La palabra ajedrecista en el Día Internacional del Ajedrez

Cada 20 de julio, y desde 1966 en que fue adoptado por la Unesco en base a la fecha de creación de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE), se celebra el Día Internacional del Ajedrez. Fue en 2019 cuando una resolución de Naciones Unidas instó a celebrarlo.

El puente Napier Bridge, uno de los más antiguos y emblemáticos de Chennai, India, se prepara para las Olimpiadas de Ajedrez con un damero ajedrecístico en toda su estructura
El puente Napier Bridge, uno de los más antiguos y emblemáticos de Chennai, India, se prepara para las Olimpiadas de Ajedrez con un damero ajedrecístico en toda su estructura

Habría que recordar que la propia FIDE fijó en 1988, otra fecha más, citándola como Día Mundial del Ajedrez, el 19 de noviembre, fecha del nacimiento del que fuera campeón del mundo de 1921 a 1927, el gran maestro cubano José Raúl Capablanca (1888-1942), denominado el ‘Mozart del ajedrez’.

Aprovechando esta efemérides habría que recordar que el más que milenario juego cuenta con su propio lenguaje, tiene una serie de términos propios, muchos de los cuales han calado en la sociedad con un uso habitual. Por poner un ejemplo, ‘estar en jaque’ o ‘dar un jaque’, ‘enrocarse’ entre muchas otras.

En la defensa que abogo por incluir la palabra trebejista como sinónimo de ajedrecista en el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española (RAE) habría que explicar el significado de la palabra ya existente e incluida, ajedrecista, y cómo se puede o no, encontrar en otras muchas lenguas. Vaya por delante que uno no es filólogo ni traductor.

Ajedrecista según la definición de la RAE es un «jugador de ajedrez, aficionado o profesional». Es importante destacar este concepto porque como se señala, incluye desde el simple aficionado que juega por placer o para pasar el tiempo, hasta el profesional, que participa en torneos y está federado. La diferencia evidentemente está en el nivel de juego, la puntuación Elo y el título, si se posee, ya sea candidato, maestro o gran maestro.

En España, con más de 47 millones de habitantes, los que están federados no llegan a 30.000 y grandes maestros apenas superan el medio centenar. En el mundo los que juegan al ajedrez en los cinco continentes superan los 610 millones de los casi 8000 millones de personas que habitan el planeta Tierra, por cierto, de ellos, más de 600.000 entre todos las federaciones nacionales y apenas 140.000 federados en FIDE.

Ahora podemos pasar a la palabra en sí, ajedrecista, y si existe, en otros muchos idiomas. Básicamente son pocos los que la contengan como tal, si bien hay otros que engloban en una sola palabra las dos acepciones, por lo que pudiera traducirse como ajedrecista/jugador de ajedrez y finalmente en otros muchos son dos palabras que corresponden únicamente y con una traducción literal a jugador de ajedrez.

Por empezar en España, en vasco, se traduce como xakelari y jugador de ajedrez como xake jokalaria. En catalán existe el escaquista, equivalente al ajedrecista, proveniente de la palabra escacs, ajedrez, de ahí jugador d’escacs, y en gallego es xadrecista, por otro concepto, xogador de xadrez.

Fuera de nuestras fronteras, en Portugal es enxadrista, se usa más en Brasil o también xadrezista; en alemán sí figura, schachspieler; en Francia, echéquiste lo que es joueur d’échec, en italiano, schacchista y en neerlandés, schaker. En Rumanía también existe el término, traducido como sahistul.

Entre los muchos idiomas que se traduce únicamente como jugador de ajedrez se encuentra el inglés, chess player; el árabe, laeib shatranj; griego, turco, coreano o vietnamita.

En Rusia y Ucrania, países hoy en guerra, sí existe, en el primer caso, шахматист o shakmatist, y en el segundo es un término parecido, шахіст o shakist. En Bulgaria también se pronuncia como en ruso, shakmatist si bien se escribe de manera diferente.

En los idiomas eslavos, el término y pronunciación es muy parecido, šahista en croata, šachista en eslovaco, šahist en esloveno y macedonio; shahist en albanés, szachista en polaco, shakmatist en armenio, en azerí, şahmatçı.

En los países nórdicos, en Noruega y Dinamarca también es muy idéntico, sjakkspiller y skakspiller, respectivamente. En Suecia y Finlandia son dos palabras que corresponden a jugador de ajedrez.

En India donde se disputarán las Olimpiadas de Ajedrez en Chennai (28 julio al 10 de agosto), aunque cuenta con diferentes idiomas y dialectos, el mayoritario es el hindi. La palabra es shatranj ke khiladi, que rememora al relato de Munshi Premchand (1880-1936), llevado al cine en 1977 por el director Satyajit Ray (1921-1992).

Finalmente la palabra ajedrecista en diferentes países de América Latina es también trebejista, está documentado, especialmente en Cuba pero también en Perú, República Dominicana e incluso aparece en México y Argentina. También hay que recordar Estados Unidos donde los hispanos la usan, influencia de la amplia colonia de origen cubano.

Esperemos que la RAE la incluya en un futuro en el diccionario.

Por último, un aspecto que bien merecería otro artículo es el origen del nombre de las piezas o trebejos del juego, ya que su evolución ha ido cambiando y depende de la introducción en cada país y por eso en algunos el alfil es bispo, en francés fou, loco; o en alemán el caballo es springer, el saltador; en ruso, la torre es ladya, una especie de barco de origen vikingo y eslavo. En castellano era roque, de ahí la palabra enroque. Pero esa es otra larga historia.

NOTA:
Este artículo se lo quisiera dedicar al trebejista Luis León Varela, quien me lo sugirió.

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Periodista. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Autónoma de Barcelona, rama Periodismo con cursos de doctorado, estudios sobre Marruecos contemporáneo y el Sáhara Occidental. Más de 30 años de periodismo, la mayoría en prensa escrita, ha trabajado a ambas orillas del Estrecho de Gibraltar, casi 13 años en el extinto diario El Faro Información, en Algeciras, donde empezó de redactor y del que fue su último director y en Tánger dos años en un diario digital. Además ha participado en la mayoría de los Congresos de Periodistas del Estrecho desde el inicial en 1993 hasta el último en 2019. Gran aficionado al ajedrez y amante de Portugal. Ha publicado un libro, ‘Artículos periodísticos. Apuntes para la historia de la prensa de Algeciras’.

1 COMENTARIO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.