Un nuevo estudio muestra que el ajedrez mejora a los niños para asumir riesgos

Un estudio universitario publicado en febrero de 2021 muestra que jugar al ajedrez a una temprana edad y con regularidad, hace que los niños sean menos reacios al riesgo, a través de una exposición de toma de riesgos calculada.

Michael Hanke. Premio Word Press Photo 2017
Michael Hanke: Premio Word Press Photo 2017

El estudio de las universidades australianas de Monash (con campus en Sudáfrica y Malasia) y Deakin, ambas de Melbourne, señala que los niños mejoraron las habilidades aritméticas y el pensamiento racional.

El estudio, publicado en Journal of Development Economics fue llevado a cabo entre cuatrocientos estudiantes de quinto curso de Primaria que recibieron un programa de ajedrez de treinta horas durante tres semanas y que no habían tenido experiencias previas en el juego.

Los alumnos fueron evaluados en sus cambios cognitivos y no cognitivos, incluido el riesgo, gestión del tiempo y capacidad de concentración, durante casi un año después que finalizó el programa de ajedrez.

En la encuesta elaborada diez meses después de haber seguido este programa, el 99 por ciento expresó que quería más lecciones, el 94,5 por ciento había jugado al ajedrez con un compañero la semana anterior y el 87,5 por ciento señaló que jugaba regularmente con familiares y amigos.

Los investigadores encontraron que los niños que recibían lecciones regulares de ajedrez tenían menos aversión al riesgo a través de la exposición a ganar o perder y la competencia y la toma de riesgos estratégicos que el resto de sus compañeros.

El estudio fue dirigido por el profesor y director del Centro de Economía y Desarrollo y Sostenibilidad de la Escuela de Negocios de la Universidad de Monash, Asad Islam, junto con los investigadores Wang Sheng Lee (quien fue jugador en Singapur) y Aaron Nicholas.

Islam apuntó que el ajedrez podrá ayudar a modelar, nutrir y enseñar a los niños un buen comportamiento ante el riesgo que les ayudará a estar mejor preparados para enfrentar los desafíos de la vida.

«El riesgo y la recompensa es un concepto que se articula bien en el juego del ajedrez. Los jugadores sacrifican piezas si esto ayuda a hacer jaque mate al oponente. Tales sacrificios llevan riesgos porque si los cálculos de uno son incorrectos, el sacrificio puede ser fatal y eventualmente conducir a una pérdida», explica el profesor Islam.

«Los niños necesitan saber cómo tomar riesgos calculados. Si son reacios al riesgo, es posible que no puedan nadar en la playa, ir a un parque público o participar en juegos de contacto por riesgo a lesionarse», añade.

Además, «más adelante en su vida, en muchas situaciones también ocurre un gran riesgo que conlleva una gran recompensa. Sin embargo la línea divisoria entre la toma necesaria de riesgos calculados y el comportamiento imprudente a veces es difícil de determinar. Aprender ajedrez puede ayudar a cerrar esa brecha».

Por su parte, Aaron Nicholas cree que el ajedrez «también podría aumentar la capacidad de los niños para pensar racionalmente; el ajedrez alienta a uno a pensar antes que su oponente y ver todas sus posibilidades».

El estudio sostiene que las escuelas en Australia deben considerar muy seriamente la posible enseñanza del ajedrez en las aulas. En este sentido, ponen como ejemplos distintos países de Europa, como Rusia, Armenia y Polonia así como la India donde hay diecisiete millones de escolares aprendiendo ajedrez en la escuela, en especial, en los estados de Gujarat y Tamil Nadu.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona, rama Periodismo con cursos de doctorado, estudios sobre Marruecos contemporáneo y árabe dariya. Más de 30 años de periodismo, la mayoría en prensa escrita, ha trabajado a ambas orillas del Estrecho de Gibraltar, casi 13 años en el extinto diario El Faro Información, en Algeciras, donde empezó de redactor y del que fue su último director y en Tánger dos años en un diario digital, por lo que se considera un periodista del Estrecho. Además ha participado en la mayoría de los Congresos de Periodistas del Estrecho desde el inicial en 1993 hasta 2019. Ha impartido cursos de periodismo en la Universidad Abdelmalek Essadi de Tetuán y talleres de periodismo en Tánger. Autor del guión del video 'Cervantes cruzó el Estrecho' sobre el teatro Cervantes de Tánger. Gran aficionado al ajedrez y amante de Portugal. Ha publicado un libro, ‘Artículos periodísticos. Apuntes para la historia de la prensa de Algeciras’.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.