Impropiedades que aún persisten por similitud en el lenguaje hablado

Desde que comencé a escribir sobre los vicios más comunes en la escritura, muy pocas han sido las veces que he hablado de errores, pues estoy consciente de que es un término muy duro. Prefiero referirme a impropiedades, a usos inadecuados, siempre con la intención de no producir temor en quienes utilizan la escritura como herramienta básica de trabajo.

A las personas que se dedican a escribir sobre temas gramaticales se las mira con recelo, y se las tilda de sabelotodo. Es prudente advertir que están los que les gusta hablar de lo que no saben, los que son excesivamente puristas, y los que hacen interesantes aportes. Recalco que no me gusta hablar de lo que no conozco, no soy purista, aunque a veces me ha sido necesario aplicar el purismo en ciertos y determinados casos en los que ha sido conveniente.

Determinar el número exacto de las faltas de ortografía resultaría un trabajo muy laborioso, y encasillarlas no sería bueno. Lo que sí es bueno e innegable, es que a la par de tantas impropiedades, hay un creciente interés por mejorar la escritura y la expresión oral.

Para satisfacer inquietudes  de amigos lectores y preocupados por el buen decir, el artículo de hoy contiene una pequeña lista. Es menester señalar que las faltas de ortografía han existido desde siempre, y no disminuirán mientras no haya buena lectura, no se revisen diccionarios y no se repase lo que se escriba. Sobre los casos a los que me referiré, he escrito muchas veces, y hoy vuelvo sobre ellos con nuevo enfoque, en aras de arrojar luces, que a la postre pudieran resultar provechosas.

Haber y a ver

Estas dos formas crean confusión porque suenan igual. Es necesario conocerlas para evitar el mal uso. Haber se usa como auxiliar del propio verbo «haber», y como sustantivo que significa conjunto de bienes o caudales de una persona: «No tendría que haber ningún inconveniente»; «Fulano de tal tiene en su haber una incuantificable suma de bienes».

Por su parte, a ver se utiliza para solicitar al interlocutor que deje ver o comprobar algo, para llamar su atención antes de preguntarle, para pedirle u ordenarle algo o en sustitución de ‘claro’ o ‘naturalmente’. También se utiliza delante de una oración que expresa expectación, curiosidad o interés: «A ver, ¿cuál es tu problema?»; «A ver, cuéntamelo todo»; «A ver, ese es un tema muy delicado».

Hay, ahí y ¡ay!

Hay es una forma del verbo haber empleada en la tercera persona del singular. Señala la presencia de objetos o individuos: «Hay muchos reductores de velocidad en todo el trayecto».

Ahí es un adverbio que significa en ese lugar o en esto: «Ahí está guardada la mercancía»; «Ahí no hay solución».

Ay es una interjección que expresa dolor, sorpresa, temor u otro estado de ánimo.

Valla, vaya y baya

Valla es un sustantivo que se refiere al vallado o estacada para la defensa. Es también un cartel publicitario: «La fuerte brisa derribó la valla de la casa»; «A la entrada del poblado hay una enorme valla con un saludo de bienvenida».

Vaya es una forma del verbo ir, y también es una interjección que se utiliza en oraciones exclamativas: «Vaya al pueblo y se cerciora de que todo esté en calma»; «¡Vaya, el vecino se las tenía guardadas!».

Baya es un tipo frutas carnosas con semillas rodeadas de pulpa.

Halla, haya, aya y allá

Halla es la tercera persona del singular del presente de indicativo, o la segunda persona del singular del imperativo del verbo hallar, sinónimo de encontrar: «La policía halla el cadáver de un anciano en su apartamento». Haya se utiliza como primera o tercera persona del singular del presente de subjuntivo del verbo haber.

Haya es un árbol de la familia de las fagáceas.

Aya es la persona encargada de cuidar niños o jóvenes: «Nuestra aya era la mujer más cariñosa del mundo».

Allá es un adverbio que indica la ubicación del referente: «allá están mis hermanos».

Porqué, porque, por que y por qué

Porqué es un sustantivo sinónimo de causa, razón o motivo: «Dime el porqué de tu decisión».

Porque es una conjunción que equivale a puesto quedado queya que: «El Portuguesa FC no la tiene fácil para clasificar, porque quedan pocos partidos».

Por que es la combinación de por y el pronombre relativo que, y se reconoce porque siempre se puede intercalar un artículo: «Esa es la razón por (la) que decidió no responder el teléfono».

Por que

Puede tratarse, según la Real academia, de una de las siguientes secuencias:

La preposición por + el pronombre relativo que. En este caso es más corriente usar el relativo con artículo antepuesto (el que, la que, etc.):

Este es el motivo por (el) que te llamé.
Los premios por (los) que competían no resultaban muy atractivos.
No sabemos la verdadera razón por (la) que dijo eso.

La preposición por + la conjunción subordinante que. Esta secuencia aparece en el caso de verbos, sustantivos o adjetivos que rigen un complemento introducido por la preposición por y llevan además una oración subordinada introducida por la conjunción que:

Al final optaron por que no se presentase.
Están ansiosos por que empecemos a trabajar en el proyecto.

Nos confesó su preocupación por que los niños pudieran enfermar.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

David Figueroa Díaz (Araure, Venezuela, 1964) se inició en el periodismo de opinión a los 17 años de edad, y más tarde se convirtió en un estudioso del lenguaje oral y escrito. Mantuvo una publicación semanal por más de veinte años en el diario Última Hora de Acarigua-Araure, estado Portuguesa, y a partir de 2018 en El Impulso de Barquisimeto, dedicada al análisis y corrección de los errores más frecuentes en los medios de comunicación y en el habla cotidiana. Es licenciado en Comunicación Social (Cum Laude) por la Universidad Católica Cecilio Acosta (Unica) de Maracaibo; docente universitario, director de Comunicación e Información de la Alcaldía del municipio Guanarito. Es corredactor del Manual de Estilo de los Periodistas de la Dirección de Medios Públicos del Gobierno de Portuguesa; facilitador de talleres de ortografía y redacción periodística para medios impresos y digitales; miembro del Colegio Nacional de Periodistas seccional Portuguesa (CNP) y de la Asociación de Locutores y Operadores de Radio (Aloer).

1 Comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.