frases que incluyen azúcar) se decanta por el uso exclusivo del género masculino. Puede verificarse en
    https://dle.rae.es/?formList=form&w=az%C3%BAcar#

    No creo que esto suponga una predilección de las academias de la lengua por el género masculino, pero lo que queda claro es que esta práctica es consistente. Haber mezclado femenino y masculino, en los diferentes ejemplos, aunque hubiese sido estrictamente correcto quizás reflejaría una heterogeneidad innecesaria. Haber puesto todo en femenino hubiera sido igualmente útil.

    Saludos.

  2. Estimado David, respecto al género es posible que antes sólo se le reconociera género femenino al término azúcar, pero un par de diccionarios que consulto habitualmente (Clave y DLE), señalan género ambiguo. ¡Y vaya que se generan ambigüedades! Es plausible la hipóstesis de que la ambigüedad derivaría del antídoto que evita la concurencia de las aes».

    El diccionario Clave registra estas dos acepciones:
    1. Sustancia sólida, generalmente de color blanco, de sabor muy dulce y que se extrae de la caña dulce, de la remolacha o de otros vegetales: una cucharada de azúcar. sacarosa.
    2. Hidrato de carbono dulce, cristalizable y soluble en agua: Los diabéticos tienen exceso de azúcar en la sangre.

    En la misma entrada de este diccionario se añade lo siguiente:
    Morfología: 1. Aunque es un sustantivo ambiguo en cuanto al género, en plural se usa más como masculino: los azúcares. 2. En la acepción 1, en la lengua coloquial, se usa mucho con el artículo en masculino y el adjetivo en femenino: el azúcar morena. 3. En la acepción 2, se usa más como masculino.

    Estas notas del diccionario de marras pueden verificarse en
    http://clave.smdiccionarios.com/app.php.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.