Vinos de Jerez

La Vuelta al mundo en 80 vinos /44 

Después de nuestra ‘parada’ en el Pedro Ximénez, PX, hoy nos disponemos a degustar el vino de Jerez, que aunque con idéntico color y su procedencia de zonas muy cercanas, es un vino totalmente distinto. Así, mientras el PX es un vino dulce producido con la variedad Pedro Ximénez para acompañar los postres, el Jerez es un vino de aperitivo elaborado a partir de la uva Palomino Fino.

Luminoso del anuncio de Tío Pepe en la Puerta del Sol de Madrid
Luminoso del anuncio de Tío Pepe en la Puerta del Sol de Madrid

 

Y es que Andalucía tiene una tradición milenaria en el cultivo de la vid y en la elaboración de vinos que han gozado y gozan de gran prestigio y fama en el mundo entero. Los vinos andaluces, entre los que sobresale el Jerez, pertenecen a una estirpe de vinos antiguos como los oportos, los madeiras o los marsalas, nacidos en los siglos XVI y XVII al amparo del auge del comercio marítimo.

Del poderío de los vinos andaluces habla bien claro el hecho de que además de la de Jerez –a la que pertenece el PX–, hay seis denominaciones de origen más establecidas: Condado de Huelva, Málaga, Manzanilla-Sanlúcar de Barrameda, Montilla-Moriles, Sierras de Málaga y Vino Naranja del Condado de Huelva. Además, existen 16 indicaciones geográficas con derecho a la mención tradicional de Vino de la Tierra.

El vino de Jerez, elaborado siempre seco con la variedad de uva Palomino Fino, debe su nombre al pueblo de Jerez de la Frontera. Por lo general, las bodegas, pertenecientes a grandes empresas, producen la bebida en esta ciudad o en dos pueblos cercanos, Sanlúcar de Barrameda o Puerto de Santa María.

Los vinos generosos de licor, categoría que engloba los tipos Cream, Pale Cream, Dry y Medium y que proceden del cabeceo –mezcla de vinos o de estos fortificados con alcohol vínico–, ya pueden incorporar a sus etiquetas la mención del tipo tradicional de vino que interviene en su elaboración, a saber: Fino, Amontillado, Oloroso y Palo Cortado.

Después de su fermentación, el Jerez es generalmente fortificado para ser posteriormente trasegado a barricas de roble para su crianza en criaderas y soleras. Una vez en las bodegas, los barriles son dispuestos en forma piramidal, quedando siempre el más antiguo debajo –solera viene de suelo– y los más nuevos encima, y para su embotellado el venenciador o maestro de la cava toma una porción de cada recipiente trasegando el vino de la venencia al catavino. Finalmente las barricas se rellenan en las criaderas con vino más joven. De esta manera, tanto el PX como el Jerez se mantienen siempre frescos.

Por último, un comentario sobre la arquitectura del vino. A lo largo de los siglos los vinateros jerezanos han ido adaptando sus edificios y perfeccionando sus bodegas, buscando el equilibrio entre funcionalidad y belleza. Así, los techos altos, los muros gruesos y el suelo de albero que permite regarlo mantienen la temperatura y humedad adecuada para la crianza de un buen fino. Y en el Marco de Jerez, las bodegas están situadas cerca del mar o en terrenos altos para que los vinos puedan recibir las brisas marinas de la mañana y los vientos húmedos provenientes del Océanxo.

¿Hace un Jerez? Pongamos un “Sol de Andalucía embotellado”, el del anuncio número uno de España que luce en lo alto de la Puerta del Sol de Madrid. ¡Pues salud!

….

Manuel López. La vuelta al mundo en 80 vinos

 

Únase a más de 1100 personas que apoyan nuestro periódico

Podrás comentar, enviar sugerencias y además podrás acceder de forma gratuita a eBooks, póster y contenidos exclusivos de nuestros colaboradores.

Fallece en diciembre de 2014, siendo editor adjunto de Periodistas en Español. Periodista, fotógrafo, profesor y consultor de medios. En la profesión desde 1966. Perteneció a las redacciones de 'Gaceta ilustrada', 'Cuadernos para el Diálogo", 'El Periódico" y 'Tiempo'. En 1982 funda FOTO, revista que edita y dirige hasta 2009 (287 números). Fue vocal por el sector de la Fotografía en la Comisión Redactora del Anteproyecto de Ley de Propiedad Intelectual de 1987. Profesor de Fotografía de la Universidad Nebrija (1997-2001). Desde 2000, vinculado a la Escuela Superior de Publicidad. Autor de 'Fotografía Creativa', guía didáctica de un curso en una plataforma 2.0 (282 págs., Maren, Madrid, 2010). Su exposición fotográfica antológica 'Manuel López 1966-2006' va camino de 40 itinerancias por España y América.

1 Comentario

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.